Tecnología

Estafas por Internet: los casos frecuentes, los más llamativos y consejos para estar a salvo

Los fraudes se “cuelgan” de las tendencias. Por redes, correo electrónico o por teléfono, ahora se aprovechan del auge de las criptomonedas y del comercio electrónico, e incluso de las figuritas del Mundial. Por Uriel Bederman, TN.

Es temprano y en el escritorio humea el café; es la hora de revisar los correos. Uno de ellos es particularmente llamativo: lleva la firma de Microsoft Teams e invita a un evento en homenaje a la Reina Isabel II, recientemente fallecida. Los interesados y desprevenidos se convierten en víctimas: siguen un enlace y completan un formulario en el que se pide ingresar los datos de la cuenta.

Aquel es uno de los más frescos ejemplos de estafas por Internet. Además combina dos elementos muy habituales en los fraudes online: la suplantación de identidad para robar datos, accesos y dinero; y el aprovechamiento de las noticias o temas que son tendencia.

“Los cibercriminales a menudo juegan con nuestras emociones para incitarnos a hacer clic, y no es raro que empleen estos sucesos de relevancia”, alertaron los responsables de la seguridad informática en el Reino Unido, tras el intento de chantaje que se colgó de la muerte de la monarca.

Estafas digitales: estadísticas demoledoras

  • Las pérdidas provocadas por los fraudes publicitarios aumentarán de los 65.000 millones de dólares registrados en 2021 a los 100.000 millones en 2023, según Statista.
  • Los ataques de ransomware (una modalidad que supone el secuestro de datos y el pedido de un rescate) aumentaron un 32% en las empresas y un 38% entre particulares desde el año pasado, de acuerdo a la firma de seguridad informática Avast.
  • Sólo en 2020 (un año atravesado por la pandemia, las restricciones en la circulación y el crecimiento del e-commerce) en la Argentina se registró una suba del 70% en los delitos informáticos, equivalente a todos los cometidos en los cinco años previos, explicó la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI) que depende de la Procuración General de la Nación. El organismo indicó que las estafas en comercio electrónico aumentaron más del 100% y que las denuncias de robo de identidad escalaron un 700%.
  • El Estudio Anual de CertiSur sobre estafas en línea reveló que en nuestro país más de 2 millones de personas tuvieron problemas de ciberseguridad durante el último año.
  • Más allá de las fronteras argentinas, un informe de la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos señaló que los dueños de criptomonedas perdieron más de 1.000 millones de dólares a lo largo de 2021.
  • Las estafas en línea camufladas en juegos crecen un 13% en 2022, según datos de Kaspersky.

Fraude por Internet: las ciberestafas más frecuentes

Sitios de compra falsosInsiders notan que algunas falsificaciones son tan elaboradas que logran llegar a las primeras posiciones en las búsquedas de Google, mostrándose como legítimas.

Phishing: En este tipo de estafa, los ciberdelincuentes se hacen pasar por un tercero de confianza para que las víctimas compartan información o realicen descarga de programas maliciosos. Es una de las técnicas más empleadas en piratería informática. Habitualmente se canalizan por correo electrónico, mensajes de texto o vía WhatsApp.

Ingeniería social: Una modalidad más amplia, vinculada al punto anterior. Refiere a estafas que se apoyan en la inocencia de las víctimas, más que en ataques sofisticados. Un ejemplo clásico es un contacto que asegura ser empleado de una compañía y ofrece su ayuda para solucionar un supuesto problema. Aunque sin requerir extensos conocimientos en informática o código, la ingeniería social fue el canal de ataques muy recordados, como el hackeo a Twitter en el que intrusos se apoderaron de cuentas de celebridades.

Ofertas con criptomonedas: A medida que los activos digitales cobran protagonismo, las estafas vinculadas en esta modalidad también aumentan. En marzo de este año fuimos testigos del mayor robo de criptodivisas de la historia, cuando hackers se llevaron 625 millones de dólares del juego Axie Infinity.

Estafas telefónicas y SIM Swapping: Consiste en el intercambio de la tarjeta SIM del celular. Para su concreción, los piratas informáticos llaman a un proveedor de telefonía, se hace pasar por un cliente y consiguen una tarjeta SIM para transferirlo a otro teléfono. De esa forma logran eludir la autenticación de dos pasos y, por ejemplo, acceder a cuentas bancarias.

Estafas por beneficios del gobierno: En nuestro país se replica una técnica que los piratas informáticos aplican en muchos lugares del mundo. Envían correos electrónicos, mensajes de WhatsApp o realizan llamadas telefónicas simulando ser agentes de gobierno, ofreciendo beneficios, préstamos convenientes o subvenciones, por caso de ANSES. Otro caso frecuente de estafas online son los mensajes que llevan a una plataforma fraudulenta que muestra turnos para vacunarse contra el Covid-19.

Muchos de los fraudes señalados (y otros también frecuentes) se canalizan a través de plataformas en línea, en función de la gran penetración de la digitalización. Sin embargo, cabe señalar que se trata de estafas actualizadas a los tiempos que corren: son adaptaciones de los tradicionales engaños telefónicos e incluso “presenciales”, que también siguen registrándose.

Un correo electrónico que simula ser enviado por una entidad bancaria y solicita datos se apoya en una técnica similar a la de un delincuente que toca el timbre de una casa, diciendo ser de la empresa de electricidad y que necesita revisar la instalación.

Artículos Relacionados