Internacionales

Las increíbles revelaciones de Stormy Daniels en el juicio que terminó con la condena de Trump

Uno de los momentos clave del juicio fue, precisamente, la declaración de Daniels, cuyo testimonio fue clave para esclarecer la relación entre ambos y su encuentro, así como el pago del entonces abogado de Trump para enterrar la historia y evitar que afectase a su campaña presidencial.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue condenado este jueves por una corte de Manhattan, que encontró al magnate culpable de los 34 cargos de los que se le acusaba por falsificar documentos y ocultar un pago de 130.000 dólares a la exactriz porno Stormy Daniels, con quien mantuvo un encuentro sexual en 2006, para comprar su silencio durante la campaña electoral que le conduciría a la Casa Blanca en 2016.

Uno de los momentos clave del juicio fue, precisamente, la declaración de Daniels, cuyo testimonio fue clave para esclarecer la relación entre ambos y su encuentro, así como el pago del entonces abogado de Trump para enterrar la historia y evitar que afectase a su campaña presidencial.

El testimonio de Daniels duró casi cuatro horas, y pese a que su testimonio fue anunciado como “realmente básico” y sin detalles íntimos, dejó una serie de revelaciones sobre ese encuentro de 2006.

Stormy Daniels relató el pasado 7 de mayo ante el Tribunal Penal de Nueva York, vestida con ropa informal de color negro y gafas, como conoció a Trump en un torneo de golf en 2006: en ese encuentro Trump la describió como “inteligente” y su guardaespaldas le pidió el teléfono.

Ese mismo día, Daniels fue a la habitación de hotel de Trump, que describió como “siete veces más grande que su apartamento”. El magnate la recibió en pijama de seda, algo que sorprendió a la joven, quien le pidió que se cambiase, lo cual Trump hizo rápidamente.

En una conversación entre ambos en el apartamento, que duró unas dos horas, la actriz y el futuro presidente hablaron de varios temas, entre ellos cuántas veces Daniels se tenía que hacer pruebas para ver si tenía enfermedades sexuales en su trabajo como actriz porno, y la posibilidad  de aparecer en The Apprentice, el programa de televisión de Trump por aquel entonces. También hablaron de la familia de Trump, y él le confesó que no dormía en la misma habitación que su esposa, Melania.

Varias personas reaccionan después de que el expresidente de EE UU y candidato presidencial republicano Donald Trump fuera condenado en su juicio penal fuera del Tribunal Penal de Manhattan en la ciudad de Nueva York, el 30 de mayo de 2024.

Después, Daniels contó cómo, tras volver del lavabo, encontró a Trump “tumbado en la cama” en calzoncillos y camiseta. “Solo pensé: Dios mío, ¿qué he entendido mal para llegar hasta aquí?”, dijo Daniels. “Si alguien está en ropa interior sobre la cama, la intención es bastante clara”, explicó, según recogió el medio 20minutos.

Pese a que la actriz insistió en su testimonio en que no fue drogada ni tomó alcohol, describió que sentía como si la habitación estuviese dando vueltas. La actriz dijo que intentó hacer una broma y marcharse, pero el político se interpuso entre ella y la puerta. Daniels declaró que no se sintió amenazada ni física ni verbalmente, pero se dio cuenta de que él era “más grande y me impedía el paso”. Según ella, Trump le dijo: “Pensé que ibas en serio con lo que querías, si quieres salir de ese parque de caravanas”.

La actriz declaró ante el Tribunal que acabó manteniendo relaciones sexuales con Trump, en un encuentro breve que la dejó “temblando”: “Lo siguiente que supe fue que estaba en la cama”, contó antes de asegurar que “sólo quería irme”. Daniels explicó que Trump “no usó preservativo” durante el encuentro, y que “nunca dije ‘no’ porque nunca dije nada”.

Daniels aseguró que “perdió el conocimiento” durante aquella cita con Trump. “No estaba borracha, no estaba drogada… Simplemente, no lo recuerdo”, dijo al jurado. “Estaba mirando al techo y no sabía cómo había llegado allí”, comentó Daniels. Testificó que recordaba que le “temblaban tanto las manos que me costaba vestirme” después. Según testificó, el magnate le dijo “¡Volvamos a vernos, cariño!” al despedirse.

Ambos no volvieron a verse en persona, si bien hablaron sobre la posibilidad de aparecer en su programa de televisión en varias ocasiones, algo que nunca llegó a ocurrir.

Daniels explicó que Trump nunca le pidió que ocultase su encuentro con el magnate, pero aseguró que en 2011 una revista sabía lo de su encuentro y que accedió a darles una entrevista por 15.000 dólares para ganar dinero, pero la historia nunca se publicó. Ese mismo año, según asegura, un hombre se le acercó en un aparcamiento de Las Vegas y la amenazó para que no denunciara. El abogado de Daniels presentó una denuncia contra Trump que fue desestimada.

Sin embargo, en 2016, en plena campaña electoral que acabaría con Trump como presidente de Estados Unidos, Daniels dijo que autorizó a su representante a vender la historia, pero inicialmente no hubo interés de los medios, algo que cambió a raíz de la publicación de unos audios de comentarios sexistas de Trump en privado.

Finalmente, Daniels negoció y aceptó un pago de 130.000 dólares en 2016 para ocultar, mediante un acuerdo de confidencialidad, el encuentro con el magnate; un acuerdo que la actriz aceptó, según ella, por estar preocupada por una amenaza que recibió, por lo que quiso llegar a un acuerdo rápidamente.

La defensa de Trump, que durante todo el testimonio intentó evitar los “detalles del encuentro“, defendieron que el pago de 130.000 dólares podría considerarse una extorsión por parte de la actriz y su abogado. Trump escuchó todo el testimonio con el ceño fruncido, y sus abogados pidieron sin éxito que se anulase el juicio por las respuestas de Daniels a las preguntas de los fiscales, que consideraron improcedentes.

Tras el testimonio de Daniels, dos días después la actriz fue interrogada por la defensa del expresidente: la abogada de Trump intentó desacreditar la versión de Daniels, describiendo a la actriz como “motivada por el dinero” y acusándola de “odiar a Trump”. Además, la letrada cuestionó las ganancias de Daniels por las entrevistas, el libro y el documental en los que la actriz cuenta “su historia” con el expresidente, a lo que Daniels replicó estar en todo su derecho.

Artículos Relacionados