PortadaSociedad

“La abracé para que no le pegara más”: el novio de la mujer detenida por golpear a la hija cambió su declaración

La pareja de Brenda Ávila y padrastro de la víctima pidió ampliar su testimonio y complicó la situación de la acusada, que ya enfrentaba otra causa por el homicidio preterintencional de su exsuegra.

La situación de Brenda Nicol Ávila Barrera, la joven de 19 años que fue detenida después de que saliera a la luz un video que mostraba cómo le pegaba con un cinturón a su hija de cuatro años, se complicó en las últimas horas a raíz de la nueva declaración de su pareja.

Se trata de la segunda versión aportada por el joven, que en una primera oportunidad había asegurado que su novia sólo habá querido “asustar” a la nena y que “le amagó” con el cinto, pero sin pegarle.

Sin embargo, al viralizarse las imágenes del repudiable epsiodio, volvió a presentarse en la Fiscalía y pidió ampliar su declaración. Fue entonces cuando confirmó la paliza que se podía observar en la filmación.

“Entré a la casa, me puse a tomar agua en el comedor y escuché un grito desde la habitación de nosotros”, sostuvo el joven, que inició una relación con Ávila en octubre del año pasado. De acuerdo a su testimonio, al que tuvo acceso El Sol, en ese momento fue hasta el cuarto y trató de defender a la menor.

“Salí corriendo y vi que Brenda le estaba pegando con un cinto negro, yo inmediatamente me tiré arriba de ella (la nena) y la abracé para que Brenda no le pegara más”, afirmó.

Tras la intervención del novio, siempre en base a la versión brindada por el joven, Ávila empezó a gritarle y a decirle que no se metiera porque no era su hija pero él consiguió sacarla de la casa y calmarla.

En esa conversación que tuvieron los dos después del violento incidente, el joven le pidió que no volviera a pegarle a la nena y ella le respondió que lo hizo porque “estaba nerviosa”.

Finalmente, la segunda declaración del testigo, sumado a los resultados de los peritajes psicológicos y físicos, los cuales determinaron que la criatura tenía diferentes lesiones en su cuerpo, coincidentes con una situación de maltrato, derivaron en la imputación contra la detenida por los delitos de amenazas agravadas por el uso de arma (cinturón) y lesiones agravadas por el vínculo.

Como Ávila ya enfrentaba una causa por homicidio preterintencional, por la muerte de su exsuegra, Laura Natalia Giordano, el fiscal a cargo de la investigación, Tabaré Ezcurra, ordenó su traslado a prisión.