Nico Sanz

Acerca de la idiotez (o la viveza) del Gobierno Nacional

La titular del PAMI, Luana Volnovich, en México. El ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, en Cuba. El presidente Alberto Fernández había pedido que no vacacionen fuera del país. Luego fuentes del Gobierno aseguraron que nunca dijo nada al respecto.

El jefe de Estado se pronunció respecto del viaje a las playas paradisíacas que realizó Volnovich, dijo que fue una “imprudencia”, pero no habrá una renuncia por ello. Sería irónica la renuncia de la funcionaria teniendo en cuenta que la titular del INADI, Victoria Donda, “negreó” a una empleada. Donda sigue en su cargo a pesar de que hace más de un año gran parte de la sociedad reclama su renuncia.

Además, a Volnovich la sostiene la propia vicepresidenta Cristina Fernández, quien supo contenerla en persona en el año 2011 cuando la encargada del Programa de Atención Medica Integral había enviudado.

A Cristina no le bajan ningún alfil, no es tan fácil como con Alberto, a quien le hicieron eyectar a: el ex ministro de Salud Ginés González García (quien se mostró muy enojado en los últimos días), la ex ministra de Justicia Marcela Losardo, la ex ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat María Eugenia Bielsa, el ex titular del ANSES Alejandro Vanoli.

El que sigue resistiendo los embates del kirhnerismo duro es el ministro de Economía Martín Guzmán, quien en más de una oportunidad quedó pendiendo de un hilo.

Guzmán “sarasea”, su mentor, el premio nobel de economía Joseph Stiglitz lo apoya y asegura que “la recuperación argentina es sorprendente” en términos económicos. Lo cierto es que aún continúan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero entre el Gobierno y el FMI no hay un acuerdo respecto de lo fiscal. Parece que los muchachos no quieren bajar el gasto público. Dicho sea de paso, en la reunión que Guzmán tuvo con gobernadores oficialistas, reconoció que, con las cosas como están, lo más probable es que no se logre llegar a un acuerdo con el Fondo.

El Gobierno nacional, los gobiernos provinciales y los municipales tienen gastos extraordinarios, muchas veces mal llamados inversiones. Baste con observar los desmesurados e innecesarios desembolsos que se realizan, por ejemplo, desde la administración pública nacional, como los 64 millones de pesos que la Jefatura de Gabinete destinó a la compra de 7 lujosos autos y que fue revelado por Diario Mendoza Today días atrás.

Pero no pasa nada, porque ahora mandan a todos esos trabajadores a quedarse en su casa por este jueves y viernes con el fin de “reducir el consumo de energía”. Ni a un nene de primaria se le hubiese ocurrido semejante estupidez como excusa para ausentarse.

No hay conciencia en el Gobierno de lo que realmente está sucediendo. Más allá de los contagios de coronavirus que aumentan drásticamente y que con las idioteces del presidente y las fiestas convocadas por la primera dama de las que después se hizo cargo de nuevo el jefe de Estado, ya no hay lugar para ninguna maniobra.

Es que Argentina va en declive, año tras año, cada vez más cerca de Venezuela. Nuevamente haciendo mención a Stiglitz, quien hoy reivindica el supuesto milagro argentino en lo económico, es el mismo que en 2007 auguraba un fuerte crecimiento de ese país caribeño de la mano de Hugo Chávez.

Pero algo que refleja claramente la estrepitosa caída del valor de la moneda argentina es el sorteo de la dieta del diputado nacional Javier Milei. El mismo consta de una suma de 205 mil pesos. ¿Parece mucha plata? Son apenas mil dólares, menos de lo que gana un lavacopas en países desarrollados.

En fin, todo esto sucede ahora. La sociedad no es estúpida, mastica vidrio pero no lo traga. Al final del día, cuando los actos, las promesas y la idiotez política tienden a apagarse, hay gente que no cena, otras personas que sufren golpes de calor porque les cortaron el suministro eléctrico, y algunas otras que padecen feroces actos de inseguridad. ¿Por qué? Porque al ministro encargado de esa cartera, Aníbal Fernández, solo se le ocurre salir a hablar de energía.

Artículos Relacionados

Te puede interesar
Cerrar
Volver al botón superior