Internacionales

Víctimas le pidieron al papa Francisco una investigación sobre abusos de un destacado jesuita

El acusado, un sacerdote esloveno, había sido expulsado de la orden el año pasado

Ex monjas que afirmaron haber sido víctimas de abusos sexuales, psicológicos o espirituales por parte de un famoso sacerdote instaron el miércoles al Papa Francisco a permitir una investigación independiente del caso, afirmando que la Iglesia Católica había levantado un muro que bloqueaba la verdad.

El padre Marko Ivan Rupnik, un artista religioso cuyos mosaicos adornan unas 200 iglesias y capillas de todo el mundo, incluidas algunas en el Vaticano, fue expulsado de la orden jesuita el año pasado y se cree que se encuentra en algún lugar de su Eslovenia natal.

Una veintena de personas, en su mayoría ex monjas, lo acusaron de diversos tipos de abusos, bien cuando era director espiritual de una comunidad de monjas en Eslovenia hace unos 30 años, bien después de que se trasladó a Roma para seguir su carrera como artista.

Rupnik no hizo comentarios sobre las acusaciones, que la orden jesuita dijo el año pasado que son muy creíbles. Tanto la congregación, a la que pertenece el Papa, como el Vaticano iniciaron investigaciones internas.

La ex monja Gloria Branciani dijo públicamente por primera vez el miércoles que Rupnik la había obligado a tener relaciones sexuales de tres con otra monja en Eslovenia y lo había justificado como una devoción a la Santísima Trinidad. Más tarde, en Roma, la obligó a visitar con él salas de cine pornográfico.

Ella y otra presunta víctima de Rupnik, la ex monja Mirjam Kovac, instaron al Papa a encargar lo que la defensora de las víctimas Anne Barrett Doyle denominó “una investigación independiente de la gestión jerárquica de las acusaciones contra Rupnik y a publicar los resultados”.

Barrett Doyle, codirectora de BishopAccountability.org, un centro de documentación sobre abusos en la Iglesia católica con sede en Estados Unidos, afirmó que la pesquisa debe “incluir a
todos los superiores que hayan podido hacer la vista gorda desde principios de la década de 1990 hasta ahora y, lo que es más importante, debe abordar las inquietantes cuestiones que se ciernen sobre el papel del propio Francisco en este caso”.

RETIRO DE EXCOMUNIÓN
Bajo la presión de los medios de comunicación, los jesuitas revelaron el año pasado que en 2020 el departamento doctrinal del Vaticano había excomulgado a Rupnik por “absolución de un cómplice”, refiriéndose a cuando un sacerdote tiene relaciones sexuales con alguien y luego absuelve a la persona en confesión.

La excomunión se levantó al cabo de pocas semanas, un periodo inusualmente breve, alegando que Rupnik se había arrepentido. Barrett Doyle dijo que una investigación independiente debería indagar si el papa tuvo alguna influencia en la decisión.

El año pasado, Francisco ordenó al departamento doctrinal del Vaticano que reabriera el caso Rupnik. El portavoz del Vaticano, Matteo Bruni, dijo el miércoles que el departamento había concluido la recopilación de información y estaba decidiendo cómo proceder.

Artículos Relacionados