Internacionales

Hunter Biden, hijo el presidente de EEUU, a juicio por tenencia de crack y armas

La declaración de su cuñada lo complicó.

La cuñada de Hunter Biden declaró el jueves en el juicio penal al hijo del presidente de Estados Unidos que cogió y tiró la pistola de Hunter por miedo a su creciente adicción, lo que podría reforzar la acusación de que infringió una ley que prohíbe a los consumidores de drogas ilegales poseer armas de fuego.

Los miembros del jurado del primer juicio penal contra el hijo de un mandatario estadounidense vieron imágenes de cámaras de vigilancia en las que Hallie tiraba la pistola de Hunter al cubo de basura de un supermercado, así como mensajes de texto en los que decía temer por su vida.

“Regístrate en un centro de rehabilitación local, Hunter, todo esto tiene que terminar”, escribió la cuñada en un texto de octubre de 2018 poco después de que él compró el arma.

El acusado, de 54 años, se ha declarado inocente de tres cargos de delito grave que le acusan de no revelar su consumo de drogas ilegales cuando compró el revólver Colt Cobra y de poseer ilegalmente el arma durante 11 días, hasta que Hallie Biden se la llevó.

El jurado ha escuchado esta semana el testimonio de testigos, entre ellos su exmujer y una antigua novia, sobre su prolífico consumo de drogas en el pasado, que él ha reconocido públicamente.

Gran parte de los testimonios y pruebas anteriores cubrían períodos previos y posteriores a que Biden tuviera el arma, y la defensa ha tratado de demostrar que el hijo del presidente había pasado por un tratamiento contra las drogas y podría haberse considerado sobrio cuando la compró en octubre de 2018.

El abogado defensor Abbe Lowell dijo al jurado durante los argumentos de apertura el martes que no hubo intención de engañar por parte de Hunter. Hallie, viuda de Beau Biden, que murió de cáncer en 2015, fue la primera testigo en detallar el comportamiento de su cuñado cuando poseía el arma.

Testificó que a menudo limpiaba su camioneta en busca de drogas, en un intento de ayudarle a poner su vida en orden y que en una de esas búsquedas encontró parafernalia de drogas y el arma, y temió que Hunter o sus hijos encontraran el arma y se hicieran daño.

“Entré en pánico y quise deshacerme de ella”, confesó Hallie, quien explicó que entabló una relación romántica con Hunter entre finales de 2015 y principios de 2016. Hunter la introdujo al crack y se volvió adicta hasta que se desintoxicó en agosto de 2018, reveló. “Fue una experiencia terrible por la que pasé y estoy avergonzada”.

Durante el contrainterrogatorio, Lowell trató de mostrar a los miembros del jurado que las cosas que Hunter dijo sobre su consumo de drogas a Hallie no podían tomarse al pie de la letra porque a veces le mentía. Hunter afirmó al juez del caso en una audiencia de 2023 que había estado sobrio desde 2019.

El fiscal federal Derek Hines dijo que el gobierno podría llamar a su último testigo el jueves. Hunter y sus abogados no han dicho si testificará en su propia defensa, un movimiento arriesgado que la mayoría de los acusados criminales evitan porque se exponen a las preguntas de los fiscales.

El juicio en el tribunal federal de Wilmington, Delaware, sigue a la histórica condena penal la semana pasada de Donald Trump, el primer presidente de Estados Unidos declarado culpable de un delito grave. Trump es el rival republicano del demócrata Joe Biden en las elecciones del 5 de noviembre.

Rara vez se ha mencionado a Joe Biden y ninguno de los testimonios o pruebas ha sido político. Si Hunter es declarado culpable de todos los cargos, se enfrenta a una pena de hasta 25 años de prisión, aunque los acusados suelen recibir sentencias más cortas, según el Departamento de Justicia.

(Reporte de Jack Queen y Tom Hals; Editado en español por Raúl Cortés Fernández, Reuters)

Artículos Relacionados