PortadaSociedad

Una mendocina que es conductora de auto, peatona y ciclista, y alerta sobre las ciclovías

Una carta de lectores que termina siendo una clase magistral.

Sres. Diario Mendoza Today:

Soy conductora de auto, peatona y ciclista, según la ocasión, así que puedo opinar con conocimiento fáctico de cada circunstancia.

Circulando en auto no he tenido problemas con los ciclistas, salvo alguna vez que se me cruzaron en zig – zag unos chicos medio suicidas.

Como peatona me ha pasado de olvidarme de mirar al cruzar una ciclovía (error mío) y que por poco me lleve puesta un ciclista o que el mismo haya tenido que frenar en seco, esto es muy habitual.

Yo ciclista: La gente en nuestra ciudad no está educada para incorporar la bicicleta como otro medio de transporte, creen que uno va paseando y no tiene nada que hacer, esto deduje por las lindezas que me han dicho. Se quejan de que no vamos por las ciclovías, les respondo:

1) No tengo una que pase por la puerta de mi casa, entonces tengo que circular por cualquier calle hasta llegar a una.

2) Algunas ciclovías se hicieron mal y son intransitables, prácticamente no se pueden usar sin peligro, entonces no queda otra que evitarlas.

3) El ciclista es una especie de ciudadano de cuarta, todos te putean: los micros, los autos y los peatones.

4) Las ciclovías a veces son intransitables también porque las usan señoras con carritos de compras, padres con cochecitos, personas en silla de ruedas, corredores y hasta peatones comunes.

Hay que hacer una campaña de concientización: las ciclovías son CICLOVÍAS, es peligroso para todos que se usen de cualquier manera. La de la calle San Martín por ejemplo es casi intransitable, la gente cruza por cualquier sitio y sin mirar. Se deberían reparar las ciclovías deterioradas y poner carteles que digan SOLO BICICLETAS. No alcanza con estampar el dibujo de una bici en el pavimento.

Creo muy necesario educar a través de los medios, cartelería en las calles, etc, acerca de la bicicleta como medio de movilidad: no contamina, se ahorra combustible y es saludable.

Además está el tema de la inseguridad, se las roban como si nada. Yo tengo que andar con una cadena pesadísima para poder dejarla en algún lado. En mi barrio hay una bicicletería grande que vende usadas y todos saben que son robadas, entonces se tendría que poner las pilas la seguridad y allanar esos aguantaderos, como hacen con los negocios de autopartes. Tener una bicicleta de calidad es hoy casi imposible para la clase media y baja, entonces compran robado.

En fin, espero haber contribuido con el tema en cuestión. Respeto y seguridad para los ciclistas. Muchas gracias. María Silvina Páez Schickendantz

Estimados lectores, ustedes también pueden enviar su misiva, que será publicada sin restricción alguna. Pueden hacerlo a info@mendozatoday.com.ar

Artículos Relacionados