Nacionales

Las comunidades aborígenes de Formosa denunciaron discriminación y persecución

Responsabilizan al principalmente al gobernador Gildo Insfrán, pero también cuestionan al intendente Atilio Basualdo y al Gobierno Nacional.

Hace menos de un mes, el gobernador de la provincia de Formosa, Gildo Insfrán, trató de “elemento contaminante” a Adriano López, un integrante de la comunidad Wichi, instando a los demás miembros a ejercer violencia sobre él.

En Muñíz ustedes tienen un elemento que es contaminante que está ahí adentro. Tienen que sacarlo y lograr la unidad de ustedes. No puede ser que una persona que no es del lugar esté causando permanentemente problemas a mucha gente y cobran todos ustedes (integrantes de la comunidad. Eso queda en manos de ustedes resolver”, dijo entonces Insfrán.

El trasfondo no es otro más que los reclamos de diversa índole que López viene realizando tanto al gobierno provincial, como al municipal a cargo de Atilio Basualdo. “Siempre estoy luchando, reclamo que las autoridades nos escuchen”, dijo entonces a Diario Mendoza Today. “Siempre nos mienten”, añadió.

Pero el tema no quedó ahí y Adriano López terminó recibiendo apoyo de otras comunidades como Pigala, Nivade y Qom, quienes junto con los Wichi se reunieron el viernes, el sábado y el domingo con el fin de expresar su descontento con los gobiernos provincial y local.

En la asamblea en la que participaron las tres comunidades expresaron su solidaridad con López, pero también trataron ciertos temas relacionados a cuestiones de importancia tales como la Ley integral del aborigen en Formosa.

Asimismo, aparece el descontentó con el RECAF, un Registro de Comunidades Aborígenes cuya creación no fue consultada con aquellos a quienes les incumbe (por lo que piden su derogación); como así también notas enviadas a los senadores Francisco Paoltrini y José Mayans, y también al presidente electo Javier Milei.

Tal como podrá verse en los videos al pie de esta nota, otra de las cosas que se trataron refiere a la discriminación que estas comunidades sufren, no solo política sino, según aseguran, institucionalmente.

Somos discriminados por parte de la policía, por parte del hospital, por arte de los políticos. Por parte del Gobierno nacional, provincial y local. Estamos perseguidos. Aquel persona que crea que el Gobierno y el intendente (Basualdo) lo quiere como un hermano, como un compañero, se equivoca”, se lo escucha decir a Camilo Luna, integrante de la asociación de la comunidad civil.

Lo dicho por Luna no es aislado, vale recordar que en los últimos días, Gildo Insfrán cuestionó –más bien retó- a una artesana de la comunidad Pilaga por vender sus productos a Estados Unidos a través de internet.

Artículos Relacionados