Internacionales

China podría desatar una guerra comercial entre Estados Unidos y México

El déficit comercial bilateral se disparó desde la presidencia de Donald Trump.

Los datos comerciales publicados en febrero animaron a las autoridades mexicanas y estadounidenses. Según estos datos, México superó a China en 2023 y se convirtió en el primer exportador a Estados Unidos. El valor de los bienes vendidos no ha dejado de aumentar, y alcanzó casi 476.000 millones de dólares en el año; la cifra equivalente para los bienes chinos cayó bruscamente, de 536.000 millones de dólares en 2022 a 427.000 millones en 2023.

La última vez que México superó a China, en 2002, fue un parpadeo (y luego Canadá ocupó el primer puesto). En la actualidad, su ascenso hace presagiar un nuevo orden en el comercio mundial. Los datos de enero de 2024 muestran que la tendencia se mantiene firme. Los esfuerzos de Estados Unidos por desvincularse de China y acercar las cadenas de suministro se intensifican, empujando el comercio a través de otros países. Un acuerdo de libre comercio actualizado entre Estados Unidos, México y Canadá, conocido como USMCA, está en vigor desde 2020. Apoya las exportaciones mexicanas de piezas de automóviles, suministros médicos y productos agrícolas a Estados Unidos.

Pero el tercer lado de este triángulo comercial, entre México y China, está creando tensiones. Las empresas chinas no se quedaron de brazos cruzados mientras se creaban incentivos para que las empresas miraran más allá de sus costas. Han estado presionando en los mismos mercados en los que Estados Unidos pretende suplantar a China, incluido México. Esto significa que muchas exportaciones chinas simplemente están tomando “un camino un poco más largo para llegar al mismo lugar”, afirma Ana Gutiérrez, del IMCO, un centro de estudios de Ciudad de México.

China parece estar promoviendo esta estrategia. En diciembre, los dirigentes del país afirmaron que era prioritario exportar productos que se utilizan para fabricar productos acabados, en lugar de los propios productos acabados. México es una atractiva cabeza de playa hacia Estados Unidos porque la USMCA da acceso libre de aranceles a los bienes fabricados con suficiente contenido norteamericano.

Los datos aduaneros oficiales de México no muestran una afluencia sostenida de mercancías procedentes de China. Pero algunos funcionarios e industriales estadounidenses creen que las entradas chinas están siendo subestimadas, deliberadamente o no. La sospecha es que México hace la vista gorda a las importaciones de China y que éstas se reexportan a Estados Unidos.

El acero y el aluminio son las principales preocupaciones. En febrero, Katherine Tai, Representante Comercial de Estados Unidos (USTR), señaló una “falta de transparencia respecto a las importaciones de acero y aluminio de México procedentes de terceros países”. En diciembre, México impuso aranceles de hasta el 80% a algunas importaciones de acero procedentes de China, pero los funcionarios estadounidenses siguen frustrados. Una cosa es fijar los niveles arancelarios y otra hacerlos cumplir. “Lo que hemos visto es que la USMCA se ha convertido realmente en un acuerdo entre EE.UU., China y México, en el que China transporta muchos productos a través de México”, afirma Jeff Ferry, de Coalition for a Prosperous America, un grupo que representa a los fabricantes.

Los vehículos eléctricos son una preocupación inminente. El precio medio de un vehículo eléctrico en China es aproximadamente la mitad que en Estados Unidos, y China produce más de la mitad de la producción mundial. Sin aranceles elevados, las ventas de vehículos eléctricos chinos en Estados Unidos probablemente se dispararían, como ha ocurrido en otros países. La administración del Presidente Joe Biden está estudiando aumentar los aranceles sobre los vehículos por encima de su nivel actual del 25%.

