Coti BraviMendoza en foco

¿Es el encuentro entre La Lepra y el Tomba un “clásico”?

El renacimiento de la rivalidad: Independiente Rivadavia y Godoy Cruz se enfrentan después de 16 años.

Constanza Bravi
Constanza Bravi

El próximo encuentro entre Independiente Rivadavia y Godoy Cruz está generando un revuelo en el fútbol mendocino, particularmente en los hinchas.

Después de 16 largos años, ambos equipos se enfrentarán nuevamente, avivando una rivalidad que, si bien no es considerada como “clásico” por muchos, es un concepto que ha ido cobrando fuerza en los últimos años.

Recordemos que la última vez que estos dos equipos se vieron las caras fue en mayo de 2008, en un emocionante partido que terminó con la victoria del Expreso por 1 a 0, gracias al gol de David Fernández. Desde entonces, mucho ha cambiado en el panorama futbolístico mendocino, pero la chispa parece seguir latente, particularmente cuando de botines rojos se trata.

Si bien algunos sostienen que el verdadero clásico mendocino es entre Gimnasia y Esgrima con Independiente Rivadavia, y entre Godoy Cruz y Andes Talleres, la realidad es que la rivalidad entre la Lepra y el Tomba ha ido en aumento. Desde que comenzaron a competir en la B Nacional durante los años 90, cada enfrentamiento entre ellos ha estado cargado de intensidad y emoción.

Lo cierto es que por cuestiones geográficas e históricas, la etiqueta de “clásico” puede no ajustarse perfectamente a este enfrentamiento. Independiente Rivadavia tiene su sede en el departamento de Capital (no en Rivadavia) mientras que Godoy Cruz sí representa al departamento que lleva su nombre. Sin embargo, el ascenso del Azul a la Liga Profesional ha avivado el debate sobre la verdadera naturaleza de esta rivalidad.

Para algunos, Godoy Cruz no es el clásico de Independiente Rivadavia por una cuestión geográfico-barrial. Sin embargo, para otros, el hecho de que ambos equipos hayan competido en la máxima categoría del fútbol argentino en los últimos años es motivo suficiente para considerarlos como rivales importantes.

“Unos representan a Mendoza peleando el campeonato y otros, el descenso.”

Personalmente, se me hace imposible considerar que un equipo recién ascendido pueda considerarse clásico de Godoy Cruz que hace 15 años disputa la máxima categoría del fútbol argentino. En este punto, algunos podrán sacar a la luz sus máximos logros: haber salido campeón de la Liga Mendocina. Otros, podrán hablarle a sus hijos sobre todos los países que recorrieron jugando copas internacionales. Cada uno con lo suyo.

De todas formas, es evidente que el fútbol mendocino está experimentando un renacimiento en estos días. El ascenso de cualquier equipo mendocino a la Liga Profesional no sólo agrega emoción al campeonato, sino que también fortalece la reputación del fútbol de la provincia en general, aunque unos la representan peleando el campeonato y otros, el descenso.

Lo cierto es que, independientemente de cómo se etiquete este encuentro, lo importante es que el fútbol  mendocino continúa creciendo y ofreciendo más oportunidades para que los equipos locales y sus hinchas brillen en el escenario nacional. Así que, mientras nos preparamos para presenciar este emocionante enfrentamiento, celebremos el renacimiento de una rivalidad que, aunque no sea un clásico en el sentido tradicional, porque sin duda promete ser un gran espectáculo para todos los aficionados del fútbol en la provincia

Artículos Relacionados