Christian SanzMendoza en foco

Las trapisondas de la constructora Idandi en Guaymallén, y la complicidad del gobierno de Marcelino Iglesias

Esta es una historia de escándalos, variados, una trama donde se mezclan los negocios, la política, el favoritismo y la desidia.

Refiere a una situación que complica a cientos de vecinos de Guaymallén, que viven en complejos mal construidos, con serias deficiencias de base.

Quien ha edificado esas viviendas es un hombre llamado Florentino Daniel Paco, junto con su hermano. Ambos son dueños de una constructora llamada Idandi, que ahora mismo está desarrollando miles de dúplex por la zona de San Francisco del Monte.

La situación no debería llamar la atención, muchas empresas construyen viviendas. No obstante, esta gente lo hace: sin autorización, sin estudios de impacto ambiental, sin cartel de obra, sin representante técnico, sin saber de quién es el terreno en cuestión. Y lo peor: sin cumplir con las mínimas reglas del Código de Edificación.

A ello hay que agregar una curiosidad: la Municipalidad de Guaymallén le otorga a Idandi “excepciones” a las reglas de edificación cada vez que las pide.

Tal es así que, entre los empleados de la Secretaría de Obras Privadas se habla de la “cláusula Paco” cuando alguna persona busca recurrir a puntuales excepciones.

Diario Mendoza Today habló con una veintena de afectados, encabezados por Mauricio Japaz. Algunos de ellos vive en el Barrio Alta Urquiza, en la intersección de calles Urquiza y Castro.

“Ya en primavera empezamos a sufrir la escasez de agua, los taponamientos de cloacas, etc”, arrancaron comentando los vecinos.

-¿No intentaron hablar con el intendente?

-Cuando se pide hablar con Marcelino Iglesias dice que él “no habla con nadie”. Y la secretaria de Planificación, Arq. Cinta Brucky nos ignora. Siempre es “si, pero no!”.

-¿Y el secretario de Obras Públicas?

-El secretario de Obras y Servicios Públicos es Marcos Calvente, quien justifica lo injustificable. Mientras Daniel Paco hace lo que quiere y se llena de guita, ciertos empleados y funcionarios municipales hacen la vista gorda, miles de vecinos vemos cómo se desvalorizan nuestras casas, disminuye nuestra calidad de vida, vivimos amargados y somos ignorados por un intendente y su delfín, Calvente.

-Es una acusación grave…

-Sí, y hay más: otros que hacen la vista gorda en la municipalidad son el ingeniero Gallardo, de Catastro Municipal, y el ingeniero Ricardo Camps, jefe del área de inspectores.

-Me interesaría enfocarme en el tema de las excepciones…

-(Toma la palabra uno de los afectados) Cuando compré el terreno en San Francisco del Monte hace 14 años, la normativa de la municipalidad no permitía más de una vivienda por terreno. Hará cuestión de 4 a 6 años la normativa cambió y ahora en un terreno de 300m³, loteado con la vieja normativa, construyen entre 6 duplex y en uno de 500 m³ construyen 8 duplex, lo que implica una infinidad de consecuencias negativas.

-¿Cómo cuáles?

-Saturación del sistema cloacal, diseñado hace décadas. Es común ver cada tanto cámaras de inspección de las cloacas que desbordan de líquidos que se esparcen por la calle. Imaginen que esto sucede con más frecuencia en verano, con la consecuente pestilencia. También hay baja presión de agua. A diario, desde octubre a marzo la red de agua potable no tiene la suficiente presión para llegar siquiera a la cisterna que está en la planta baja. ¡Ni hablemos del tanque elevado! Sólo se llena bien avanzada la madrugada.

-¿Algo más?

-Sí. Imposibilidad para estacionar. Cada complejo con 4 a 8 duplex tiene todo el frente del terreno con puentes de salida de las cocheras y en los 10 a 16m que suelen tener estos frentes hay “cero metros” para poder estacionar pegado al cordón, lo que lleva a la gente a buscar los pocos lugares disponibles como los frentes de casas como la mía, lo que me lleva a no poder estacionar mi auto frente a mi casa. Solo lo puedo hacer frente a mi chochera. Ni hablar cuando tengo visitas. También desarrolladores que hacen caso omiso a las exigencias municipales y avanzan sobre terrenos donde deberían estar las “calles colectoras”, como ocurre en calle Urquiza entre calles Castro y Elpidio Gonzalez o entre esta última y calle San Francisco del monte.

-Imagino que no queda más por decir…

-¡Sí, mucho más! Falta de espacios verdes. Según exigencias municipales, los loteos que tienen 50 lotes o más deben dejar un área de la urbanización para “futuro espacio verde”. ¿Qué hacen? Desarrollos con 49 lotes. Y sobre cada lote construyen de 4 a 8 duplex. Complejos que no tienen espacio libre, solo cocheras. Se está transformando la zona en un lugar sin plazas, paseos, zona de juegos, ¡nada! También problemas aluvionales: donde había 100% de tierra ahora el 80% está cubierto por calles pavimentadas o edificios, sin colectores aluvionales que alivien la acumulación del agua de lluvia, especialmente en verano. Sin mencionar la falta de escuelas y/o polideportivos en la zona. Este crecimiento genera una demanda de escuelas y zonas de esparcimiento que no están siendo tenidas en cuenta.

-Bueno, pero la culpa no solo es de la municipalidad por lo que dicen, también está Aysam…

-Sí, obvio. AySaM autoriza la construcción de miles de duplex donde no hay infraestructura de agua o cloacas.

-¿Algo más que quieran agregar?

-Sí. No estamos en contra del aumento de la construcción en la zona. Lo que pedimos es que se respeten las normas, que se planifique, que se piense en un futuro. Lo que no aceptamos es que cualquiera construya haciendo caso omiso a las normas de edificación, de urbanización, normas que deberían llevar a que cada zona sea “vivible”.

 

Y además…

Por lo que pudo saber Mendoza Today, la situación es más densa de lo que aquí se explica.

Por caso, hay denuncias en la Fiscalía de Estado de Mendoza. E Incluso pedidos de detener algunas de las obras, por las irregularidades mencionadas. Aquí un documento que lo prueba.

También hay señalamientos contra la empresa por “colgarse” de la luz. Pero esa… esa es una historia que se contará en otra ocasión. 

Artículos Relacionados

Volver al botón superior