PortadaSociedad

La política, los Huarpes y el sintomático hipotiroidismo mendocino

Una analogía perfecta, para entender la decadencia provincial. Por Néstor Bethencourt, desde la redacción de Diario Mendoza Today.

Cuenta un prestigioso médico especialista en tiroides, uno de los mejores en su especialidad, que en antiguas épocas, los indios Huarpes, laboriosos e ingeniosos creadores de esta hermosa tierra que habitamos, eran atacados con furia y facilidad por otras tribus que, en su afán de seguir conquistando territorios, atacaban sin piedad, y que nuestros huarpes no podían defenderse producto de su diferencia notoria, no solo en sus lentos movimientos, sino por ser cognitivamente inferiores a sus oponentes, de hecho, muchos sufrían de bocio gracias al hipotiroidismo.

Dichos síntomas, estudiados a través de la historia por la ciencia, determinaron que, por zona geográfica, Mendoza es una tierra carente de Yodo y, a partir de ese descubrimiento, se empezó a aplicar en forma artificial este “faltante” en sales y otros ingredientes y alimentos.

Hoy nuestro pueblo sigue adormecido, “enlentecido”, sin resistir casi, los ataque no de otras tribus, pero sí de oportunistas crónicos que, la mayoría desde mucho tiempo, nos saca la sangre desde la política.

Estos terribles personajes, no solo no cumplen con su función como debieran, sino que están eternizados en el poder, y también heredan cargos públicos susdescendientes: esposas, amantes, hermanos, etc.

Desde Diario Mendoza Today, medio que apenas tiene poco más de dos años, venimos denunciando irregularidades de todo tipo que a nadie parecen importarles. De hecho, ningún fiscal abrió aún causa alguna “de oficio” (y hay material de sobra).

Ni hablar de que existen entes controladores que nada controlan, por ejemplo, la Oficina de Ética Pública, que fue creada en el 2018 con la finalidad de dar transparencia publicando las DDJJ de funcionarios, los cuales en algunos casos ni siquiera han revisado lo que estos declaran, ya que son contradictorios en sí mismos. Por ejemplo, el funcionario que dice ser adscripto en otra función que no resulta ser tal ya que realiza ambas tareas.

Parece que Gabriel Balsells Miró, titular del ente, quién tiene secretaría privada, 3 direcciones, 2 subdirecciones y algunos cargos más (son 14 en total) no lo ven, como tampoco es mucho lo que logran, ni hablar de los informes referentes a la ley 7.314, acuerdo 3.949, con declaraciones tales como sin movimientos, donde tendría que haber cifras concretas.

De más está decir que de transparencia hay poco o nada, solo es un organismo creado para mostrar el nombre y nombrar funcionarios caros con privilegios incluidos. Y así en la mayoría de los Órganos de control, y estado en General.

Se insiste en mostrar una provincia distinta, pero todos conocidos entre sí, silencian, niegan, son cómplices de lo que sigue estando mal; Y el oficialismo de turno calla, total la impunidad está a la orden del día y ni hablar de los negociados.

¿Todavía alguien puede creer que el gobernador es uno solo? Si el que empuja de atrás es otro ex gobernador que con el dedo todo quiere digitar. 

Miserables y oportunistas, y en esta entran todos cuando con sus sueldos que multiplican por 10 al empleado raso, encima les tenemos que permitir licitaciones por banquetes, elementos de desayuno, viandas, y compras extraordinarias para festejos etéreos solo para quedar bien ellos, mientras la miseria toca el timbre todos los días y cada vez a más gente.

No solo eso que también les pagamos los celulares, viáticos, anantes, trans y lo que sea.

Estos personajes, de todos los partidos, perdieron la calle, solo cuidan su ranchito, seguramente ayudados por su “levotiroxina”, u otras yerbas, que los hacen ser quienes nos atacan tal cual la referencia de la introducción.

Ahora vamos al ciudadano común, ese que la transpira a diario y no llega ni a principio de mes, tenemos el hermoso ejemplo huarpe, tenemos el ejemplo de su déficit de salud. ¿Lo sabemos? Entonces, ¿porque no luchamos por un lugar mejor para nuestros hijos?

Por desidia, comisión u omisión, es triste. Es hora de pedir, exigir, y luchar por lo que merecemos y terminar con esta farsa. Merecemos estar bien, se los aseguro.

Revisemos la tiroides, en serio y también metafóricamente. Vivimos en una tierra extraordinaria llena de ventajeros y oportunistas en los poderes, aunque hay algunas honrosas excepciones, que, por ser tal, también son ninguneados. De nosotros, la gente común depende.

Artículos Relacionados