Econom铆a

馃憠 Informe asegura que el incremento del gasto asistencial aumenta la pobreza

Parad贸jicamente, la pobreza sigue aumentando con un gobierno cuya principal bandera es la justicia social. El incremento del gasto p煤blico, incluido el asistencial, provoca una aceleraci贸n inflacionaria que condena a cantidades crecientes de personas, especialmente ni帽os, a vivir en la pobreza.

El INDEC inform贸 que聽entre el primer y segundo semestre del 2022 la pobreza pas贸 del 36,5% de la poblaci贸n al 39,2%. La preocupaci贸n y la angustia que genera este salto en la pobreza se acrecientan dado que la incidencia de la pobreza en la actualidad seguramente est谩 siendo a煤n m谩s alta debido a la aceleraci贸n inflacionaria de los primeros meses del 2023.

La pobreza es un fen贸meno multi-causal. Un factor muy importante es la imposibilidad que sufren muchas personas de acceder a empleos de calidad, tanto debido al estancamiento econ贸mico como a las carencias de habilidades laborales pertinentes. Otra causa es la alta inflaci贸n. Las evidencias muestran que los segmentos sociales m谩s vulnerables tienen mayores dificultades para defender sus ingresos frente a la erosi贸n que provoca el aumento generalizado de los precios.聽La alta inflaci贸n no solo conspira contra un buen funcionamiento de la econom铆a, sino que tambi茅n tiene un impacto muy regresivo en la distribuci贸n personal del ingreso.

Para explicar el aumento de la pobreza desde que asumi贸 el actual gobierno se puede hacer la siguiente comparaci贸n. Entre el segundo semestre del 2019 y el segundo semestre del 2022 se observa que:

  • El gasto p煤blico primario pas贸 de聽18,7%聽al聽20,3%聽del PBI, dentro del cual el gasto en planes asistenciales (sin incluir la AUH), pas贸 de聽0,7%聽al聽1,8%聽del PBI.
  • La inflaci贸n paso del聽53%聽al聽85%聽anual.
  • La cantidad de pobres pas贸 de聽10 millones聽a聽11,5 millones聽de personas.

Estos datos muestran que el aumento del gasto p煤blico y, en particular, el destinado a paliar la situaci贸n de los pobres 鈥揺l gasto asistencial鈥, fue ineficaz para reducir la pobreza. Por el contrario,聽el incremento de las erogaciones produjo una aceleraci贸n de la inflaci贸n que llev贸 a que m谩s gente tenga ingresos que no superan la l铆nea de pobreza. Se trata de un desesperante c铆rculo vicioso: para tratar de bajar la pobreza se aumenta el gasto p煤blico, pero esto acelera la inflaci贸n, lo que provoca m谩s aumento de la pobreza.

La situaci贸n se presenta muy dram谩tica para los pr贸ximos meses porque es poco probable el crecimiento de los precios se modere. Esto plantea enormes desaf铆os para el pr贸ximo gobierno. La receta de bajar el gasto p煤blico a los fines de reducir la inflaci贸n ahora encuentra nuevas resistencias. Una de ellas es el creciente peso de los planes asistenciales en el gasto p煤blico total. El gasto asistencial ya se acerca a una suma equivalente a los salarios de los empleados p煤blicos y un tercio de las jubilaciones contributivas.聽El aumento del gasto asistencial no sirvi贸 para bajar la pobreza, pero s铆 para convertirlo en un componente muy importante del gasto p煤blico total con poderosos intereses que resisten su revisi贸n. Los fracasos que viene acumulando la actual Ministra de Desarrollo Social al intentar depurar los padrones es una prueba contundente.

Se trata de聽otro indicio de que las pol铆ticas de ajuste fiscal tradicional no sirven para resolver los cr贸nicos d茅ficits financieros y de gesti贸n que padece el Estado argentino. Por esto, es necesario un planteo m谩s disruptivo que apunte a un ordenamiento integral del sector p煤blico. En esta l贸gica, las provincias tienen que asumir sus responsabilidades en las funciones sociales (vivienda, urbanismo, salud, educaci贸n y asistencia social) y hacerse cargo de financiarlas con los impuestos que se recaudan en sus territorios. La principal fuente de financiamiento de las provincias deber铆a ser el IVA que genere su territorio y la coparticipaci贸n deber铆a ser eliminada. Con esta organizaci贸n se generar谩n los incentivos para que cada provincia sea art铆fice de la reducci贸n de la pobreza en su territorio.

La Naci贸n debe concentrarse en sus funciones, que son la integraci贸n al mundo 鈥搕an deteriorada como la situaci贸n social鈥 y velar por la estabilidad macroecon贸mica. Esto implica que los ministerios nacionales de salud, educaci贸n y desarrollo social deben ser reducidos en su estructura burocr谩tica sustancialmente y convertidos en agencias t茅cnicas de evaluaci贸n de los resultados sociales de las provincias.

Art铆culos Relacionados