Emprendedores

Se fue de Mendoza a EEUU y factura US$4 millones por año con una empresa a la que le puso un nombre particular

Martín Muñoz llegó a Detroit en 2000 y se afianzó con una compañía que se dedica a brindar servicios de plomería. El argentino contó las insólitas situaciones que se dieron con clientes que malinterpretaban los servicios. “Nos esperaban desnudos”, contó.

Martín Muñoz, nacido en Buenos Aires y criado en Mendoza, recuerda que corría el año 2000 cuando sintió que la crisis económica en la Argentina no se lo llevaría puesto.

Estudiaba en la Universidad de San Francisco en Mendoza y su familia tenía dos comercios en departamento de Godoy Cruz: un lavadero y un taller mecánico. Sin embargo, el dinero no alcanzaba y los problemas se acumulaban.

Decidí venirme a Estados Unidos, a probar suerte solo. Y por esas casualidades llegué a la ciudad de Detroit. Con mi hermano Gastón, que vino después, nos hicimos socios y fundamos Munoz Realty, la cual se dedicaba a la compra, venta y administración de inmuebles”, expresó Martín a TN.

Una pelea con un empleado uruguayo, que deseó la ruina absoluta, lo llevó a pensar en la idea de otra empresa que le brindara un servicio extra a sus inversores: “Antes de despedirlo le dije que iba a abrir una compañía de destapes muy exitosa, y que la iba a llamar Mr. Poronga”, recordó.

La empresa lleva más de 15 años en el mercado de Detroit y es administrada únicamente por Martín, aunque confiesa que la compañía “se maneja sola”.

“Tenemos un chico que atiende el teléfono y unos 20 plomeros que trabajan full time, haciendo todo tipo de trabajos de plomeria y emergencias”, especificó.

Respecto al nombre, Martín reveló que los latinos que entienden el término se lo toman con mucha gracia. Y que los estadounidenses, que googlean para entender el significado, lo reciben con mucho humor.

“Al final del día lo que todos quieren es que un plomero llegue de inmediato, y es en lo Mr Poronga realmente se especializa. La empresa brinda todo tipo de servicios de plomería, desde una simple pérdida de agua hasta el reemplazo de la línea de drenaje”, detalló Martín.

El argentino reveló que ponerle Mr. Poronga a su compañía también generó una serie de situaciones inusuales y divertidas al mismo tiempo.

“Mujeres que han llamado a la madrugada para que Mr. Poronga vaya a sus casas. Incluso algunos empleados nos han contado que llegaron a muchos domicilios y no había ningún problema de drenaje. Pero los atendían mujeres que estaban desnudas. Se confunden y se presenta un malentendido”, indicó.

Según Martín, su empresa es la más grande en cuanto a plomería en todo el estado de Michigan, dado que el mayor cliente es Munoz Realty, el cual administra más de cinco mil propiedades.

“Lo mejor de vivir en Estados Unidos es la seguiridad jurídica. Acá se puede planificar una vida, las reglas son claras, no tenemos una inflación que te quita el sueño, no hay inseguridad. Se trabaja mucho, pero se vive muy bien”, destacó.

Y continuó: “Lo peor, quizá, es que la vida social no es la misma que teníamos en Argentina. Pero debo ser sincero y admitir que en Detroit encontré mi lugar en el mundo”.

Cuánto factura por año y qué extraña de la Argentina

El año pasado hicimos un poco más de US$4.000.000. Como dije anteriormente, nuestro mayor cliente es Munoz Realty, pero también tomamos contratos muy grandes con la ciudad, sobre todo para remplazar líneas de drenaje y de agua. La compañía ha crecido exponencialmente y creemos que continuará por ese camino”, indicó.

“Siempre me preguntan cómo es vivir y trabajar en Estados Unidos, y yo respondo lo mismo: un ritmo infernal en el que nada se detiene. Considero también que no es para todos y, aunque suene una frase hecha, es un país que brinda muchas oportunidades”, precisó.

De Argentina se extraña todo. Mi socio, Gastón, va muy seguido porque da conferencias a inversores argentinos y les enseña cómo hacerlo en Estados Unidos, principalmente en Detroit”, manifestó.

Martín completó: “Vemos que tenemos un hermoso país, con mucho talento, y nos duele no poder ser una potencia. Me hubiese encantado tener allá las oportunidades que tuve acá. Ojalá algún día cambie y podamos disfrutar del país que nos merecemos”.

Artículos Relacionados