Internacionales

Por qué el brutal imperialismo de Putin fracasará

El Canciller alemán afirma que Europa necesita más músculo militar. Por Olaf Scholz, canciller alemán.

A principios de este mes, a las afueras de la pequeña ciudad lituana de Pabradė, junto al presidente de Lituania, Gitanas Nausėda, fui testigo del rugido de los tanques alemanes Boxer sobre una llanura arenosa. A menos de 10 km de la frontera con Bielorrusia, se disparaban ensordecedores proyectiles de mortero. Los arbustos y los árboles se cubrían de espesas capas de humo. Y sin embargo, el contraste no podía ser mayor en comparación con la época en que la Wehrmacht de Adolf Hitler marchó hacia Lituania hace 83 años y convirtió ese país y los demás estados de Europa Central y Oriental en «tierras de sangre», un término acertadamente acuñado por el historiador Timothy Snyder. Esta vez, las tropas alemanas llegaron en son de paz, para defender la libertad y disuadir a un agresor imperialista junto con sus aliados lituanos.

Es en momentos como éste cuando uno se da cuenta de lo lejos que ha llegado Europa. Los antiguos enemigos se han convertido en aliados. Hemos derribado los muros y las cortinas de hierro que nos separaban. Durante décadas, incluso conseguimos desterrar la guerra entre nuestros pueblos a los libros de historia. Porque todos nos adherimos a unos pocos principios fundamentales: nunca más deben cambiarse las fronteras por la fuerza. Hay que respetar la soberanía de todos los Estados, grandes y pequeños. Ninguno de nosotros debe volver a vivir con miedo de sus vecinos.

Al atacar e invadir Ucrania, Vladimir Putin ha hecho añicos cada uno de estos principios. He llamado a este asalto al orden de paz europeo Zeitenwende, un punto de inflexión histórico. Incluso en sus declaraciones públicas, Putin no deja lugar a dudas sobre sus motivaciones: quiere restaurar una Rusia imperial, primero subyugando a Ucrania y Bielorrusia hasta convertirlas en Estados títeres. Nadie, excepto quizá el propio Putin, sabe dónde y cuándo terminará esta despiadada búsqueda del imperialismo. Pero todos sabemos que no tiene reparos en convertir otro país en un baño de sangre.

Sin embargo, el brutal imperialismo de Putin no tendrá éxito. Hoy, la Unión Europea y sus miembros son, con diferencia, el mayor apoyo financiero y económico de Ucrania. Sólo Alemania ya ha comprometido 28.000 millones de euros (30.000 millones de dólares) en ayuda militar, sólo superada por Estados Unidos. Pero no debemos olvidar que Putin está en esto a largo plazo. Cree que democracias como la nuestra no podrán mantener el apoyo a Ucrania durante años.

Demostrar que Putin se equivoca empieza en casa, manteniendo un amplio apoyo público a Ucrania. Esto significa explicar, una y otra vez, que ayudar a Ucrania es una inversión indispensable para nuestra propia seguridad. También significa responder a las preocupaciones de quienes temen que la guerra se extienda. Por eso es importante dejar bien claro que la OTAN no busca la confrontación con Rusia, y que no haremos nada que pueda convertirnos en parte directa de este conflicto. Hasta ahora, esta estrategia ha mantenido alto el apoyo en Alemania; de hecho, sigue aumentando. Así que Putin debería tomarse en serio cuando le decimos que Alemania apoyará a Ucrania el tiempo que haga falta.

La promesa más fundamental que cualquier gobierno debe a sus ciudadanos es velar por su seguridad, en todas sus dimensiones. Sin seguridad, todo lo demás no es nada. En Alemania, cambiamos nuestra Constitución para establecer un fondo de 100.000 millones de euros con el fin de reconstruir y modernizar nuestro ejército. Nuestro objetivo es convertir la Bundeswehr en la fuerza convencional más fuerte de Europa. A partir de este año, y en el futuro, gastaremos el 2% del PIB en defensa. Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, estacionaremos permanentemente una brigada de combate completa fuera de Alemania: en Lituania. Los soldados que vimos en Pabradė son solo la vanguardia. Y aportaremos a la OTAN una división alemana en estado de alerta, así como otros importantes medios aéreos y marítimos. Se trata de cambios tectónicos sin precedentes en la política de seguridad y defensa de Alemania.

Y no estamos solos. Suecia y Finlandia se unieron a la OTAN, fortaleciendo aún más la alianza. Muchos aliados cumplen ahora el compromiso de la OTAN de gastar un 2% en defensa. Lo que vi en Pabradė es válido para toda Europa: los aliados de la OTAN y los socios europeos están más unidos que nunca.

Durante décadas, la OTAN ha sido el máximo garante de la paz y la seguridad en la zona euroatlántica. Sigue siéndolo y debe continuar siéndolo en el futuro.

Los europeos pueden y tendrán que contribuir más al reparto de la carga transatlántica. Esto es cierto independientemente del resultado de las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre. Por eso apoyo la propuesta del Presidente Emmanuel Macron de mantener una conversación sobre la futura defensa de Europa. Ya dije este año que debemos reforzar el pilar europeo de la OTAN y el pilar europeo de nuestra disuasión. Para ser claros, no habrá «armas nucleares de la UE»: eso es sencillamente irrealista. Tampoco se pretende cuestionar la soberanía de la disuasión nuclear francesa. Al mismo tiempo, celebro que el Presidente francés haya subrayado la dimensión europea de la force de frappe francesa.

Tenemos que debatir cómo conseguir la combinación adecuada de capacidades para defender Europa y disuadir a cualquier agresor, hoy y en el futuro. Además de la disuasión nuclear, estamos estudiando fuerzas convencionales fuertes, defensa aérea y antimisiles, así como capacidades cibernéticas, espaciales y de ataque de gran precisión. Estamos invirtiendo en estas áreas junto con nuestros aliados y socios, reforzando así también nuestras industrias europeas de defensa para hacer frente a los retos que surgen de la Zeitenwende.

Dada la proximidad de nuestros países en Europa, dados los valores e intereses que todos compartimos, no se me ocurre ningún escenario posible en el que los intereses vitales de uno de nosotros se vean amenazados sin que lo estén también los intereses vitales de Alemania. Este es el fundamento más sólido que podría tener el pilar europeo de la OTAN. Refuerza el mensaje compartido por todos los aliados, a ambos lados del Atlántico: un ataque contra uno de nosotros es un ataque contra todos nosotros. Que nadie se atreva a atacar ni un ápice de la alianza, pues la defenderemos juntos. Quien tache esto de palabrería debería ver lo que estamos haciendo sobre el terreno. Pabradė podría ser un buen lugar para empezar a mirar.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Artículos Relacionados