PortadaSociedad

Qué es una luxación occipito cervical, que causó la muerte de la turista alemana que estaba por venir a Mendoza

Se trata de un desplazamiento traumático entre el cráneo y la primera vértebra cervical llamada Atlas. Por Damián Bendersky.

Una luxación occipito-cervical como la que sufrió la turista alemana Julia Horn en San Juan es un desplazamiento traumático entre el cráneo y la primera vértebra cervical llamada Atlas. Por eso recibe el nombre de luxación occipito-atloidea. Es una lesión infrecuente, pero extremadamente grave que se da en traumatismos de alta energía como las caídas de altura o los accidentes de tránsito, entre otros. El desplazamiento del cráneo sobre la columna cervical puede ser: hacia delante, hacia atrás o hacia arriba.

Estas dislocaciones occipito-cervicales son extremadamente inestables y tienen una alta tasa de mortalidad en el momento mismo del traumatismo. Para comprender esto, hay que entender algo importante de la anatomía de la unión occipito-cervical: a través de dicha unión pasa el tronco encefálico que es la estructura nerviosa que une el cerebro con la médula espinal.

Casi toda la información que recibe el cerebro y las órdenes que envía pasan por ahí, contando además con múltiples núcleos nerviosos fundamentales para la vida como el del control de la actividad respiratoria. El tronco encefálico es una estructura tan vital como frágil. Por lo tanto, un desplazamiento del cráneo sobre la primera vértebra cervical puede llevar a un daño irreversible del tronco encefálico, generando la muerte en la mayoría de los casos.

En los casos en los que no produce la muerte, la presencia de diferentes grados de déficit neurológicos es lo normal, como por ejemplo: dificultad o imposibilidad para mover uno o más miembros (puede generar directamente cuadriplejía), alteraciones en la sensibilidad en diferentes regiones del cuerpo, dificultad para tragar o mover la lengua o la cara, entro otros.

En los casos que sobreviven el traumatismo, se puede tratar con una fijación occipito-cervical que consiste en la colocación de una prótesis con tornillos que mantiene fija y estable la unión entre el cráneo y la columna cervical. Requiere la colocación de tornillos tanto a nivel craneal como en las vértebras cervicales. Esto estabiliza la columna cervical alta, pero no resuelve los daños nerviosos que ya se hayan generado.

(Por Damián Bendersky, neurocirujano, M.N. 130405)