Internacionales

Brasil: la dictadura de la Toga y la amenaza a la libertad de prensa

Especial para Diario Mendoza Today.

José Antonio Friedl Zapata
José Antonio Friedl Zapata

El gobierno del presidente de Brasil Ignacio Lula da Silva está llevando a cabo una sistemática campaña contra la libertad de expresión con la ayuda del siniestro y todopoderoso juez federal Alexander de Moraes, una especie de Darth Vader brasileño, que acumula en su enorme poder dictatorial las funciones de ministro del Supremo Tribunal Federal (STF) del país con las de presidente del Tribunal Federal Electoral (TSE), siendo una pieza clave de la presidencia de Lula.

El enorme poder de de Moraes data ya desde años, habiendo influido enormemente en forma ilegal para que Lula ganara las últimas elecciones. Como presidente, Lula junto con el magistrado Alexander de Moraes ha perseguido, censurado y encarcelado de manera ilegítima a opositores políticos, periodistas y ha limitado y cooptado la libertad de prensa logrando un enorme deterioro democrático en el país. Ya hay varios politólogos brasileños que señalan que los tribunales de Justicia en Brasil se asemejan más y más a los de la dictadura venezolana. El Darth Vader de la Justicia brasileña tiene todas las características del mítico personaje de la cultura popular, poderoso, villano, intimidante, enigmático, sin escrúpulos, con su físico imponente envuelto en su toga negra.

Últimamente todas las denuncias incriminatorias en contra del juez De Moraes han sido corroboradas por documentación aportada por el magnate Elon Musk, actual dueño de Twitter, hoy denominado X. En los llamados “Twitter Files”, Musk desenmascara la siniestra censura a la libertad de expresión en Brasil y los métodos claramente fascistas que se han estado utilizando, un verdadero escándalo mediático.

Hoy asistimos a una verdadera batalla mediática del magnate Elon Musk, que se define a si mismo como “un absolutista de la libertad de expresión”, contra Alexander de Moraes y su maléfica dictadura de la Toga. El final de esta disputa es aún abierto. Por su parte el magnate anunció que movilizará al parlamento de Brasil para que destituya al poderoso fiscal federal por no respetar la Constitución del país, y por otro lado Darth Vader amenaza que prohibirá definitivamente la plataforma X en Brasil. Dos medidas extremas, y no pasemos por alto que la plataforma de Musk en Brasil cuenta con 40 millones de seguidores en todo el país de acuerdo a eMarketer, un grupo de investigación de mercadeo. En el caso de un cierre de la plataforma X en Brasil las consecuencias de la imagen del país en el mundo serían nefastas.

En cuanto a la situación de la prensa actualmente indiquemos que insignes periodistas como Augusto Nunez, fueron censurados y perseguidos por haber publicado artículos criticando la actuación política del presidente, recordando que Lula había sido condenado por ladrón y corrupto. También el internacionalmente famoso periodista brasileño- norteamericano Glenn Greenwald es censurado, perseguido y declarado terrorista por sus artículos, publicados en inglés, español y portugués, acerca de la crítica situación de la prensa en el país. Gracias a su fama internacional logró poder declarar ante una comisión del parlamento brasileño en video conferencia denunciando que lo que está sucediendo en Brasil actualmente es mucho peor de lo que uno se pueda imaginar y propio de una dictadura.

Estos son tan sólo dos ejemplos de los cientos de casos existentes de periodistas independientes perseguidos, amenazados, puestos en prisión, obligados a dejar el país.

Este enfrentamiento feroz entre Musk y De Moraes ha traído como consecuencia positiva la concientización del pueblo braileño de que en su país la libertad de expresión está realmente en peligro, y una demostración de ello la tuvimos, semanas atrás, en la masiva protesta popular en Rio de Janeiro, donde miles y miles de personas colmaron las playas de Copacabana manifestándose en contra de las acciones totalitarias del Supremo Tribunal Federal y en favor de salvaguardar las instituciones democráticas del país y la libertad de expresión.

Brasil está hoy inmerso en una amplia y feroz campaña contra la libertad de expresión encabezada por el maléfico juez federal Alexander de Moraes, lo que ha transformado al Brasil de Lula en una democracia frágil, tambaleante, donde el equilibrio de poderes se pierde día a día y donde ni siquiera se puede publicar que Lula pasó 500 días preso por corrupción. Los periodistas que se atreven mencionar estos hechos terminan generalmente presos. En Brasil los jueces pueden ordenar a cualquier periodista o sitio web que retire contenido.

Todo esto se puso en evidencia con la aparición del magnate Egon Musk y los Twitter files develando un verdadero escándalo político e institucional para el actual gobierno que se transformó en una verdadera batalla por la libertad de prensa que trasciende las fronteras del país. ¿Será que el efecto Musk sea el principio para una rectificación del verdadero sentido y alcnace de la libertad de expresión en Brasil?

De todas maneras el tercer mandato presidencial de Lula termina en un bochornoso fracaso, a la sombra de una especie de neochavismo decadente, como una mancha negra para la historia institucional del Brasil, paralela al nefasto ciclo kirchnerista en la Argentina. Definitivamente Brasil bajo Lula se aleja más y más de las democracias occidentales demostrando ser amigo, cómplice de las dictaduras latinoamericanas y de regímenes como los imperantes en Rusia, China o Iran. Las frases y los discursos polémicos del presidente brasileño lo confirman claramente.