PortadaSociedad

Un cardiólogo mendocino explicó los puntos de la “tormenta perfecta” que pone en jaque a ese sector

Alejandro González Estebenez, jefe de Hemodinamia del Hospital Italiano contó que los altos costos en insumos y equipamientos que se compran en el exterior y la emigración de profesionales altamente preparados llevan a “una situación nefasta”.

En las últimas horas, Alejandro González Estebenez, jefe de Hemodinamia del Hospital Italiano habló en Radio Mitre Mendoza luego de que el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) advirtiera sobre la crisis que atraviesa el sector y reclamó soluciones a mediano plazo para mantener el nivel de atención de procedimientos vitales como la colocación de stents y la realización de angioplastias. que, en muchos casos, podrían dejar de llevarse a cabo.

Quiero aclarar, no es que no se van a colocar, sino lo que se marca es una real dificultad. Los centros de hemodinamias es un centro en el cual en base al crecimiento, al diagnóstico ha ido generando una multiplicidad de especialidades que se emplean en estos centros, para lo cual requiere equipamiento personal médico altísimamente formado y preparado. Estos centros están nutridos de equipamientos y materiales totalmente de afuera, porque de esto no se fabrica nada en Argentina, hace que el mantenimiento y el control y todo lo necesario para funcionar sea más dificultoso. Es uno de los parámetros. El otro tema de dificultad son los insumos. Esto suma a todo lo que el colegio llama una tormenta perfecta que anticipa la evolución, a donde vaca ir todo esto si continúa de esta forma, porque hay problemas de insumos, adquirir, recuperar y mantener equipamiento de altísimo costo con otros parámetro que está teniendo mucho protagonismo que es la ausencia o migración de muchos médicos formados.

“Para que tengan una idea, un médico para que pueda hacer hemodinámica necesita por lo menos 7 años de formación después de haberse recibido para comenzar a tener experiencia en el tema.

Estos médicos formados están migrando o no hay nuevas incorporaciones, a lo que se le suma la dificultad de la demora en los pagos, las dificultad de las obras sociales y prepagas de abastecer este crecimiento exponencial de los valores que se hace difícil para todo el mundo. A eso el colegio le llama la tormenta perfecta porque de alguna manera hay que buscar una solución de un tema que viene de muchos años, de un deterioro progresivo y continuo de esta problemática.

Si no hay una modificación de todo esto, hace que estos centros sean imposibles de sostener. Cosa que trae aparejado un problema serio, sabiendo que la enfermedad cardiovascular coronaria es una de las principales causas de muerte en el país”.

Los administradores de salud y los grupos médicos están tratando de buscar una solución a esto, pero difícil está cuando no hay una dirección clara para dónde actuarEl sistema hoy se ve fracturado en muchos aspectos y no hay una posibilidad, una visión de dónde encarar todo esto. Hoy las instituciones están teniendo un problema, pruebas estructurales, las instituciones no van a poder hacer más frente a todo, porque la situación es nefastaMédicos que no son reconocidos por sus honorarios. Hoy todas las instituciones tienen dificultades para mantenerse abiertas, los costos son mayores”.

Creo que hoy todos los centros están con posibilidad de cerrarse. Están luchando de manera para poder mantenerse abiertos. No solo centros de alta complejidad, hoy por hoy si se hace un relevamiento de los centros existentes, están todos con agua casi en flotación”.

Creo que las instituciones de Mendoza con una capacidad operativa superlativa, con centros de altísimo nivel internacional, hacen los esfuerzos para dar respuesta a todo esto, creo que ningún centro de Mendoza ha cerrado sus puertas pero esto es anticiparse a la problemática, hay que buscar una solución porque esto ya no lo podemos sostener bajo la pasión nada más, los centros necesitan equipamientos y hoy por hoy son valores millonarios que ningún sector puede sostener”.

“La provincia está trabajando con la obra social de la provincia para sostener esto, con un esfuerzo desde las dos partes. La respuesta de la obra social de la provincia siempre ha sido proactiva a tratar de solucionar esto y son reuniones cotidianas pero hay que buscar una solución a nivel nacional con las obras sociales, como hace PAMI que están cubriendo lo que puede. Mucha de las patologías que requieren insumos de altísimos costos hoy se le hace difícil a las obras sociales y las prepagas. Los médicos se encuentran en una situación de cómo acompañar a la búsqueda de una solución”.

Para poder recibir a un paciente que tiene un infarto a las 6 tiene que haber una estructura que cubra las 24 horas con médicos especializados, tener los materiales para poder hacer la práctica, y con la práctica uno va a recuperar esa inversión de material, tiempo y esfuerzo a los 3 o 4 meses”.

El problema de las residencias es graves porque cuando uno empieza a proyectar la problemática nos vamos a encontrar con una dificultad médico formada en el futuro, creo que plantearse el problema es el primer punto que está haciendo la provincia para encontrar soluciones, creo que es importante y los resultados los vamos a ver con el paso del tiempo, pero el replanteo que el problema existe es el primer paso, buscar la solución no va a ser sencillo, es un tema social, cultural y de médico y medicina que no se está absorbiendo todo lo que se está necesitando”.

Me duele y me da vergüenza que no podamos contener los médicos formados que después de tantos años tengan que migrar, lo digo con dolor y vergüenza porque todo esto se traduce en una falta de atención a la población que la vamos a terminar pagando”.

Artículos Relacionados