PortadaSociedad

En Mendoza, la mayoría de las denuncias en la Defensoría de Personas con Discapacidad tiene que ver con salud

Y aseguran que se viene un año movido.

El trabajo de la Defensoría de las Personas con Discapacidad de Mendoza es la de respaldar al colectivo frente a todo tipo de persona jurídica, privada, individual o el Estado. Sin embargo, su defensor, Juan Carlos González Olsina, aseguró que “el 54% de las denuncias en la Defensoría tienen que ver con salud”.

La Defensoría de las Personas con Discapacidad ha logrado hacerse conocida a través de logros individuales y colectivos. Aunque el proceso fue gradual, la visibilidad se incrementó al intervenir en situaciones colectivas complejas, como la quita de pensiones en 2017, el juicio por mora en la entrega de pensiones y su participación en el Caso Próvolo. Estas acciones permitieron que la Defensoría ganara reconocimiento público.

González Olsina
González Olsina

Principales consultas y reclamos

La mayoría de las denuncias recibidas (54%) están relacionadas con la salud, principalmente por la falta de cobertura por parte de obras sociales y del Plan Incluir Salud. Esta situación le contó González Olsina a El Auditor, se agravó durante la pandemia, aumentando los casos de incumplimiento y generando una sensación de mayor desprotección.

Expectativas para el año

La Defensoría basa su trabajo en datos concretos para orientar sus políticas públicas, y han observado un aumento en situaciones de extrema vulnerabilidad socioeconómica, como el incremento de personas en situación de calle y denuncias por falta de cobertura de obras sociales.

Esto sugiere que el año será intenso en cuanto a la vulneración de derechos.

Importancia del rol del Defensor

González Olsina remarcó que la figura del Ombudsman, incorporada en la reforma de 1994, es esencial para mediar entre las estructuras burocráticas del Estado y las personas como sujetos de derecho. Las defensorías tienen una misión prejudicial, resolviendo situaciones de vulneración de derechos de manera más expeditiva y personalizada. Esta figura se ha extendido a nivel provincial y local, facilitando una defensa más efectiva de los derechos de las personas.

Desafíos del Defensor

El desafío ideal para González Olsina “sería que la existencia del Defensor no fuera necesaria”, lo que indicaría un amplio respeto por los derechos humanos. Sin embargo, el desafío real es estar al lado de las personas cuyos derechos son vulnerados. Aunque no siempre pueden resolver todos los problemas, el compromiso de la Defensoría es acompañar a las personas en la defensa de sus derechos.

Implicaciones de no tener un Defensor del Pueblo de la Nación

La ausencia de un Defensor del Pueblo de la Nación durante 15 años ha creado un vacío institucional y una desprotección de la ciudadanía, dijo González Olsina. “Esta situación es una deuda histórica de la política argentina”. La falta de esta figura ha sido especialmente significativa en temas de derechos de incidencia colectiva, como el medio ambiente y la protección de poblaciones excluidas.

Artículos Relacionados