La USMCA tiene normas contra las subvenciones y prácticas de mercado desleales, habituales entre las empresas chinas. Pero en muchos casos no se incumple ninguna ley o norma. México ofrece a los fabricantes de automóviles chinos una vía para sortear el muro arancelario porque las normas de origen de la USMCA contienen lo que un funcionario estadounidense denomina “lagunas” que permiten la integración de componentes chinos. Un importador puede ensamblar componentes chinos en México y etiquetar a México como país de origen, ocultando la participación china. “Es posible que se necesiten nuevas herramientas”, afirma el funcionario.

En México ya existe una gran industria de fabricación de automóviles, y el dinero chino está entrando a raudales, especialmente en los estados del norte, que son los mayores exportadores a Estados Unidos. En febrero, Byd, el fabricante de vehículos más exitoso de China, dijo que fabricaría 150.000 vehículos al año en México. Byd afirma que la producción servirá al mercado local, pero muchas empresas tienen la vista puesta en el mercado más grande y rico al norte de la frontera.

La inversión extranjera directa china en México alcanzó los 2.500 millones de dólares en 2022. Margaret Myers, del Diálogo Interamericano, un centro de estudios de Washington, señala el “notable crecimiento” de la fabricación sofisticada por parte de empresas chinas en México.

Sin China en la cadena

¿Qué podría hacer Estados Unidos al respecto? En el caso de las importaciones de acero y aluminio, podría copiar su enfoque con la UE y Japón, donde existen límites a los volúmenes que pueden importarse con aranceles más bajos. Los aranceles más altos entran en vigor cuando se alcanzan esos límites. Cuando la administración Trump levantó los aranceles sobre el acero y el aluminio a México en 2019, lo hizo con la condición de que México contuviera los aumentos de las exportaciones a Estados Unidos.

Los vehículos eléctricos son más complicados. A algunos les gustaría que las nuevas normas eliminaran por completo a China de las cadenas de suministro. “Si quieres ser un socio comercial de Estados Unidos, no vamos a permitir que tu país sea un punto de parada para los productos procedentes de China”, afirma Ferry. Esto implicaría normas de origen restrictivas y un régimen de aplicación más estricto. También plantearía cuestiones espinosas sobre cómo tratar la producción de las fábricas de propiedad china en México.

Robert Lighthizer, que fue el principal negociador comercial durante la presidencia de Donald Trump, ha dicho que un primer paso sería despojar a China de su estatus de nación más favorecida. Eso aumentaría automáticamente los aranceles sobre los productos chinos en general. Enrique Dussel, de la UNAM, una universidad de Ciudad de México, dice que esto desestabilizaría el sistema de comercio mundial. “Estados Unidos [estaría] diciendo ‘adopta mis reglas o estás contra mí’”.

Si eTrump gana en noviembre, es probable que adopte una postura más dura hacia México. Además del comercio chino, también está la cuestión de la migración. Pero lo más importante es que Trump detesta los desequilibrios comerciales. El déficit comercial de Estados Unidos con México ascendió a 152.000 millones de dólares en 2023, un 17% más que en 2022. En 2026 México y Estados Unidos, junto con Canadá, tienen que discutir si prorrogan la vigencia del USMCA otros 16 años, para que expire en 2052 en lugar de 2036. Trump firmó el USMCA, pero eso no es garantía de que no vaya a desecharlo, o a utilizar su prórroga como palanca para extraer concesiones de México. Ya ha hablado de un arancel del 10% a la importación de bienes de todos los países, lo que no es posible para México y Canadá bajo las reglas del USMCA.

México parece no estar preparado, afirma Dussel. Claudia Sheinbaum, que previsiblemente será elegida próxima presidenta de México en las elecciones del 2 de junio, está promoviendo el “nearshoring” para elevar el crecimiento económico de México al 5% del PIB anual. “México tiene un enorme cartel en el que se lee ‘Welcome China’”, afirma Dussel.

La cuestión a la que se enfrenta México es hasta qué punto está dispuesto a arriesgar su vital relación con Estados Unidos para que siga brillando ese cartel de bienvenida.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Artículos Relacionados