Nacionales

La maldición neoliberal: plutocracia y disolución del Estado de derecho

Por Claudio Bramanti, especial para Diario Mendoza Today.

La Argentina se debate entre extremos, el populismo y el neoliberalismo, con el ciclo actual de un presidente fanático y delirante que defiende a los ricos, encerrado en su burbuja ideologica.

No sabemos cuánto tiempo llevará este extremo liberal del péndulo, pero es evidente que el país no soporta más gobiernos facciosos y necesita establecer un equilibrio.

La Argentina está dejando atrás a la ex presidenta adicta al poder y al lujo, y al ex presidente Macri, quien fugó capitales por décadas a islas-paraisos fiscales, con el costo del vaciamiento de la Patria.

El último gobierno populista nos derivó a una ciénaga incontenible de emisión y gasto público.

Pero el actual presidente aplicó la fácil fórmula liberal ortodoxa de devaluación y ajuste que han aumentado considerablemente la pobreza en muy poco tiempo. El mismo reconoció varias veces con la cara dura que prendió la licuadora  de la inflación para reducir el gasto del Estado y los ingresos de la población.

Una salida posible no aparece con la.actual recesión, con el achicamiento de la producción, el consumo y la recaudación de.impuestos, que también generan déficit

Sin embargo, el presidente hizo el ridículo en el exterior al plantear a los ricos de la Tierra que no paguen sus impuestos, y aún más se puso en la defensa de los monopolios.

La parte del país que razona y saca conclusiones después de tantos fracasos sabe que la.solución no es la derogación del estado de derecho y de los avances de la.justicia.social en el pais.

Ya sabemos que la solución del problema inflacionario después de tantas experiencias negativas es el superávit comercial, con reservas de la exportaciones, y el superávit fiscal con austeridad en el gasto público.

Sobre todo, sabemos que necesitamos de una vez por todas el imperio de la ley y un liderazgo ético que del ejemplo a los jóvenes, como tuvimos en los 80 con la llegada de Raúl Alfonsín.