Christian Sanz

Mendoza Post y Memo-lotudo, siempre afectos a hacer operaciones de prensa, ¿hasta cuándo?

Esto no es periodismo, es corrupción.

Christian Sanz
Christian Sanz

Las operaciones de prensa son la contracara del periodismo. Se trata de artículos que parecen informativos pero que en realidad están hechos para dañar o promocionar a una persona determinada, a cambio de dinero.

Lamentablemente, se trata de una perversa práctica que empieza a cobrar normalidad en los medios, no solo de Mendoza, sino de todo el país. Básicamente porque es algo que se paga muy bien. En un contexto en el cual la pauta publicitaria escasea.

El problema es que aquel que consume esa información cree que se encuentra frente a una pieza de periodismo, pero en realidad se trata de todo lo contrario. Son cuestiones privadas que se dirimen públicamente. Apelando muchas veces a la mentira o la exageración de los hechos.

A nivel local, los grandes medios suelen operar para diversos intereses, privados y públicos. Sobre todo estos últimos. que se manejan a nivel político.

Ello explica la aparición en los medios de ciertas notas “periodísticas” forzadas, con información imprecisa y sin fuentes de ningún tipo. Muchas veces ensañandose con alguien en particular. No es casual: como se dijo, es a pedido de la política.

Un ejemplo concreto es Mendoza Post, que no sólo abusa de las operaciones de prensa, sino que además no sabe hacerlas. Porque, justamente, el secreto es que no parezca que es una operación. Y ellos lo hacen muy evidente.

El caso de Janina Ortíz es un gran botón de muestra. Jamás publicaron una sola línea contra la otrora secretaria de Gobierno de Las Heras. Hasta que Daniel Orozco rompió con Alfredo Cornejo.

A partir de ese momento, fue una acusación constante contra la malograda mujer. Con algunos datos ciertos, pero muchos falsos.

Y sin mencionar jamás a los otros implicados en la trama que complica hoy a Ortíz. Acaso porque estos siguen alineados al cornejismo. Dicho sea de paso, Mendoza Today viene publicando la trama completa —que complica a unos y otros— desde mayo de 2021.

En Mendoza Post, quien despuntó con la opereta contra Ortíz fue el siempre mercenario Ricardo Montacuto, hoy en las filas de diario UNO, donde sigue haciendo de las suyas. Billetera mata periodismo.

Si alguno alberga alguna duda respecto de que todo se motiva por la plata, sólo debe observar que Plataforma Digital, del incombustible Carlos Ponce, cobró en lo que va de 2024 casi 50 millones de pesos de pauta oficial.

Como sea, en los últimos días apareció una nueva “víctima” de Mendoza Post: el senador de La Unión Mendocina Marcos Quattrini. En realidad, todo arrancó con el Memo-lotudo, primo hermano de aquel portal. Parte de la misma unidad de negocios.

Una crítica furibunda a un proyecto de ley del referido legislador para que el Gobierno vigile lugares de Mendoza que “pueden sufrir un atentado”. La nota es una operación de prensa de manual, con los típicos ingredientes.

El principal: el abuso de la adjetivación. A su vez, el artículo carece de firma. Y ostenta una saña particular. “¿Eso es un “proyecto”? La Legislatura podría estar para mucho más”, culmina la nota.

Dicho sea de paso, es curioso que Memo-lotudo haga semejante crítica y jamás diga nada de la gran cantidad de pelotudeces que impulsan otros legisladores. Este diario suele hacer una o dos notas semanales con aquellas iniciativas, que realmente carecen de valor legislativo.

Esa “crítica” a Quattrini sumó una nueva operación en su contra este jueves, en el célebre “Quincho”, sección que Mendoza Post le robó a MDZ, y este a su vez le birló a Ámbito Financiero.

Allí el senador de LUM es atacado por haber nombrado a dos asesoras cercanas a él. También se lo ataca con inédita virulencia: “Marcos es de la Coalición Cívica que se fue con el Tintura el año pasado. Era funcionario del Marcelino en Guaymallén y terminaron peleados por el tema de la reina. Justamente la pareja es la Luz Fernández, que fue reina y es presidenta de la Coreguay. Es nutricionista creo, ¿qué hace de asesora?”. Otra vez la obviedad de la operación. Penoso.

No será este cronista quien defienda a Quattrini, quien sabrá hacerlo solito. O no. Más aún: este diario ha sabido castigarlo en un par de notas, pero con fundamento real.

No obstante, sorprende que Mendoza Post y el Memo-lotudo se ocupen tanto de la cuestión de los gastos legislativos y nada digan sobre el escándalo que se cocina por el “soterramiento” de gastos en ese cuerpo por parte de Hebe Casado. Es una trama que, como siempre, reveló Mendoza Today.

Ahí sí hay ocultamiento de las millonadas de plata a través de las célebres resoluciones que hasta ahora la vicegobernadora se niega a mostrar. Ni una solita desde que comenzó el año.

En medio de rumores de “aumentazos” de dietas e incluso de que la propia Casado se habría triplicado sus propios viáticos.

Si los colegas del Post y el Memo precisan alguna evidencia, desde este diario hay voluntad de aportarla. Solo avisen.

Artículos Relacionados