PolíticaPortada

El mendocino Manzano avanza en energías renovables, inteligencia artificial y minería gracias a las reformas de Milei

Lo hará a través del desembarco de Edenor en esas materias.

El mendocino José Luis Manzano busca en estas horas abrirse paso para ganar todavía más protagonismo en el sector de la energía y la minería, donde ya pesa fuerte con sus acciones en la distribuidora eléctrica Edenor, la petrolera Phoenix Global Resources y sus negocios en el litio.

Es que, según publicó diario Clarín este viernes, la semana pasada Edenor comunicó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) que modificó el objeto social de su estatuto para incorporar muchísimas más áreas de acción. Los cambios le permitirán a futuro el desembarco de la empresa en múltiples áreas de negocios, que llegan hasta la inteligencia artificial.

El objetivo, según el mismo matutino, es “prepararse normativamente y empezar a desarrollar tareas previas a la reforma del sector energético y la desregulación que tiene entre sus manos el presidente Javier Milei, a cargo del secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, y el histórico Carlos Bastos, cerebro de las privatizaciones de la década del ’90”.

Hay que recordar que la reforma de Milei propone en el corto plazo eliminar a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) como intermediario administrativo y financiero del sistema energético, por lo que las generadoras y las distribuidoras podrán volver a hacer contratos de abastecimiento, como sucedió hasta el fin de la Convertibilidad, cuando no había subsidios y se pagaba el precio pleno de la energía.

Los cambios permitirían también una integración vertical, hoy bloqueada por la ley en un gris normativo. Es decir, que los accionistas de un servicio público regulado podrían estar presentes en otras partes de la cadena. Por ejemplo, en generación, transporte y distribución a la vez.

Entre los principales cambios del objeto social, Edenor podrá participar en las acciones de sociedades que tengan interés o participación en la generación de energía eléctrica renovable o convencional -térmica o hidroeléctrica-, en el transporte eléctrico, en el desarrollo de inteligencia artificial y obras de construcción para estos negocios, y también en los minerales críticos tales como níquel, cobalto, oro y plata y los que se consideren como tales en el futuro.

Como sea, fuentes de la empresa comentaron a Clarín: “Nosotros vamos a tener un rol más amplio, y queremos prepararnos para eso. Se va a poder contratar la demanda de energía con generadoras y con grandes usuarios, podríamos producir una parte de esa electricidad, comprar parques eólicos o solares existentes o construirlos y hacer las redes de alta tensión”.

“Incluso -agregaron- vamos a poder desarrollar servicios de telecomunicaciones para controlar nuestra red de media tensión, lo que permitirá un mejor monitoreo, que acortará tiempos de reposición de la energía en caso de cortes”.

La modificación del estatuto todavía debe ser aprobada por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), algo que se descarta que sucederá en breve.

Artículos Relacionados