Nicol√°s SanzPortada

ūüĎČ Argentina, un pa√≠s gobernado por el narcotr√°fico donde Mendoza no es la excepci√≥n

No se trata de uno o dos hechos aislados, sino de una metodología que parece haberse instalado en la provincia. Tranquilos, estamos a tiempo de revertirlo.

El narcotráfico es un delito que va inmiscuyéndose lentamente en la sociedad, quebrando muy calma pero persistentemente el estado de bienestar de los ciudadanos de bien, que va creando amigos cada vez más poderosos y en mayor cantidad hasta que un día te convierte un país en un narcoestado, donde no gobierna el poder de turno, sino la delincuencia.

Mares de sangre han corrido en Argentina en las √ļltimas dos d√©cadas y media en mano del tr√°fico de drogas, quebrando familias, asesinando inocentes, buscando predominar en este juego del comercio de la vida, porque en definitiva detr√°s de las drogas il√≠citas se haya eso: adicci√≥n, dolor y, finalmente, la mism√≠sima muerte.

Lo que hoy puede observarse en Rosario, y que parece haberse descontrolado en los √ļltimos d√≠as, no es m√°s que a√Īos de un Estado c√≥mplice, donde polic√≠as, pol√≠ticos, sindicalistas, empresarios y muchas personas que se encuentran en la toma de decisiones importantes, se han regodeado de las inmensas ventajas que tiene el mundillo del narcotr√°fico, no solo en las ganancias netamente estrictas, sino tambi√©n el poder, la impunidad; porque hay todo un sistema montado para que nos narcos m√°s importantes puedan moverse casi sin ser molestados.

No hace falta entrar en grandes detalles en los que ya ha incursionado Diario Mendoza Today, pero es tan así como se describe que el Ministro de Seguridad de la Nación, aquel que tiene el control de las fuerzas federales que se encargan de eliminar este tipo de delitos, tiene una vida llena de vínculos con el narco, y ahí está, ocupando la mesa central de las decisiones que se toman en torno a los delitos federales.

Pero eso es ver solo una parte de la película, porque claramente el delito no tiene ideología política y sabe acomodarse a los tiempos que van cursando. Porque los vendedores de grandes cantidades de droga se mueven por los pasillos de la democracia dándole frutos a quienes colaboren con ellos. La justicia ha demostrado en varias ocasiones ser bastante permisiva en ese sentido.

Hay, por supuesto, excepciones, honrosas claramente, pero es il√≥gico. ¬ŅDesde cu√°ndo la excepci√≥n es mantenerse dentro de los par√°metros de lo l√≠cito? ¬ŅDesde cu√°ndo es algo ‚Äúnormal‚ÄĚ vivir en t√©rminos de delincuencia? Porque las promesas se repiten una y otra vez, con distintos nombres, pero el narcotr√°fico sigue ah√≠, no solo indemne, sino acumulando poder e inmunidad. Nadie se mete de lleno con este tipo de cuestiones. ¬ŅAcaso porque financia a la pol√≠tica?

Como parte del pa√≠s, Mendoza no es la excepci√≥n. Walter Bento, titular del Juzgado Federal n¬ļ1 de la provincia, se ha visto favorecido al recaudar dinero ayudando a organizaciones de comerciantes de narc√≥ticos. Al igual que An√≠bal Fern√°ndez contin√ļa en su cargo, ello a pesar de estar siendo investigado por el Consejo de la Magistratura.

Llegado a este punto, el lector podr√° decir que no le sorprende nada de lo antedicho y ese, justamente ese, es el s√≠ntoma de un pa√≠s enfermo por la inseguridad, la violencia y el narcotr√°fico. Porque hay funcionarios que justifican a estos delincuentes porque ‚Äútienen que darle de comer a sus hijos‚ÄĚ, aplicando la ideolog√≠a abolicionista rancia que protege a quienes deber√≠a castigar‚Ķ y descuida a quienes deber√≠a apadrinar.

