Internacionales

La desgracia de un ex presidente estadounidense

Este procesamiento de Donald Trump fue desacertado y contraproducente. Por The Economist.

Por primera vez un ex presidente estadounidense ha sido condenado por un delito grave: de hecho, 34 delitos graves. Esta desgracia histórica debería conmocionar a la nación y tranquilizarla sobre su capacidad para lograr justicia. El hecho de que la condena de Donald Trump probablemente no logre ningún resultado demuestra en parte el poder corrosivo de la desvergüenza de Trump y en parte la naturaleza compleja y discutible de los cargos presentados en su contra.

Un jurado compuesto por pares de Trump sopesó las pruebas y lo condenó unánimemente por violar la ley electoral al encubrir pagos de dinero para mantener su silencio a una estrella porno, Stormy Daniels, quien dice que tuvo una aventura con él. En sí mismo, el resultado parecería reivindicar un principio estadounidense fundamental: que ningún ciudadano está fuera del alcance de la justicia. Sin embargo, a largo plazo, este procesamiento probablemente hará más para debilitar que afirmar el Estado de derecho.

Los expertos legales han citado numerosas vías para una apelación creíble, y cualquier apelación no se resolverá hasta mucho después de las elecciones de noviembre. Eso hará que sea aún más fácil para los partidarios de Trump aceptar sus argumentos de que es víctima de un juez y un jurado parciales. Este veredicto es particularmente vulnerable a la apelación debido a la falta de un precedente claro para los cargos que el fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, decidió presentar.

La falsificación de gastos comerciales es un delito menor según la ley de Nueva York, pero al argumentar que ese delito se cometió para cometer u ocultar otro, Bragg pudo acusar a Trump de delitos graves. Los fiscales argumentaron, y el juez Juan Merchán estuvo de acuerdo, que los jurados ni siquiera tenían que ponerse de acuerdo sobre exactamente qué otra ley violó Trump, lo que resultó en una vaguedad que seguramente será uno de los motivos de apelación. Bragg, un demócrata, fue elegido para su cargo después de alardear de que estaba más calificado para procesar a Trump, lo que le dio al expresidente más argumentos para decir que es víctima de persecución política por parte de los aliados de su oponente, el presidente Joe Biden.

El hecho de que este veredicto sea particularmente vulnerable a las afirmaciones de Trump de que el sistema de justicia está siendo “un arma” contra él puede parecer una razón perversa para criticarlo. Ninguna figura política debería poder mantener a la ley como rehén, extorsionando la inmunidad judicial a cambio de no degradar el sistema de justicia a los ojos de sus seguidores. Pero los fiscales ejercen una amplia discreción a la hora de elegir qué casos presentar, y por buenas razones. Se supone que deben considerar no sólo la probabilidad de condena sino también la gravedad del delito y el interés público en juego. El predecesor de Bragg, así como el Departamento de Justicia de Biden, consideraron presentar versiones de estos cargos y optaron por no hacerlo. En comparación con los otros casos pendientes contra Trump, éste siempre pareció demasiado complicado para lograr una legitimidad pública generalizada, y las encuestas previas a la condena sugirieron que ni siquiera eso aumentará la fe en que se está haciendo justicia.

Además, este procesamiento ha hecho más para ayudar que perjudicar las posibilidades de Trump de recuperar la Casa Blanca y, como debería haber dejado claro la insurrección del 6 de enero de 2021, ese es un peligro mayor para el estado de derecho que cualquier libro fraudulento. -acuerdo. Estaba decayendo como fuerza política antes de que Bragg lo acusara en abril de 2023. La acusación volvió a poner a Trump en el centro de atención, e incluso sus críticos republicanos, incluidos sus oponentes a la nominación, se alinearon y respaldaron sus afirmaciones de victimización. Trump repuntó entre los republicanos en las encuestas y comenzó su marcha hacia la nominación. Su orgulloso desafío a la fiscalía, incluida su reciente manifestación ante miles de seguidores en el sur del Bronx, ha contribuido a su imagen de fuerza. La deslucida campaña de Biden ha luchado por aprovechar los problemas legales de Trump sin dar crédito implícitamente a las sospechas de que son políticos.

Cuando Bragg presentó su caso, dijo que quería establecer la importancia de “mantener registros verdaderos y precisos”. En el juicio, los fiscales argumentaron que había mucho más en juego, diciendo que el mantenimiento fraudulento de registros de Trump pudo haberle permitido “engañar a los votantes” y ganar en 2016. Tal vez esta condena, como sugieren algunas encuestas, haga que los votantes de mentalidad independiente abandonen Señor Trump. De lo contrario, pagarle dinero para que mantenga su silencio podría ayudar a que Trump sea elegido por segunda vez.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Artículos Relacionados