PortadaSociedad
Tendencias

Presiones, mentiras y videos: las confesiones de la mujer que fue vacunada con aire en Mendoza

El escándalo de la mujer que fue vacunada con una vacuna que solo contenía aire ha escalado ya a los medios nacionales. Básicamente porque se trata de un hecho que no tiene explicación.

Ni siquiera tiene sustento la justificación de la estudiante de enfermería que aplicó la dosis, al asegurar que tenía los anteojos empañados y no había visto bien si la jeringa tenía líquido o no.

Como sea, Jorgelina Lobos, la daminificada, denunció que fue presionada por el encargado del vacunatorio para bajar los videos de las redes sociales que denotaban lo ocurrido.

“En este momento estoy en la fiscalía porque tengo que aportar los videos para confirmar que son reales. Yo hice la denuncia penal y después me llamaron para ampliar la declaración. Estuve más de dos horas y media declarando en el día de ayer” dijo la mujer en diálogo con Radio Jornada (91.9).

Y añadió: “Ahora estamos tratando de saber quiénes son los involucrados. Había cuatro enfermeros en una mesa. El encargado del vacunatorio me aconsejó que bajara los videos de las redes sociales. Cuando fui a declarar lo único que acoté fue que no vi el compromiso del encargado para interiorizarse de la situación”.

Finalmente, Lobos puntualizó: “Esto no es un error humano. ¿La enfermera o tiene vista, no tiene tacto? Esto no es un error humano, para nada. Cometió el error con otra persona al pincharla y no descartar la aguja, que no sé, sí pinchó a alguien más. Calculo que sí, porque esa aguja estaba ahí vacía porque no la descartó. Nadie se percató de eso, ¿nadie la controló?”.

Como publicó Diario Mendoza Today, el caso ocurrió el pasado martes 13 de julio en el vacunatorio ubicado en el parque Benegas, de Godoy Cruz.

En el video se ve a Lobos sentada y la enfermera que le dice: “Levantá la manga. No te voy a hacer llorar porque soy muy buena… El brazo muy blandito, por favor, flojito. Respirá profundo. Respirá hondo. Ya está”.

Volver al botón superior