Christian SanzMendoza en foco

ūüĎé Mendoza y el pa√≠s, inundados de mediocridad y corrupci√≥n en todos los estratos

Es hora de cambiar las cosas, de una vez y para siempre. Solo hace falta valentía.

Poco a poco, la Argentina se hunde en el barro de la mediocridad. Es un proceso lento pero persistente. Que arrastra a todos los estratos de la sociedad, sin solución de continuidad.

La pol√≠tica, los medios, las instituciones‚Ķ nadie zafa. Es una espiral de putrefacci√≥n que no depara nada bueno al final del camino. En su momento casi que pasaba desapercibido, pero √ļltimamente es demasiado notorio. Todo se ha vuelto berreta, vulgar, incluso distorsionado.¬†

¬ŅD√≥nde quedaron aquellos debates filos√≥ficos de la pol√≠tica donde los que discut√≠an destilaban conocimiento acabado sobre casi todos los temas? ¬ŅQu√© fue de aquellos que llegaban a la pol√≠tica cargados con un eficaz bagaje de buenas intenciones, siempre acompa√Īados por la sapiencia de los que saben sobre los principales temas de coyuntura?

Hoy en d√≠a, cualquiera es ministro, secretario, diputado y senador. Poco importa que no tenga conocimiento de ning√ļn tema en particular. O ning√ļn conocimiento en absoluto.

¬ŅC√≥mo puede un tipo de la cala√Īa de Sergio Massa, con un pasado m√°s que turbio, pretender ser presidente de la Naci√≥n? ¬ŅO Santiago Cafiero, un completo ignorante, ser canciller? ¬ŅY el ex esp√≠a Rodolfo Tailhade, c√≥mo es posible que sea diputado un tipo de tal cala√Īa? El berretismo al poder.

El periodismo no es menos: la desinformaci√≥n est√° a la orden del d√≠a. Se acab√≥ el rigor de anta√Īo por completo, ahora cualquier fake news es publicada como si fuera una verdad revelada. Y repetida una y otra vez, con una irresponsabilidad a prueba de balas.

En otro orden de cosas, la causa judicial que inició contra Massa quien escribe estas líneas avanza a paso de tortuga, como si una mano misteriosa comandara los destinos de ese expediente, que reposa en el despacho del juez Marcelo Martínez de Giorgi. Una situación suspicaz.

Dicho sea de paso, Daniel Guerra, quien jura que no es testaferro del hoy ministro de Econom√≠a ya encarg√≥ 8 carpas en nombre de este √ļltimo para enero en el Balneario CR de Pinamar, a valor de 300 mil pesos cada una. El a√Īo pasado fueron ‚Äúsolo‚ÄĚ 6. Dos menos.

Delicias de un país que, como se dijo, se encamina al declive irremediable.

En Mendoza, también abunda la mediocridad

Al igual que el país, la provincia se encuentra anclada en una insoportable anomia, con políticos que no atinan en sus decisiones y con medios de comunicación que idiotizan a los que los consumen. Nada dicen acerca de las cuestiones relevantes, ni por asomo.

Basten mencionar los desaguisados que avanzan en municipios como Guaymall√©n, gran aportante de pauta oficial, lo que lo convierte en un terru√Īo intocable.¬†

Ciertamente, Mendoza es irremediable. Y la culpa pareciera no ser de nadie. O capaz es de todos. Quién sabe.

Artículos Relacionados