Internacionales

Por qué Biden tiene razón al frenar la inmigración

Las nuevas medidas pueden ser revocadas por los tribunales, pero mientras tanto, muchos en la izquierda están atacando al presidente. Por Nicholas Kristof.

Durante años hemos denunciado las medidas draconianas de los republicanos para prohibir la entrada a migrantes desesperados. Pero el presidente Joe Biden ha introducido ahora sus propias medidas duras para reducir el número de solicitantes de asilo, que no difieren tanto del enfoque del presidente Donald Trump.

Las nuevas medidas pueden ser anuladas por los tribunales, pero mientras tanto muchos en la izquierda están fustigando a Biden. El senador Alex Padilla, demócrata de California, retorció el cuchillo al sugerir que Biden estaba tomando prestado del libro de jugadas de Trump: “Al revivir la prohibición de asilo de Trump, el presidente Biden ha socavado los valores estadounidenses”.

Kica Matos, presidenta del Centro Nacional de Derecho de Inmigración, dijo: “La aceptación cobarde del presidente Biden de las políticas republicanas fallidas es un error que sólo conducirá a más daño y disfunción”.

Stephen Colbert provocó al bando de Biden imaginando cómo sería esto en manos liberales: “Vamos a sellar la frontera, amigos, pero el muro no tendrá gluten y el alambre de púas estará a favor del voto”.

Estoy en conflicto, atrapado entre mis instintos a favor de los refugiados y el reconocimiento práctico de que el sistema no funcionaba: había un torrente de cruces ilegales, y la ley ofrecía un resquicio que permitía a la gente solicitar asilo y quedarse indefinidamente, lo justificaran o no.

Sólo existo porque una familia de Oregón apadrinó en 1952 a mi padre como refugiado de Europa del Este. Pero a regañadientes he llegado a la conclusión de que Biden está haciendo lo correcto con sus medidas drásticas. Me explico.

Los liberales, incluido yo, nos vimos empujados hacia la izquierda por las políticas de Trump en materia de inmigración, desde la llamada prohibición musulmana hasta la separación de los niños de sus familias, llevada a cabo con tanta displicencia que a veces no se puede localizar a los miembros de las familias. Más de tres años después de que Trump abandonara la Casa Blanca, unos 1.200 niños inmigrantes aún no se han reunido con sus familias, para nuestra vergüenza como nación. Dicho esto, no creo que la solución sea abrir las puertas.

Con demasiada frecuencia, los estadounidenses abordamos la inmigración como una cuestión binaria. Estamos a favor o estamos en contra. De hecho, la inmigración debería verse como un dial que ajustamos.

Por mucho que creamos en la inmigración, no vamos a acoger a los 114 millones de personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo, por no hablar de los mil millones de niños que se calcula que sufren algún tipo de privación grave. Debemos conformarnos con aceptar a una fracción de los que desean venir, y determinar esa fracción es la cuestión política que tenemos ante nosotros, con muchos compromisos que considerar.

La inmigración en general ofrece importantes beneficios al país, y los empleadores y las personas adineradas son particularmente ganadores: los inmigrantes reducen los costos laborales de las personas que contratan jardineros o cuidadores. Pero los estadounidenses pobres pueden verse perjudicados por la competencia de los inmigrantes que presiona a la baja sus salarios, aunque los economistas no están de acuerdo sobre la magnitud de ese impacto.

Mi forma de pensar está influenciada por un excelente libro de mi colega del Times, David Leonhardt, “Ours Was the Shining Future”, que examina muchos estudios sobre el impacto de la inmigración en los salarios. Leonhardt concluyó que la inmigración no fue la razón principal del estancamiento de los ingresos entre los trabajadores con bajo nivel educativo durante el último medio siglo, pero que, no obstante, fue un factor secundario importante.

Pienso en un vecino mío, un hosco desertor del séptimo grado que en la década de 1970 ganaba más de 20 dólares la hora (alrededor de 150 dólares la hora hoy). Ese trabajo desapareció y luego terminó en puestos de tiempo parcial y salario mínimo y perdió su casa. Muchos factores lo perjudicaron (el declive de los sindicatos, la globalización y el impacto de la tecnología), pero también fue superado por inmigrantes con una bien ganada reputación de trabajo duro.

A menudo se dice que a los estadounidenses nativos no les interesan los trabajos que ocupan los inmigrantes, pero eso no es todo. Muchos estadounidenses no estarían dispuestos a trabajar en el campo o en la construcción por 12 dólares la hora, pero sí por 25 dólares.

En un momento en que tantos estadounidenses de clase trabajadora ya se están quedando atrás, y luego se automedican y mueren a causa de las drogas, el alcohol y el suicidio, ¿no deberíamos tener cuidado de no infligirles aún más dolor a través de la política de inmigración?

Los inmigrantes relativamente recientes también pueden verse perjudicados por los inmigrantes más nuevos, lo que puede ayudar a explicar por qué Pew descubrió que tres cuartas partes de los latinos estadounidenses creen que el creciente número de personas que buscan ingresar al país a través de la frontera sur es un “problema importante” o una “crisis.”

Algunos votantes de clase trabajadora se sienten traicionados por los demócratas que presionaron para abrir las fronteras, y puede haber un elemento de xenofobia o racismo en esta ira – pero también un elemento de verdad. Estados Unidos dificulta que los médicos extranjeros ejerzan en el país, protegiéndolos de la competencia. Pero Estados Unidos hace relativamente fácil que los inmigrantes poco cualificados trabajen aquí y presionen a la baja los salarios de nuestros trabajadores más vulnerables.

También me he preguntado acerca de los incentivos que creamos sin darnos cuenta. En pueblos guatemaltecos, he visto familias dispuestas a enviar a sus niños al peligroso viaje hacia Estados Unidos, y temo que las políticas de inmigración laxas alienten a las personas a arriesgar sus vidas y las de sus hijos a ese viaje.

Por supuesto, la política es una razón central por la que Biden ha actuado en este tema, pero eso no significa que esté necesariamente equivocado. Además, la frustración por la inmigración hace que sea más probable que Trump gane la Casa Blanca y que los republicanos de Trump dominen el Congreso y la Corte Suprema. Eso es algo que la izquierda debería considerar un desastre que vale la pena esforzarse por evitar.

De una forma u otra, un público enojado forzará cambios en materia de inmigración. Idealmente, esto se lograría mediante una solución legislativa integral a nuestro sistema fallido, pero Trump y los republicanos han bloqueado ese camino este año. Dadas las opciones, confío más en Biden que en Trump para adoptar políticas más duras que sigan siendo sensatas y que no demonicen a los refugiados.

¿Estamos nosotros, los habitantes de una nación de inmigrantes, subiendo la escalera después de haber embarcado? Sí, hasta cierto punto. Pero la realidad es que no podemos absorber a todo el que quiera entrar, y es mejor que la escalera sea subida de forma ordenada por personas razonables.

Entonces, incluso como hijo de un refugiado, creo que, en general, el presidente Biden tomó la decisión correcta al limitar el acceso al asilo.

© The New York Times 2024

Artículos Relacionados