PortadaSociedad

Por la demanda, duplicaron las camas de salud mental en el hospital Lencinas

El servicio de Salud Mental del Hospital Lencinas ha duplicado la cantidad de camas para internación, alcanzando once plazas después de más de un año de funcionamiento. Este aumento permite albergar a personas con consumos problemáticos hasta que inicien un tratamiento más prolongado.

Elisa Sbriglio, jefa del servicio, señala que esta ampliación es una buena y mala noticia. Aunque el aumento de camas muestra una respuesta efectiva a la demanda de la comunidad, también refleja un crecimiento alarmante de problemáticas de salud mental y la necesidad urgente de dispositivos intermedios, le dijo a Unidiversidad.

Hay un déficit de camas de salud mental en toda la provincia, lo que hace imperativo contar con estas plazas en los hospitales generales. La creciente incidencia de patologías que requieren internación es evidente, afectada por factores sociales y económicos.

El servicio, inaugurado en diciembre de 2022, comenzó a recibir pacientes en enero de 2023, con derivaciones de diversos centros y hospitales. Desde entonces, han atendido a cien personas, principalmente jóvenes entre 18 y 30 años, con estadías promedio de 16,4 días.

Sbriglio destaca la importancia de un equipo comprometido y una infraestructura adecuada. El área de salud mental ha recibido un espacio simbólicamente valioso dentro del hospital, lo que representa un avance significativo en la inclusión y tratamiento digno de los pacientes.

El equipo multidisciplinario, compuesto por psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales y enfermeros, trabaja en conjunto para ofrecer actividades que favorecen la recuperación de los pacientes. Además, colaboran con la Municipalidad de Godoy Cruz y la Universidad Nacional de Cuyo para brindar talleres y actividades que fomentan la reintegración social.

A pesar del progreso, Sbriglio advierte sobre el continuo déficit de camas y el aumento de casos relacionados con consumos problemáticos, autolesiones e intentos de suicidio. La situación es exacerbada por una sociedad que ofrece poca contención a jóvenes vulnerables.

El testimonio de Lucas Orosco, un joven internado por consumo de cocaína, resalta tanto el desafío como el éxito del servicio. Su historia ilustra cómo el apoyo adecuado y las actividades terapéuticas pueden transformar vidas afectadas por la adicción, ofreciendo esperanza y un camino hacia la recuperación.

La necesidad de un Estado presente y políticas públicas efectivas es crucial. La consolidación y expansión de este modelo de atención a otros hospitales es un objetivo a futuro, buscando normatizar y replicar el éxito del servicio de Salud Mental del Hospital Lencinas.

 

*Si tenés problemas de consumo, podés buscar ayuda en los Centros Preventivos y Asistenciales en Adicciones. Hay uno en cada departamento. Consultá aquí las direcciones y formas de contacto.

Artículos Relacionados