Coti BraviDe autorPortada

🗣️ “Si el radicalismo no se sienta a hablar va a terminar ganando Massa”

En las PASO, cada partido, cada candidato se dedicó a dar un discurso para su propio votante, su propio nicho. Así que ahí, el porcentaje de los votos era para seleccionar a un candidato específicamente de Juntos por el Cambio y del kirchnerismo. ¿Qué pasa en el entremedio de toda esta cuestión? Massa, más allá del contexto que todo el mundo dice “¿cómo puede ser que sea tan contradictorio que sea el Ministro de Economía?”, viene haciendo carrera presidencial hace muchos años, que es algo que el resto de los candidatos no estuvo haciendo.

Pese a que se puede llegar a decir que Bullrich viene posicionándose hace bastante como una posible candidata, no lo ha sido de manera federal y tampoco ha tenido el perfil como para hacerlo, siempre ha tenido como un perfil de unión. El único que estuvo haciendo carrera y anticipándose a esta posición fue Massa hace muchos años.

Más allá de las PASO, llegamos a este momento que es octubre, y que Milei fue un fenómeno que fue potenciándose a lo largo de todo este tiempo, y de golpe, que es súper importante, y se valoró en las PASO, teniendo el voto de su nicho, que lo votaba a él porque tiene su propio núcleo, y también de votos de gente que no estaba conforme con las listas las internas del resto de los partidos, y dijo “no me interesa que estén peleando a Bullrich y Larreta, que hagan lo que quieran, total va a ganar a Bullrich, voy a ver qué pasa votando a Milei, total no va a llegar”.

¿Qué pasó? En la carrera presidencial había un candidato que estaba haciendo carrera hace mucho tiempo, que era Massa, y que eso se mostró mucho en el debate. Ese debate no cambió la historia, más allá de que le llegue a mucha gente, no cambió el voto un debate.

El punto de todo esto es que se vio que Massa ya venía preparándose como un candidato de la unión, lo estuvo haciendo todo estos años, estuvo forjando acuerdos con todo el mundo, y todo el mundo decía “Massa panqueque, Massa panqueque”, pero realmente esa fue la estrategia que a él le funcionó para lograr tener el voto de mucha gente, que no se consideraba ni kirchnerista, ni peronista.

También tenés otras cuestiones aparte, que es por ejemplo, la campaña que hizo en las provincias más importantes, como Buenos Aires, en el conurbano, Mendoza, Córdoba, Tucumán.

Hubo gente que no tenía la capacidad de decir, “ché, pero esta es la misma persona que nos está llevando a la miseria con la economía”, justamente porque tenía más pesada la imagen del Massa del diálogo, pero del diálogo real. Massa concentra esa perspectiva de un tipo que dialoga con todos los partidos políticos e incluye a mucha gente, tanto a la gente que es popular, como a la gente de clase media.

A mí me parece que en esta recta, Bullrich quedó súper atrás porque no estaba preparada para hacer esta carrera presidencial, ni siquiera tenía ministerios ni gente, ni una estructura armada para solucionar las cuestiones, y eso le jugó muy en contra a la campaña, se quedó muy afuera de todo.

Ella misma con su discurso denotaba que no tenía idea de dónde estaba, se notaba mucho la diferencia que había dentro de su espacio. Después vino el tema Melconián, y el pasado de ella de “joven idealista montonera”. Esas cosas hicieron que Bullrich quedara atrás de todo y el voto fuese en blanco o nulo de parte de la gente de Juntos, o bien confiaba más en Massa que en Milei.

Ahora, Milei va a pedir los votos a JxC y creo que no tiene que suceder esa interna de “ah bueno ahora Milei nos necesita a nosotros entonces, nosotros que éramos casta y ahora no lo somos, no te voy a dar el voto, voy a votar a Massa”. Mucha gente piensa así o al revés, no va a votar a nadie, por esta cuestión interna de pelearse entre ellos y no atacar al enemigo real que es el kirchnerismo.

Ahora va a haber un problema que no sé cómo van a hacer para solucionarlo, de dialogar entre las fuerzas que son anti kirchneristas, si eso no se soluciona, si el radicalismo no se sienta a hablar, que es todo lo contrario al liberalismo, va a terminar ganando Massa.

Creo sinceramente que hay que votar a Milei, no hay que quedarse en el chiquitaje de esta pelea interna que era de las PASO, de “yo quiero ser segunda fuerza”. No, ya está, solamente hay dos fuerzas, no tenés otra opción, es kirchnerismo o es libertad, no hay otra opción.

Hay que solucionar esto y la solución no está nunca en el kirchnerismo, está en las ideas del liberalismo, del libre comercio, de que un país pueda progresar, que los delincuentes no tengan más derecho que la gente honesta, que la gente que labura.

Artículos Relacionados