Es una cuesti√≥n delicada, claro est√°, porque en Argentina se detiene al que narcomenudea, pocas veces a alg√ļn importante narcotraficante, que de todas maneras tendr√° los recursos necesarios para arreglar ‚Äúbajo mesa‚ÄĚ la condena que deba dictarle la justicia. En parte tambi√©n porque si cae el jefe de un importante cartel, con √©l podr√≠an caer unos cuantos poderosos inescrupulosos que se beneficiaron por hacer la vista gorda y, a veces, hasta por colaborar.

El cuerpo de Nahuel Ampuero habla y cuenta lo cruel y eficaz que puede ser una banda criminal para cometer graves hechos que en la mente de una persona sana ni siquiera pudiese ser imaginado. Porque el crimen del joven de 25 a√Īos claramente est√° vinculado al √°mbito de la comercializaci√≥n de drogas. ¬ŅO como se explica que el principal sospechoso, Franco Abrego, es un tipo vinculado a ‚ÄúLa Yaqui‚ÄĚ, condenada en 2016 por narcotr√°fico?

‚ÄúMendoza se ha transformado en un horro en t√©rminos de seguridad y el Gobierno solo sabe ocultarla y negarla. Lo que sucedi√≥ en Godoy Cruz con una persona descuartizada son hechos por supuesto vinculados al narcotr√°fico, que existen desde hace mucho tiempo, y hay una negaci√≥n del Gobierno de Mendoza que tiene sin dudas el peor ministro de seguridad (Ra√ļl Levrino) desde la vuelta de la democracia‚ÄĚ, fustig√≥ en di√°logo con Diario Mendoza Today el senador provincial y presidente de la bancada peronista Lucas Ilardo.

Sin embargo, sus cr√≠ticas no se quedan ah√≠: ‚ÄúEl ministro tiene una c√ļpula policial que viene en reemplazo de una que se fue por un hecho de corrupci√≥n y eran las autoridades subsiguientes, es decir que fueron c√≥mplices de un hecho que fue cuando el anterior jefe de la polic√≠a (Roberto Munives) se fue al parque Aconcagua con su familia utilizando recursos de la polic√≠a. Pol√©mico Munives‚ÄĚ, prosigui√≥ analizando.

‚ÄúEsta c√ļpula jam√°s dio explicaciones. Era la segunda autoridad. La inseguridad se ha ido de las manos. Robos, asaltos en barrios privados, muertes‚Ķ El otro d√≠a le cortaron los dedos a una persona en Godoy Cruz. Pero el ministro Levrino asegura que la seguridad est√° muy bien en Mendoza y realmente Levrino le est√° tomando el pelo a los mendocinos que cada d√≠a sufren la inseguridad y tienen miedo hasta de salir de sus casas‚ÄĚ, Concluy√≥ el referente mendocino del Frente de Todos.

Claro est√°, y lo da por entendido Ilardo, que no es un hecho aislado lo sucedido con abrego, porque detuvieron hace poco a 4 efectivos de quedarse con droga de los allanamientos probablemente para revenderla. ¬ŅCu√°nto sabr√° el ex jefe de la divisi√≥n mendocina de la Polic√≠a Federal Dino Enzo Rossignoli, separado de la fuerza por un hecho puntual de corrupci√≥n?

Pero varios de los cr√≠menes que se cometieron en el √ļltimo tiempo tambi√©n est√°n relacionados al negocio, pero las autoridades est√°n ocupadas en otras cuestiones. Tan impune se mueven los que se dedican al comercio de la muerte que cuentan con aval policial que no dud√≥ en amenazar al director de este medio, Christian Sanz, por sus revelaciones.

Tan impunemente se manejan que, a√ļn presos, contin√ļan con el negocio. Tan impunemente que Julio Waiua, empleado de la Legislatura mendocina y vinculado al gremialista Roberto Macho, es la cabeza de un grupo denominado Organizaci√≥n Bolivianos Unidos (OBU), con v√≠nculos narcos tal cual cont√≥ Diario Mendoza Today.

En fin, se podría seguir in extenso ejemplificando por qué Argentina ya es un narcoestado y Mendoza también, pero sería en vano, ya que para cambiar esa situación debería cortarse de raíz los vínculos del narcotráfico con el poder y por consiguiente caerían varios pesos pesados de numerosos ámbitos, algo que aparece como imposible.

Artículos Relacionados