Internacionales

Por qué en el ataque de Irán a Israel ambos ganaron

Esta escalada más reciente de la guerra que se ha extendido por todo el Medio Oriente desde el ataque de Hamas en Israel, comenzó hace dos semanas cuando Israel atacó el complejo de la embajada de Irán en Damasco.

El gabinete de guerra de Israel utilizó una frase -de eficacia comprobada- para describir sus próximos pasos contra Irán. Israel respondería “en la forma y en el momento que elijamos”, dijo.

Benny Gantz, el líder de la oposición que se unió al gabinete de guerra después de los ataques de Hamás del 7 de octubre, destacó la cohesión de Israel y sus aliados occidentales. “Israel contra Irán, el mundo contra Irán. Éste es el resultado. Es un logro estratégico que debemos aprovechar para la seguridad de Israel”.

Las palabras que utilizó Gantz no descartaron otro ataque contra un objetivo iraní, o un primer ataque israelí abierto dentro de Irán (Israel ha atacado repetidamente el programa nuclear de Irán, con ataques cibernéticos y el asesinato de funcionarios y científicos), publicó la BBC.

Pero todavía podría haber tiempo para la respuesta diplomática que el presidente Joe Biden está esperando con la reunión que ha convocado del G7, los países occidentales más ricos.

Esta escalada más reciente de la guerra que se ha extendido por todo el Medio Oriente desde el ataque de Hamas en Israel, comenzó hace dos semanas cuando Israel atacó el complejo de la embajada de Irán en Damasco.

El ataque aéreo del 1 de abril mató a un general de alto rango, a su número dos y a otros asistentes. La decisión de atacar no fue coordinada con los estadounidenses. Israel debe haber considerado que la oportunidad de matar a altos comandantes de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI) era un riesgo que valía la pena correr.

Públicamente, Israel ofrece un argumento poco convincente de que la presencia de altos oficiales militares en las instalaciones diplomáticas convertía al edificio en un objetivo legítimo. Más importante aún es el hecho de que Irán optó por interpretar el ataque aéreo como un ataque en su propio territorio.

Muy rápidamente quedó claro que Irán respondería. El mensaje de Irán no se transmitió furtivamente, sino con declaraciones inequívocas de su líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei. Israel, Estados Unidos y sus aliados recibieron muchas advertencias. Biden tuvo tiempo de regresar a la Casa Blanca después de un viaje de fin de semana a su estado natal de Delaware.

Irán optó por iniciar el ataque no con misiles balísticos supersónicos, sino con drones lentos, que se mantuvieron en las pantallas de radar durante dos horas mientras se acercaban a sus objetivos.

Fue un ataque más grande de lo que muchos analistas esperaban por parte del enemigo más acérrimo de Israel. Hay muchas razones para que muchos israelíes esperen una respuesta de su propio lado.

Por primera vez, Irán lanzó armas (alrededor de 300 drones, misiles de crucero y balísticos) desde su propio territorio hacia el de Israel. Casi todos ellos fueron detenidos por formidables defensas aéreas: con las considerables capacidades propias de Israel, reforzadas por Estados Unidos, Reino Unido y Jordania.

Sus aliados, especialmente Estados Unidos, le ayudaron enormemente durante la noche. El presidente Joe Biden reiteró su promesa de seguridad “férrea” para Israel, diciendo esencialmente “te respaldamos”.

A cambio, los estadounidenses quieren moderación por parte de Israel. El presidente Biden envió al primer ministro Benjamin Netanyahu un mensaje claro: el ataque de Irán fue frustrado, Israel logró una victoria, así que no intensifiquen más la situación respondiendo con ataques militares en suelo iraní.

Un alto diplomático occidental me dijo que ahora era vital trazar una línea para detener una mayor escalada. Trazar una línea parece ser también la esperanza de Irán. Teherán dijo que el ataque de Israel en Damasco fue respondido y solo intensificará las acciones si es atacado nuevamente.

Los iraníes parecen querer enfriar las dos semanas de crisis y amenazas que comenzaron con el ataque israelí en su recinto diplomático en Damasco. Quizás Irán esperaba causar más daño del que hizo. O quizás se mostró abierto acerca de sus planes para que Israel tenga menos motivos para devolver el golpe.

Irán quería restaurar la capacidad de disuasión que perdió cuando Israel atacó el complejo en Damasco. Eso puede ser más difícil después de que Israel y sus aliados detuvieron casi todos los proyectiles que se lanzaban en su dirección.

No fue un ataque a gran escala contra Israel. Irán ha estado aumentando sus fuerzas de cohetes y misiles durante años. Pudo haber disparado muchas más armas. Hezbolá en el Líbano se habría sumado a una ofensiva total, y no lo hizo. La milicia y movimiento político libanés es el aliado más poderoso de Irán, con un arsenal de cohetes y misiles.

El primer ministro Netanyahu quizás siente cierta satisfacción por la forma en que el ataque de Irán sacó a Gaza de los titulares. Le da un respiro de la catástrofe humanitaria y del fracaso de Israel en lograr sus objetivos bélicos de liberar a los rehenes y destruir a Hamás.

Hace unos días, la atención internacional se centró en la división entre Biden y Netanyahu por la hambruna creada por el bloqueo israelí de Gaza. Ahora hablan de unidad. Netanyahu también puede presentarse como un líder decidido y razonable, el protector de su pueblo a pesar de que sus muchos enemigos en Israel quieren que deje el cargo.

Dicen que sus políticas imprudentes e inseguras antes del 7 de octubre llevaron a Hamás a creer que Israel era vulnerable. Lo que no ha cambiado es que los estadounidenses quieren encontrar una manera de detener el avance hacia una guerra total en Medio Oriente. Se cruzaron líneas rojas: el ataque de Israel a un sitio diplomático y el ataque directo de Irán a Israel.

De inmediato, algunos miembros de derecha israelíes exigieron una respuesta. Esos pedidos no cesarán. El trabajo de los diplomáticos en el G7 será evitar que la región entre en un conflicto más amplio y perjudicial. El deslizamiento ha sido lento, pero también constante y en una dirección, hacia el desastre, en los seis meses transcurridos desde que Hamás atacó a Israel.

Si Israel sigue el consejo del presidente Biden de no devolver el golpe, Medio Oriente podría tomar un respiro. No es seguro que este sea el final de este peligroso episodio.

Artículos Relacionados