Christian SanzMendoza en foco

Ante la inseguridad, un grupo de mendocinos buscan patrullar las calles y hacer justicia por “mano propia”

Se trata de un grupo de personas que se reúne esporádicamente para armar una suerte de “comando”. Se trata de una avanzada ilegal.

Christian Sanz
Christian Sanz

Algunos son amigos entre sí, otros no. Se fueron uniendo al paso del tiempo, en el marco de las improvisadas reuniones que hacen una vez al mes, en la casa de uno de ellos, ubicada en un ostentoso barrio de Maipú.

Despuntan hablando sobre inseguridad e improvisadas estadísticas. Y se muestran preocupados por el crecimiento del delito en la provincia. Que promete crecer aún más.

Repasan las últimas publicaciones de la sección policiales en los principales medios de Mendoza, Notan que, no sólo son cada vez más, sino que involucran una violencia creciente. Desmesurada. Desconocida en el pasado.

Personas que son asesinadas para robarles, aunque no se resistan al hecho delictivo en sí. Porque allí aparece otro fenómeno: el de la droga. Los malvivientes, bajo efectos de los estupefacientes, se desinhiben. Por eso gatillan sin dudar.

Es lo que ocurre en estas horas en Mendoza. El delito crece de la mano de la droga y, por carácter transitivo, la violencia también se multiplica.

Por eso la preocupación de estos amigos, y los no tan amigos que se sumaron luego. Creen que el gobierno local poco y nada está haciendo al respecto. Aún cuando se publica a diario el esclarecimiento de muchos de ellos.

Las reuniones se vienen dando desde hace al menos seis meses, según pudo precisar Diario Mendoza Today. Y es a los efectos de hacer algo concreto para acabar con el delito en la provincia. Al menos en el Gran Mendoza.

Por eso, han comenzado a trazar un plan, organizarse para poner manos a la obra. La idea que anida en sus cabezas es la de salir a combatir la inseguridad con sus propias manos. Y sus armas.

No es nada nuevo ni novedoso: en el pasado, un conocido legislador provincial y referente del espacio Compromiso Federal ideó el mismo plan, que jamás llegó a concretarse.

Eran tiempos en los cuales gobernaba el peronismo en Mendoza, más puntualmente Francisco “Paco” Pérez. El hombre avanzó en su plan y, cuando estaba a punto de concretarlo, se filtró a los medios. Por eso desistió.

Quien escribe estas líneas fue quien estuvo a punto de publicarlo, en el portal MDZ, donde despuntaba en esos días. La presión fue tal —principalmente desde la política—, que la nota periodística nunca vio la luz finalmente.

Ahora, a 10 años de aquel intento, la trama vuelve a repetirse, aunque con otros actores. A diferencia de entonces, ahora no hay políticos involucrados. Pero la idea es la misma: hacer justicia por mano propia.

Como aquella película del año 1974 interpretada por el legendario Charles Bronson, “El vengador anónimo”. Refiere a la historia de un arquitecto que, cansado del crecimiento del delito, salía por las noches a acribillar delincuentes por las calles de Nueva York.

De más está decir que se trata de una actividad ilegal, penada fuertemente por la ley. Dicho sea de paso, el monopolio de la violencia lo tiene el Estado, según dicta la Constitución Nacional.

Los amigos no desconocen el dato, por eso se reúnen en secreto. Su plan avanza lento pero firme. Lo que desconocen es que cuentan con un infiltrado. Policía él. Uno de los últimos en sumarse a los encuentros.

Es quien ha filtrado la información a este diario. Y a otros medios. Y a la propia fuerza policial (Continuará).

Vengador anónimo

Artículos Relacionados