Internacionales

En un estado de EEUU buscan castrar a los pedófilos

Si el gobernador de Luisiana promulga una ley, a los condenados por delitos sexuales contra menores los enviarían a cirugía.

Las personas que cometan delitos sexuales contra menores en Luisiana podrían ser obligadas a someterse a castración quirúrgica en virtud de un proyecto de ley aprobado por los legisladores del estado, una medida que parece ser la primera de este tipo en los Estados Unidos si el gobernador la convierte en ley.

El proyecto de ley, aprobado por abrumadora mayoría por la asamblea legislativa del estado el lunes, permitiría a los jueces ordenar la castración quirúrgica de los acusados condenados por determinados delitos sexuales con agravantes, como la violación, contra menores de 13 años. Ahora se presentará ante el gobernador Jeff Landry, republicano.

La oficina de Landry no respondió inmediatamente a la pregunta de si tiene intención de firmar la ley, informó la agencia de noticias Reuters.

Castración química o quirúrgica

Un puñado de estados, entre ellos Luisiana, California y Texas, ya cuentan con leyes que facultan a los jueces para ordenar la castración química en algunos casos, una medida menos intrusiva que implica la toma de medicamentos bloqueadores de hormonas.

Pero Luisiana sería el primer estado que permitiría a los jueces imponer la castración quirúrgica como pena, según la National Association for Rational Sexual Offense Laws (NARSOL, por su sigla en inglés), un grupo de defensa que se opuso al proyecto de ley.

El proyecto de ley exige que un experto médico designado por el tribunal determine que el acusado es un “candidato adecuado para la cirugía” antes de que un juez pueda ordenar el procedimiento.

Los opositores argumentan que el castigo es cruel y señalan que la castración quirúrgica, a diferencia de la química, es irreversible. “Es, en el mejor de los casos, ineficaz y, en el peor, salvaje”, afirmó en un comunicado Sandy Rozek, portavoz de NARSOL.

Aunque la ley recibió el apoyo mayoritario de los republicanos, que dominan la legislatura de Luisiana, fue presentada por la senadora demócrata Regina Barrow. “Quiero asegurarme de que nuestros hijos están a salvo”, afirmó en una audiencia el mes pasado.

Por Joseph Ax, de la agencia de noticias Reuters

Artículos Relacionados