Internacionales

Es hora de que TikTok corte sus lazos con China

Para seguir en las pantallas occidentales, la aplicación de vídeo necesita nuevos propietarios. Por The Economist.

Los adictivos vídeos de TikTok mantienen despiertos a sus usuarios hasta altas horas de la noche. Pero los vínculos de la aplicación con China también quitan el sueño a los políticos. El 13 de marzo, la Cámara de Representantes de Estados Unidos votará un proyecto de ley que obligaría a ByteDance, propietario chino de TikTok, a vender la aplicación a un propietario de otra nacionalidad, o de lo contrario se enfrentaría a una prohibición en Estados Unidos, su mayor mercado. Otros países, desde Gran Bretaña Francia hasta Australia, han empezado a introducir sus propias restricciones. La aplicación más descargada del mundo, según algunas mediciones, podría empezar pronto a desaparecer de las pantallas. Para seguir en ellas, TikTok debe cortar sus lazos con China.

Algunos temores sobre TikTok son exagerados. Es cierto que la empresa recopila muchos datos sobre sus usuarios. Pero no hay pruebas de que obtenga más de lo que afirma (ni de que lo haga más que sus rivales, como Facebook). Si los espías chinos quieren averiguar cosas sobre los estadounidenses, las laxas leyes de protección de datos del país les permiten comprar esa información a terceros. Prohibir las aplicaciones chinas que recopilan datos personales significaría prohibir muchas más, aislando a los consumidores occidentales de algunos de los servicios digitales más dinámicos del mundo.

TikTok también ha inyectado un bienvenido chute de competencia en un mercado de redes sociales por lo demás concentrado. Seis de las diez aplicaciones más descargadas del mundo el año pasado eran de Meta, propietaria de Facebook. TikTok, que se impuso a todas ellas, ha traído una ola de innovación y disrupción. Los consumidores salen ganando.

Sin embargo, hay una razón por la que los gobiernos tienen razón en preocuparse y por la que las nuevas medidas de Estados Unidos están justificadas. TikTok ha pasado de ser una aplicación de vídeos musicales con sincronización labial a una amplia plataforma mediática con más de 150 millones de usuarios solo en Estados Unidos. Un tercio de los adultos estadounidenses menores de 30 años consideran TikTok una fuente no sólo de entretenimiento, sino también de noticiasPor tanto, es realmente preocupante que TikTok tenga vínculos con China, cuyo gobierno ve los medios de comunicación como una herramienta de propaganda y que está en profundo conflicto ideológico con Occidente.

La mayoría de los países ya tienen leyes que restringen la propiedad extranjera de medios de comunicación antiguos, como la televisión y la prensa (que se lo pregunten a Rupert Murdoch, que se convirtió en orgulloso ciudadano estadounidense poco antes de hacerse con Fox News). Una oferta de la familia gobernante de Abu Dhabi por el diario The Telegraph es objeto de un minucioso escrutinio en Gran Bretaña. A una empresa china no se le permitiría comprar CNN. Sin embargo, TikTok está adquiriendo cada vez más influencia.

Es hora de que los gobiernos apliquen a los nuevos medios la misma lógica que aplican a los antiguos. En todo caso, las nuevas plataformas requieren una mayor vigilancia, ya que su producción es muy opaca. La línea editorial de un periódico puede verse en blanco y negro; en cambio, cada usuario de TikTok recibe una información diferente, y la empresa no proporciona herramientas adecuadas para que los investigadores examinen su producción en conjunto. Incluso si los estudios sugieren sesgo -algunos alegan un sesgo en la cobertura de Gaza de TikTok, por ejemplo- es imposible para los forasteros saber si el algoritmo de TikTok responde a las preferencias de los usuarios o a alguien en Beijing que pone el pulgar en la balanza.

TikTok admite que en su día bloqueó vídeos sobre temas como la masacre de la plaza de Tiananmen, pero insiste en que ahora las cosas son diferentes. Ha realizado grandes y costosos esfuerzos para separar los datos de los usuarios estadounidenses de los de los demás y ha abierto su código a la inspección. Pero también se ha debilitado a sí misma. Sostiene que vender sus operaciones estadounidenses sería poco práctico, ya que están estrechamente vinculadas al resto de la empresa, lo que pone en duda sus afirmaciones de estricta separación de Beijing. Ha intentado unir a los usuarios a su causa, enviando a algunos un mensaje para que se pongan en contacto con su miembro del Congreso. Esto no ha hecho más que acentuar su potencial como fuerza política; se dice que algunos representantes indecisos se han puesto en contra de TikTok después de que sus centralitas se vieran atascadas por las llamadas. El goteo de escándalos, como la confesión de ByteDance de que sus empleados espiaron los hábitos de los periodistas estadounidenses en TikTok, no ha ayudado.

Lo mejor es que TikTok sobreviva. Es una fuente de competencia e innovación, además de diversión. El proyecto de ley presentado al Congreso permite a ByteDance vender, en lugar de simplemente cerrar. Si no está dispuesta a hacerlo -o, lo que es más probable, si China no se lo permite– ByteDance podría sacar a bolsa TikTok como empresa pública en Estados Unidos o en un tercer país. Los estadounidenses y otros países están mejor con TikTok en sus pantallas. Pero ya es hora de que se apliquen a los nuevos medios las mismas normas que a los antiguos. Eso requiere separar una plataforma tan grande e influyente como TikTok de la influencia de un país tan manipulador e ideológico como China.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Artículos Relacionados