Economía

ūü§Ć Qu√© se espera del gobierno que comienza para enfrentar los desaf√≠os que deja el actual

Estabilizar la economía será una de las claves, pero existen otras variables centrales que la nueva administración deberá atender con celeridad.

El primer desaf√≠o del nuevo Gobierno¬†ser√° alcanzar una r√°pida estabilizaci√≥n de la econom√≠a,¬†en un pa√≠s que cerrar√° el a√Īo con una inflaci√≥n superior al 140%, una variedad de tipos de cambio que no conocen precio de equilibrio, la deuda billonaria en pesos de las Leliqs -superior a los $20 billones- y los vencimientos con el FMI, con un acuerdo de por medio que supone condicionamientos para la pol√≠tica econ√≥mica.

En ese marco, el dato m√°s notable es que Milei no revel√≥ a√ļn qui√©n ser√° su ministro de Econom√≠a.¬†Se espera que despu√©s del balotaje el presidente electo d√© a conocer el nombre de la persona que ocupar√° el cargo m√°s dif√≠cil del Gobierno, al que en los pasillos suelen referirse como “la silla el√©ctrica”.

En ambos espacios, deslizan que el anuncio del futuro ministro de Economía podría ser el mismo domingo por la noche o, a más tardar, el lunes. Ese día será feriado y le dará al presidente electo una mínima ventana de tiempo antes de que los mercados reaccionen el martes al resultado del balotaje y al perfil de la política económica que intentará ser leído a través del nombre del nuevo ministro.

Tanto del lado de Massa como del lado de Milei la palabra “ajuste” es recurrente, a pesar de los eufemismos a los que apelan para no caer antip√°ticos ante el electorado.

Por esa raz√≥n, uno de los temas m√°s discutidos entre ambos candidatos durante la campa√Īa fue el de los subsidios a las tarifas y, principalmente, en el √°rea del transporte, la m√°s sensible.

Los dos candidatos enfocaron la necesidad de un ajuste de distinta manera:¬†Milei se destac√≥ por poner el acento en el gasto de “la pol√≠tica” con el Poder Ejecutivo y el Legislativo en el eje de su discurso, mientras que Massa apunt√≥ a los beneficios impositivos de los que hoy gozan algunos sectores empresariales y tambi√©n una parte del Estado, puntualmente el Poder Judicial.

En cualquier caso, la necesidad de recortar gastos y elevar los ingresos por vía de la exportación -algo en lo que hizo más hincapié el candidato de Unión por la Patria- es un desafío que ambos espacios políticos tienen asumido como la tarea más compleja por delante. Pero esto también estará atado al escenario político que enfrentará el próximo gobierno.

Cómo será el Congreso que le espera al ganador del balotaje

Todos los cargos que se defin√≠an este a√Īo ya fueron confirmados en las sucesivas elecciones provinciales y las generales de octubre. Es decir que,¬†tanto Milei como Massa, ya saben cu√°l es el elenco de los gobernadores con el que deber√°n tratar a partir de diciembre y qu√© le espera a la gesti√≥n de uno u otro en el Congreso, el escenario clave.¬†El nuevo presidente se encontrar√° con un Congreso muy fragmentado pol√≠ticamente.

El escenario de la C√°mara de Diputados y del Senado es de una profunda fragmentaci√≥n pol√≠tica y, por si fuera poco, con una transformaci√≥n en curso. Y es que la alianza Juntos por el Cambio, que es la segunda minor√≠a en ambas c√°maras, sufri√≥ una fractura por la decisi√≥n de buena parte del PRO de acompa√Īar a Milei, la cual no fue compartida por la UCR ni por la Coalici√≥n C√≠vica.

Esto hace que la bancada de 93 diputados nacionales y de 24 senadores formada por las elecciones de octubre, est√© hoy a la espera del resultado del balotaje:¬†si el ganador fuera Massa, es posible que los n√ļmeros se mantengan m√°s o menos en ese orden pero, si fuera Milei, ambos bloques se modificar√≠an por el previsible acercamiento del PRO a La Libertad Avanza.

Los libertarios tendr√°n 38 diputados y 7 senadores propios.¬†Distintas fuentes parlamentarias coinciden en se√Īalar que, si Milei llega a la Casa Rosada, su fuerza parlamentaria se ampl√≠e con legisladores del PRO, aunque en la vereda de enfrente tendr√° a lo que quede de Juntos por el Cambio y tambi√©n al peronismo englobado hoy en Uni√≥n por la Patria.

Ese espacio tendr√° 105 diputados y 33 senadores, una fuerza significativa tanto para ser oficialismo como para ser oposici√≥n. Si Massa gana el balotaje, es posible que, al menos en el inicio de la gesti√≥n,¬†cuente con el apoyo de bloques provinciales que le facilitar√≠an alcanzar la mayor√≠a (37 votos) en el Senado, mientras que en Diputados la b√ļsqueda de acuerdos ser√° m√°s compleja.

El candidato de Uni√≥n por la Patria logr√≥ alinear a todo el peronismo para la campa√Īa, pero lo que le espera en el Congreso tambi√©n tiene algunos interrogantes porque dentro de los bloques de diputados y senadores hay una presencia significativa del kirchnerismo puro que podr√≠a acompa√Īarlo o bien pararse como un aliado con el que deber√≠a negociar.

En este contexto, el panorama del Congreso asoma algo más favorable para Massa que para Milei, pero ninguno de los dos tiene garantizados de antemano los acuerdos necesarios como para aprobar con facilidad las primeras leyes de la nueva gestión. Para esto, será determinante la posición que adopten los gobernadores, a quienes también alcanza la fragmentación política.

A partir de diciembre, de las 24 jurisdicciones del pa√≠s, 10 estar√°n gobernadas por el peronismo, otras 10 por Juntos por el Cambio (UCR y PRO) y 4 estar√°n en manos de partidos provinciales que suelen moverse con independencia, a pesar de que para esta campa√Īa electoral apoyen a Massa.

Todos ellos tendrán diputados y senadores en el Congreso que formarán parte de las negociaciones con el futuro gobierno, sea quien sea el presidente. Esto será determinante para la gobernabilidad de la próxima gestión y dependerá mucho de la relación que construya el nuevo presidente con cada mandatario provincial.

A todo esto, se le suma el rol que jueguen Cristina Kirchner, en el caso de que el ganador sea Massa, o Mauricio Macri, si el nuevo presidente fuera Milei. Ambos ex presidentes tuvieron un perfil muy distinto en la campa√Īa -el referente del PRO fue mucho m√°s activo y visible- pero, seg√ļn qui√©n gane el balotaje, tendr√°n una cuota mayor o menor de poder frente al nuevo gobierno.

Se trata de un escenario político nuevo y muy distinto a todo lo conocido hasta ahora. Por ello, tanto Massa como Milei deberán tener en cuenta este cambio en el mapa de las provincias y del Congreso para dar los primeros pasos de su gestión.

Artículos Relacionados