Christian SanzPortada

Las revelaciones de Soloa Vacas tras su salida del PAMI en Mendoza: los aprietes (y corrupción) de los Arrieta

Diario Mendoza Today entrevistó al hombre del momento, el que vio lo que no tenía que ver.

Christian Sanz
Christian Sanz

En medio de un inesperado escándalo, el escribano Carlos Soloa Vacas dejó la titularidad del PAMI Mendoza a poco de haber asumido. Ello ocurrió tras una serie de cortocircuitos que se dieron entre este último y la diputada Nacional libertaria Lourdes Arrieta.

Que incluyeron una elocuente denuncia por adulteración de adhesiones para conformar el espacio La Libertad Avanza en la provincia, trama revelada por Mendoza Today.

Tras un fin de semana de rumores y chismes políticos de diversa índole, este diario decidió entrevistar a Soloa Vacas para saber cómo se motorizó su eyección.

-¿Cómo se encuentra hoy a nivel anímico, tras lo sucedido?

-Estoy preocupado, y embolado con todo esto. Es agotador, todo este ataque que vengo sufriendo desde el 11 de abril.

-¿Qué pasó ese día?

-Ese día le corté el teléfono a Lourdes y ella empezó a instalar en los medios que me iba de mi cargo. Pero, en realidad, el quilombo empieza 10 o 15 días antes de asumir en el PAMI, el primer apriete lo sufrí en la casa familiar, en Las Heras. Me exigieron que se subordine bajo las órdenes de una determinada persona, a lo cual respondí que no. El hermano se levantó y golpeó con las palmas en la mesa. Se paró y se me vino encima. Se enojó mucho y me quiso amedrentar.

-¿Qué hizo a raíz de ello?

-Me empecé a plantear qué hacía metido con esta manga de locos.  A partir de ahí me hacía afuera de todo, me dije “tengo las horas contadas, no puedo hacer nada con esta gente”.

-Usted habló de “primer apriete”, ¿hubo otros?

-Sí, el segundo se dio en mi asunción en el PAMI, un día martes. Ese día el padre empezó a decir en calle España que íbamos a correr a Paula López, que estaba a cargo del área de Veteranos y que íbamos a poner a otra persona. Eso le llamó la atención a la gente de ahí. Los días siguientes me empezaron a llamar para que pusiera a un veterano amigo de ellos, un hombre de apellido Arribas,

lo cité el viernes al PAMI y le dije que no tenía mucho margen, que aún no le podía dar una respuesta. Ellos insistieron en que lo pusiera hasta último momento.

-¿Le pidieron que ponga gente acomodada?

-Sí, el mismo día que estaba registrando la firma en Casa de Gobierno, Lourdes me dijo que tenía que aplicar la motosierra en el PAMI. Le pedí unos días para ver con el área de Recursos Humanos los contratos que se vencían. Ella no lo entendió, me dijo “a esos hay que sacarlos a todos y poner nuestra gente”, Le volví a explicar que eran áreas muy sensibles donde hay mucha responsabilidad.

-¿Y qué le respondió Lourdes?

-”Usted saque gente”, me dijo. Luego el hermano le sacó el teléfono y me dijo: “Mire Carlos, con el mismo dedo que lo puse, lo saco, si usted no cumple con nuestros requerimientos. Si va a trabajar así, tiene los días contados en el PAMI”. No es que no hice nada. Fui a Legales y me dijeron “no te conviene sacar a nadie de los contratados, a su vez, si meten gente va a ser una erogación más para el Instituto”. Yo le expliqué esto a ella y no lo entendió.

-Qué complicado…

-Incluso hablamos a PAMI Buenos Aires y el referente de allá dijo que sólo se podía poner una sola persona. Yo le dije a Lourdes que era mejor poner a mi experto contable, más que al veterano. Ella me dijo que sí. Pero cayeron todos un feriado a mi casa con Litvinchuk (David, quien reemplazará a Soloa) y me empiezan a pedir la cabeza de la directora Técnica, Laura Domínguez.

-¿Por qué la quería sacar?

-Cuando le pregunto, Lourdes me dice que es porque ganaba más que ella y porque es peronista. Le expliqué que no es peronista y me dice “igual hay que sacarla porque gana más que yo”. Le expliqué que era porque tenía mucha antigüedad, pero que igualmente era una pieza fundamental para mí. Lourdes insistió en sacarla. A esa altura, logré negociar que me dejara negociar las partes fundamentales del PAMI y yo le daba las delegaciones.

-¿Lo aceptó?

-Sí, pero pasó algo. Desde PAMI central me mandan a dos personas que iban a ser destinadas a las delegaciones de Las Heras y Guaymallén. Cuando se lo cuento a ella, se puso como loca, me pidió que no lo permita, que los persiga, que les haga la vida imposible. Llegó un momento en el cual sentí tanta presión que la convoqué para hablar, pero no sirvió de nada. Estaba obsesionada en poner a un pastor evangélico llamado Carlos Salazar en el área de Recursos Humanos, me dijo que era para que le reportara lo que hacía yo y mi gente.

-La cosa se fue poniendo más y más espesa, por lo visto.

-Totalmente. Un día incluso me cruzo con ellos, estaban comiendo todos juntos. Allí me encara la esposa de Litvinchuk y me dice: “Escuchame boludo, ¿quien sos vos para decirle que no a Lourdes?”. Yo le dije que tenía la misma autoridad que ella. Ya ahí estaba todo mal, luego pasó lo de las fichas adulteradas que revelaron en Mendoza Today.

-¿Las adhesiones “truchas” de La Libertad Avanza Mendoza?

-Sí. Me llamaron para llenar las fichas, me dijeron que copie los nombres de un padrón, que mirara las firmas y que tratara de hacerlas parecidas.

-¿Qué respondió?

-Les dije: “Yo eso no lo hago y menos con ustedes”.

Artículos Relacionados