Internacionales

La Unesco lamenta la situación “letal para los periodistas” por el conflicto entre Hamas e Israel

Por Juan Gasparini, desde Ginebra.

La UNESCO, organismo multilateral para la educación, la ciencia y la cultura de Naciones Unidas, ha registrado el asesinato de 9 periodistas «en acto de servicio, durante el atentado terrorista de Hamas y la respuesta israelí», ocurridos «en Gaza como en la frontera israelí-libanesa», a «consecuencia de la creciente tensión con Hézbola», reza un comunicado de su directora, Audrey Azoulay, desde su sede en Paris.

La Unesco recuerda la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, obligatoria para todos los países del mundo, que «los periodistas, y profesionales de los medios de comunicación y personal relacionado, cubren casos de conflictos y deben ser tratados y protegidos como civiles». Dichas poblaciones civiles, y heridos o prisioneros, no pueden ser considerados como beligerantes, según estipulan las Convenciones del Derecho Internacional Humanitario, reconocidas por los 193 Estados de la ONU ante el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

«En tiempos de guerra, la labor de los periodistas es absolutamente vital. Permite que la población afectada acceda a información fiable y esencial que puede ser crucial para su seguridad. También contribuye a informar a la comunidad internacional sobre la realidad en el terreno», afirmó la responsable de la Unesco. Agregó que «los equipos e instalaciones de los medios de comunicación se consideran bienes civiles, no deben ser objeto de ataques ni represalias, a menos que sean considerados objetivos militares».

La Unesco reitera su objetivo histórico de «luchar contra la impunidad de los responsables de los atentados», en el nuevo contexto de guerra entre Israel y Hamas, y sus repercusiones regionales. »Es un balance dramático. Nunca antes, en un conflicto reciente, la profesión había tenido que pagar un precio tan alto en tan poco tiempo», deploró Azoulay. Hizo «un llamado a los actores regionales e internacionales para que tomen medidas inmediatas que aseguren el respeto  del derecho internacional humanitario. En ningún caso se debe atentar contra los periodistas. Es responsabilidad de todos los implicados garantizar que puedan seguir ejerciendo su profesión con seguridad e independencia».   

De momento, trascendió que perdió la vida Issam Abdallah, un camarógrafo de Reuters, hiriendo a 6 periodistas más. Dos otros reporteros de Reuters, Thaer Al-Sudani y Maher Nazeh «resultaron heridos en un bombardeo en la zona fronteriza entre Israel y el Líbano». Al-Jazeera TV, añadió que 2 de sus empleados fueron heridos, Elie Brakhya y Carmen Joukhadar. AFP consignó 2 heridos suplementarios, según la ONG «Campaña Emblema de Prensa (PEC), con sede en Suiza.

PEC agregó que «Seed al-Taweel, redactor jefe del sitio web Al-Khamsa News, y otros 2 periodistas «fueron asesinados cuando iban a filmar un edificio que Israel bombardearía en Gaza… La zona ha sido evacuada. Mujeres, hombres, ancianos, niños, han huido. Al-Taweel, Mohammed Subh y Hisham Alnwajha se encontraban a una distancia segura, a cientos de metros del objetivo declarado. Pero el ataque aéreo alcanzó otro edificio, cercano a ellos» y los mató, pese «llevaban chalecos antibalas y cascos que los identificaban como miembros de la prensa».

Al tiempo, PEC no olvidó de referirse a que la periodista de Sudan, Halima Idris Salim, fue abatida por el Ejército, en Omdurman, el pasado 10 de octubre, concluyó su director,  Blaise Lampen en su reciente informe. Concebida por periodistas de diferentes países en el 2004, cuyo objetivo es «reforzar la protección y la seguridad de los periodistas en zonas de conflicto», PEC impulsa la adopción de «una Convención Internacional para mejorar la protección y la seguridad en zonas de conflicto de los trabajadores de los medios de comunicación», un proyecto avalado por otras 60 ONG y asociaciones de periodistas en diferentes continentes.

Artículos Relacionados