PolíticaPortada

Cornejo y los gobernadores radicales tomaron distancia de Martín Lousteau tras el rechazo al DNU

Los cuatro mandatarios provinciales y los jefes de bloque se delimitaron del presidente del partido y pidieron una UCR "más moderna".

Los gobernadores de la Unión Cívica Radical se diferenciaron del titular del espacio, Martín Lousteau, tras su rechazo al Decreto de Necesidad y Urgencia 70/2023, y pidieron un partido “más moderno”.

“Queremos un cambio en el país y trabajamos para construir un partido moderno, que acompañe las reformas estructurales que necesita hoy Argentina”, señalaron a través de un comunicado al tiempo que expresaron su apoyo al orden de las cuentas públicas y el equilibrio fiscal.

El documento lo firmaron Alfredo Cornejo (Mendoza), Carlos Sadir (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes) y Leandro Zdero (Chaco) y los jefes de bloque radicales, Eduardo Vischi (Senado) y Rodrigo De Loredo (Diputados).

“La Argentina necesita de acuerdos y consensos que nos permitan sacar a nuestro país del  estancamiento y decadencia que nos sometió el kirchnerismo durante años. Respetamos el camino que eligieron los argentinos en las elecciones del año pasado con un claro mandato de cambio y vamos a contribuir con las herramientas justas y necesarias que el Gobierno necesita para avanzar en su plan de gestión”, enfatizaron.

Asimismo, respaldaron las discusiones y reformas del Gobierno de Javier Milei “para sacar a flote a nuestra sociedad, ahogada con la inflación, la presión impositiva y la pobreza a la que nos fue sometiendo el kirchnerismo con un modelo negacionista, discriminador y corrupto”.

A pesar del apoyo, alertaron: “Pero también abogamos para que estas reformas sean fruto del consenso y, por eso, el Ejecutivo Nacional no debe tentarse con prolongar la narrativa electoral. Somos muchos los que queremos cambios profundos en la Argentina”.

“Desde el lugar que ocupa cada uno, debemos contribuir con acciones conducentes a lograr los acuerdos que ayuden a sacar a nuestra sociedad de la profunda crisis que está atravesando”, subrayaron.

Los cuatro gobernadores plantearon también la necesidad de un cambio culturar que “promueva un Estado inteligente, eficaz y simplificado, que se enfoque en las principales tareas como seguridad, educación, salud, defensa y justicia”.

La postura de senadores radicales tras el rechazo al DNU 

Tras la sesión especial, senadores de la Unión Cívica Radical, pertenecientes al bloque de Juntos por el Cambio, argumentaron la mayoritaria decisión de rechazar el Decreto de Necesidad y Urgencia 70/2023 enviado por el presiente Javier Milei.

A pesar de haber acompañado el DNU, el titular del bloque en el Senado, Eduardo Vischi, dijo que algunos legisladores radicales no están a favor de muchos capítulos del DNU y coincidió con Blanco en avanzar en una votación fragmentada.

“Milei mandó muchos capítulos que, si lo hubiera mandado por separado, hubiera sido otra cosa para votar. Esta es una cuestión política”, enfatizó quien fue parte de los 25 que respaldaron el decreto.

Asimismo, pidió “encontrar el punto medio” mientras el DNU está vigente, y cuestionó el enojo del Poder Ejecutivo con la UCR. “Se nos mide con otra vara. No nos perdonan nada. Al Peronismo sí, incluso con corrupciones. Un populismo de izquierda puede ser la salida, el de derecha tampoco. Hay que poner un punto medio“, se despachó.

Vischi se jactó de haber sido parte del triunfo que consolidó al fundador de La Libertad Avanza como Presidente: “Milei no le ganó a Massa. Sacó el 30%. Lo que ganó fue el cambio, con un 70%. No necesariamente todos estuvieran de acuerdo con él”. 

“Todas las bravuconadas tienen corto plazo. Es momento de empezar a debatir. Nosotros podemos no tener la razón, igual que ellos”, afirmó.

También reveló detalles del debate interno del radicalismo que tuvo a 10 senadores a favor, 2 en contra, 1 abstención producto de una discusión interna en el bloque en la que se planteó “no analizar la inconstitucionalidad del DNU”, y proponer en primera instancia las modificaciones “en lugar de darlo de baja definitivamente”.

Por su parte, el fueguino Pablo Blanco calificó el DNU de “inconstitucional” y solicitó que el Gobierno enviara vía proyecto de ley las reformas contempladas.

Luego de aportar su voto a los 42 que rechazaron el decreto, argumentó: El DNU no reunía los requisitos necesarios para ser aprobado. Es inconstitucional porque no están dadas las condiciones que establece la Constitución Nacional”.

“Le pediría al Poder Ejecutivo que lo manden el proyecto como ley o nosotros lo vamos a tratar por nuestra cuenta”, reclamó en una entrevista que brindó para el programa Arizona emitido por Rock & Pop.

Para Blanco, si los cambios hubiesen sido presentados para ser discutidos y votados por el congreso “hubieran sido aprobados”. “Desde la UCR presentamos un proyecto espejo, que planteaba ir ley por ley, pero no hubo voluntad. Se le pidió al Ejecutivo, pero no hubo voluntad”, concluyó el legislador.

Artículos Relacionados