Internacionales

EEUU frustró una resolución de la ONU para pedir alto al fuego en Gaza

Es la segunda vez desde que comenzó la guerra de Gaza en que Estados Unidos veta una resolución en este mismo sentido, alineándose así con Israel, que argumenta que ese alto el fuego serviría a Hamás para rearmarse y mantener cautivos a los 138 rehenes israelíes.

Estados Unidos volvió a frustrar con su voto negativo una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para pedir un alto el fuego inmediato en Gaza. Emiratos Árabes Unidos había presentado la propuesta y en solo 24 horas fue apadrinada por 97 países miembros.

Es la segunda vez desde que comenzó la guerra de Gaza en que Estados Unidos veta una resolución en este mismo sentido, alineándose así con Israel, que argumenta que ese alto el fuego serviría a Hamás para rearmarse y mantener cautivos a los 138 rehenes israelíes.

En concreto, 13 países han votado a favor del texto presentado por Emiratos Árabes Unidos, mientras que uno ha votado en contra, Estados Unidos, que tiene derecho de veto por ser miembro permanente del Consejo. Por su parte, Reino Unido se ha abstenido.

Poco antes, durante el encuentro en Nueva York, el embajador adjunto de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Robert Wood, declaró su rechazo a la medida porque supondría un obstáculo a sus particulares esfuerzos diplomáticos. “Un alto el fuego terminaría con la guerra hoy, pero el conflicto continuaría para siempre“, indicó Wood en la sesión extraordinaria con motivo de la invocación del artículo 99 por parte del secretario general de la ONU, António Guterres.

En este sentido, y como hizo en otras reuniones del Consejo de Seguridad sobre la guerra de Gaza, la representación estadounidense lamentó el “fracaso del Consejo a la hora de condenar los ataques” de Hamás y subrayó “la desconexión fundamental en las conversaciones en esta cámara y la realidad“.

Wood indicó, repitiendo las tesis israelíes, que “si Israel dejara las armas hoy, como algunos Estados miembros piden, Hamás seguiría reteniendo a sus rehenes, mujeres y niños, viejos y jóvenes, muchos de ellos sujetos a trato inhumano y cruel“.

Poco antes de que Wood hablara, ya el embajador israelí, Gilad Erdan, se opuso radicalmente a una tregua y dijo que “el verdadero camino a la paz es apoyar la misión de Israel y no llamar en absoluto al alto el fuego”.

El embajador, que se ha distinguido en las últimas semanas por sus agresivos discursos contra distintas instancias de la ONU, afirmó que “un alto el fuego significa cimentar el control que Hamás tiene en Gaza; más aún, llamar al alto el fuego manda un mensaje claro de que se perdonan sus atrocidades deliberadas y que la opresión de los gazatíes por Hamás tiene luz verde de la comunidad internacional“.

El discurso de Erdan insistió en culpar a Hamás de todo lo que sucede en Gaza y este viernes aseguró que sus militantes acapararon la escasa ayuda humanitaria que entra en la Franja y que han llegado a disparar contra los civiles gazatíes que tratan de acceder a esa ayuda.

Llegó a asegurar, contra lo que afirman todas las agencias humanitarias, que “de hecho, Israel acepta toda ayuda humanitaria a Gaza, de cualquier país que desee prestarla“, pero que esa asistencia no llega a sus verdaderos destinatarios.

Artículos Relacionados