Economía

Sintomático: dos salarios mínimos no alcanzaron para cubrir los gastos de indigencia en abril

Los gastos de las canastas de pobreza e indigencia en la Ciudad de Buenos Aires tuvieron incrementos sustancialmente menores a los de los meses previos, aunque los niveles siguen siendo elevados en comparación con el de los salarios de la mayoría de la población y mucho más con la remuneración mínima.

De acuerdo con el informe difundido hoy por la Dirección General de Estadística y Censos porteña, una familia de cuatro integrantes necesitó el mes pasado ingresos de por lo menos $467.177,48 para no caer en la indigencia y $825.809,24 para no estar debajo de la línea de pobreza, en tanto requirió de $1.264.410,85 para ser considerada de clase media.

Los montos son superiores al Salario Mínimo, Vital y Móvil, que en ese mes fue fijado en $221.052, así como la jubilación mínima de $171.283,31, que se elevó a $241.283,31 con el bono complementario.

En consecuencia, hicieron falta un poco más de dos salarios mínimos para cubrir los gastos de indigencia, casi cuatro para hacer lo propio con la de la pobreza y casi 6 para alcanzar el nivel de clase media.

En abril, la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que mide el límite de la indigencia, tuvo un incremento mensual del 5,64%; la Canasta Básica Total (CBT), que marca el tope de la pobreza, aumentó 7,79%; y la Canasta Total (CT) que en distintas proporciones determina los valores del sector medio frágil, la clase media y los sectores acomodados, un 9,27%.

La brecha entre los tres porcentajes dejó en evidencia que el grueso de los incrementos de precios del mes se concentró en los servicios, que no forman parte de la CBA. A diferencia de meses anteriores, la relación dejó de ser inversa en la medición interanual: 290,15% para la indigencia, 295,94% para la pobreza y 294,78% para la clase media.

Debe aclararse que las mediciones no tienen en cuenta los gastos de alquiler de vivienda ni de expensas comunes, que incrementarían aún más los montos necesarios para cubrir las canastas. A diferencia del INDEC, que sólo mide la indigencia y la pobreza, la DGEyC de CABA reconoce seis estratos sociales, que en abril tuvieron estos rangos de ingresos requeridos:

Artículos Relacionados