Internacionales

La madre que decidió caminar 1.300 kilómetros en Chile para conseguir un costoso medicamento

Camila Gómez, una madre chilena de gran valentía, se ha embarcado en una misión extraordinaria: caminar más de 1.300 kilómetros desde la remota comuna de Ancud, en la isla de Chiloé, hasta el corazón político de Chile, el Palacio de La Moneda en Santiago.

¿La razón detrás de este desafío monumental? Su hijo de cinco años, Tomás Ross, quien sufre de distrofia muscular de Duchenne, una enfermedad debilitante y progresiva que amenaza su vida, cuenta la BBC.

Con una determinación que inspira, Camila ha emprendido esta travesía con un propósito claro: recaudar 3.500 millones de pesos chilenos (equivalentes a unos US$3,7 millones) para adquirir un medicamento vital que podría ofrecer esperanza a Tomás y a otros afectados por esta enfermedad en Chile. Pero su misión va más allá de la recaudación de fondos; busca también crear conciencia sobre las enfermedades raras en Chile y abogar por una mejor cobertura y atención para quienes las padecen.

El camino no es fácil. Tomás necesita el medicamento con urgencia, ya que su condición empeora rápidamente. El tiempo es un factor crítico, y Camila lo sabe. El medicamento que podría marcar la diferencia para su hijo no está fácilmente disponible en Chile, lo que agrega un obstáculo adicional a su búsqueda desesperada por ayudar a su hijo.

Tomás Ross

La solidaridad y el apoyo de miles de chilenos han sido un impulso invaluable para Camila en su viaje. Desde el inicio de su caminata el 28 de abril, su determinación se ha vuelto viral en todo el país. Acompañada por Marcos Reyes, presidente de la corporación Familias Duchenne en Chile, quien comparte la lucha con dos hijos adolescentes que también padecen la enfermedad, Camila avanza paso a paso hacia su meta.

Pero su objetivo va más allá de llegar a La Moneda. Camila y Marcos esperan influir en el gobierno, presionando para que se presente un proyecto de ley que mejore la atención y la cobertura de las enfermedades raras en Chile. Quieren que la voz de los afectados y sus familias sea escuchada en los pasillos del poder político.

Camila Gómez junto a Marcos Reyes, unidos por dos causas en su caminata a Santiago.

A lo largo de su travesía, Camila documenta su viaje en las redes sociales, donde recibe mensajes de aliento y apoyo de personas de todo el país. La atención de los medios y la compañía de otros caminantes que se unen en tramos de su recorrido también refuerzan su determinación.

El viaje es largo y agotador, pero cada paso que da Camila es un paso hacia la esperanza y la visibilidad para las causas que defiende. A pesar de los desafíos, la madre lucha con valentía y determinación, manteniendo viva la esperanza de un futuro mejor para su hijo y para todos aquellos que sufren enfermedades raras en Chile. Su destino final está en el horizonte, pero su impacto ya se siente en todo el país.

Map

Artículos Relacionados