Christian SanzPortada

馃槻 La sorprendente defecci贸n de Ricardo Montacuto: de Mendoza Post a trabajar con el grupo Vila-Manzano

El pase ser谩 anunciado durante el fin de semana. O quiz谩s antes, tras la revelaci贸n de Mendoza Today en esta nota.

Ricardo Montacuto es una caja de sorpresas. Un personaje que recal贸 en Mendoza a fines de los a帽os 90 al solo efecto de hacer el trabajo sucio que nadie se animaba a motorizar en diario Los Andes: despedir a varias veintenas de periodistas.

Luego tuvo una sinuosa carrera como mandam谩s de puntuales medios locales, respecto de lo cual puede decirse que tuvo gran 茅xito, ya que sus finanzas se incrementaron al paso de los a帽os. Jam谩s de manera honesta.

En 2014 tuvo una indecorosa salida de MDZ y algo similar acaba de ocurrir en las 煤ltimas horas, ya que decidi贸 abandonar el barco de Mendoza Post luego de despuntar como director period铆stico durante casi 9 a帽os.

Su trabajo all铆 fue eficaz: sus operaciones de prensa a favor del cornejismo le regalaron la dicha en forma de billetes, al igual que a sus socios. Pero el precio fue muy alto: termin贸 severamente desprestigiado como periodista.

Las redes sociales son el mejor term贸metro para medir reputaciones. Y la de Montacuto est谩 por el suelo directamente. No solo por aquellas operetas, sino porque adem谩s las hizo demasiado obvias.

Su partida deja hu茅rfano a Carlos Ponce, su socio en Mendoza Post, quien habr铆a decidido poner a cargo de ese medio a Santiago Montiveros, un gran periodista que persiste en moverse en arenas movedizas.

Entretanto, Montacuto recalar谩 en el grupo Am茅rica, del siempre pol茅mico Daniel Vila. Seg煤n fuentes del propio holding, seguir谩 ocupando un lugar destacado en Radio Nihuil. Y tambi茅n se dejar谩 ver en la pantalla de Canal 7 e incluso en la de Am茅rica 24. 驴Tendr谩 un cargo directivo? A煤n es un misterio, pero no deber铆a sorprender si ello ocurre.

El rumor ha impactado de manera negativa dentro del grupo Am茅rica, ya que Montacuto es un tipo resistido. Con muy mala reputaci贸n. De usual trato intolerante hacia los periodistas y con denuncias ante el INADI por discriminaci贸n.

A ello debe sumarse su completa falta de escr煤pulos, t贸pico que le facilita su trabajo a la hora de operar para tal o cual persona o agrupaci贸n pol铆tica.

Uno lo ha vivido en primera persona, porque trabaj贸 con el susodicho Montacuto. Y ha visto situaciones indecorosas de diversa 铆ndole. Surrealistas todas. Corrupci贸n period铆stica b谩sicamente.

Sorprende que no aparezca como su eventual reemplazo el nombre de Gabriel Conte, otrora director del Memo-lotudo y tambi茅n enriquecido gracias a las feroces operaciones de prensa disfrazadas de periodismo que impuls贸 a trav茅s de aquel medio.

Una simple an茅cdota ayudar谩 a conocer al personaje en cuesti贸n: hace unos meses, Gustavo Guti茅rrez le llev贸 informaci贸n explosiva sobre gastos del Ejecutivo mendocino para que sea publicada en Memo. Y Conte decidi贸 llevarle esos documentos al ministro de Gobierno V铆ctor Iba帽ez. Amanuense del poder.

Pero nada es gratis. Con el tiempo, Conte ha logrado lo que la mayor铆a de los cronistas no hemos conseguido: comprar su propia casa. Y encima en el Dalvian. Todo un emprendedor.

Volviendo a Montacuto, dentro de las filas de Mendoza Post consideran como una traici贸n su inesperada defecci贸n. A煤n no terminan de caer en la cuenta. Y seguramente habr谩 represalias. Ponce style.

Art铆culos Relacionados