Internacionales

Misterio y sospechas en torno a la muerte de Ebrahim Raisi: no se descarta ninguna hipótesis

“Se puede cambiar el equilibrio de poder en breve”, dijo el experto en Medio Oriente, Fernando Pedrosa.

Hace tres años, cuando Ebrahim Raisi ganó la presidencia en unas elecciones amañadas, algunos iraníes pensaron que era un trampolín hacia un cargo mayor. A Alí Khamenei, el anciano y enfermo líder supremo, no le quedaba mucho tiempo de vida; cuando muriera, Raisi seguramente aspiraría a sustituirle. Pero la historia tiene un sentido de la ironía. En lugar de catapultarle al puesto más alto, ganar la presidencia le costó la vida.

El 19 de mayo regresaba de una visita al vecino Azerbaiyán, donde inauguró una presa en la frontera. Las autoridades perdieron el contacto con su helicóptero en una región montañosa a unos 86 km al noreste de Tabriz. Al principio insistieron en que no había motivos para alarmarse: el helicóptero del presidente había hecho un “aterrizaje forzoso”, aunque, confusamente, varias agencias de noticias iraníes informaron de que había seguido viaje a Tabriz en coche. A las pocas horas, sin embargo, esas informaciones fueron borradas y la televisión estatal empezó a emitir oraciones por el presidente. En la mañana del 20 de mayo, los medios de comunicación estatales confirmaron que Raisi había muerto, junto con el ministro de Asuntos Exteriores, Hossein Amirabdollahian, que viajaba en el mismo helicóptero.

En muchos sentidos, Raisi ha sido una figura decorativa: el presidente está subordinado al líder supremo. Sin embargo, su muerte sacudirá la política iraní. Obligará al régimen a encontrar un nuevo presidente en un momento difícil: está inmerso en una guerra regional que incluye acciones militares directas por parte de Irán y de su red de representantes regionales. Los adversarios de Irán, entre ellos Estados UnidosIsrael Arabia Saudí, se plantean estrechar sus lazos de seguridad para contrarrestar a Irán. La economía se hunde y podría verse aún más afectada por el endurecimiento de las sanciones estadounidenses. Además, la muerte de Raisi podría sumir en el caos la lucha que se avecina en Irán, al eliminar a uno de los dos principales candidatos a ocupar el puesto de Khamenei.

Todavía hay muchas cosas que no están claras, empezando por el motivo por el que se estrelló el helicóptero de Raisi. La versión oficial hasta el momento es el mal tiempo. Durante el vuelo llovía y había niebla, con una visibilidad de unos pocos metros. Las condiciones eran tan malas que los equipos de rescate no pudieron volar para buscar al Presidente, e incluso los drones no pudieron encontrar el lugar del accidente; la Media Luna Roja recurrió a enviar equipos de búsqueda a pie. La madre naturaleza bien podría ser la culpable. Sin embargo, nada es lo que parece en la política iraní, y muchos iraníes han empezado a especular con explicaciones más nefastas. Raisi tiene una larga lista de enemigos internos, desde los relativamente moderados a los que ha marginado hasta los conservadores que piensan que ha sido un presidente inepto. No es descabellado preguntarse si sus enemigos internos conspiraron para matarle.

Como era de esperar, algunos iraníes también se han preguntado si Israel tuvo algo que ver en el accidente. Los dos enemigos de larga data llegaron a las manos el mes pasado, después de que Israel asesinara a un general iraní en Damasco Irán respondiera con una andanada de más de 300 misiles y aviones no tripulados dirigidos a Israel. El Mossad, el servicio de espionaje israelí, tiene un largo historial de asesinatos de sus enemigos, incluso en Irán, donde ha matado a destacados científicos nucleares. Pero hay razones de peso para dudar de la implicación de Israel. Nunca ha llegado tan lejos como para asesinar a un jefe de Estado, un acto inequívoco de guerra que provocaría una feroz respuesta iraní. Sería insensato arriesgarse a tales consecuencias para matar a Raisi, un político profundamente impopular que en realidad no tiene la última palabra en muchas de las decisiones políticas más importantes de Irán.

Pocos iraníes le llorarán. Lo recordarán como el “juez de la horca”, un fiscal de Teherán que ayudó a enviar a la horca a miles de presos políticos en 1988. Y recordarán su despistada gestión de la economía: el presidente que llenó su gabinete de militares y clérigos que vieron cómo el rial perdía el 55% de su valor en menos de tres años.

La Constitución establece un proceso claro para la sucesión. Deben celebrarse nuevas elecciones en un plazo de 50 días, y el vicepresidente, Muhammad Mokhber, asume la presidencia hasta entonces. Se le conoce como un apparatchik más que como un actor de poder. El Consejo de Guardianes, un grupo de clérigos y abogados, decide a quién se permite votar. Antes de las últimas elecciones presidenciales, celebradas en 2021, descalificó a cientos de posibles candidatos; de los siete que podían presentarse, sólo Raisi tenía posibilidades de ganar. Aunque el régimen es impopular entre muchos iraníes, es probable que pueda reprimir cualquier protesta pública que estalle en torno a unas elecciones, como ha hecho en el pasado.

Raisi era el candidato de consenso ideal para un régimen faccioso. Nadie podía cuestionar sus credenciales de línea dura, pero carecía de una base de poder propia. Los conservadores religiosos esperaban utilizarlo para promover sus intereses; también lo esperaban los militares del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC). No está claro quién más podría desempeñar ese papel. El IRGC parece estar en ascenso político: su influencia beligerante explica el reciente ataque sin precedentes de Irán contra Israel. Sin embargo, eso no significa necesariamente que quiera que se vea que nombra al presidente, en parte porque la opinión pública culpa al titular de ese cargo de la miserable situación económica de Irán.

La sucesión más importante, sin embargo, está un poco más lejos en el futuro. Khamenei cumplió 85 años el mes pasado. En los últimos años, los iraníes han pensado que sólo había dos candidatos principales para ocupar su puesto tras su muerte. Uno era el segundo hijo de KhameneiMojtabai, que en los últimos años ha reforzado sus credenciales religiosas y está comprometido con la longevidad del régimen. El otro era Raisi. Aunque se menciona a otros clérigos como posibles candidatos, es difícil imaginar que consigan el apoyo suficiente.

Sin embargo, ninguno de los candidatos llevaba una ventaja evidente: Raisi era impopular y Mojtaba representaría un traspaso de poder hereditario en un régimen que llegó al poder derrocando a una monarquía hereditaria. Con la muerte de RaisiMojtaba parece tener el camino despejado hacia el cargo. Confiaría en el IRGC para capear cualquier reacción violenta y eso, a su vez, podría reforzar el papel del IRGC dentro del régimen. Irán podría pasar de ser un régimen militar y clerical híbrido a ser más militar. Eso podría significar menos conservadurismo religioso en el interior, pero aún más antagonismo en el exterior.

Durante años, los partidarios de la línea dura han tratado de garantizar una sucesión sin sobresaltos: instalaron a Raisi como presidente y a un grupo de conservadores en el Parlamento. Ahora tendrán que encontrar un nuevo presidente a corto plazo, y algunos políticos se preguntarán si otros políticos orquestaron el accidente de helicóptero para favorecer sus intereses. Se avecinan días nerviosos para el régimen.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Artículos Relacionados