Mendoza en foco

ūü§Ē Los 12 mitos que persisten sobre la muerte de Alberto Nisman a 8 a√Īos de su tr√°gica desaparici√≥n

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Por Christian Sanz, desde la redacción de Diario Mendoza Today.

‚Äú¬ŅQu√© ves cuando me ves? Cuando la mentira es la verdad‚ÄĚ. Qu√© ves, Divididos.

En un par de horas se cumplirá un nuevo aniversario de uno de los momentos más trágicos de la historia argentina: la muerte del fiscal Alberto Nisman.

Su deceso a√ļn hoy sigue siendo motivo de controversia, b√°sicamente porque se lo analiza bajo la lupa de las pasiones¬†pol√≠tico-partidarias.

Incluso los grandes medios caen en ese error: sus periodistas desconocen el expediente judicial, pero opinan de acuerdo a los¬†intereses-creencias¬†de los due√Īos del lugar donde trabajan.

Ello permite entender por qu√© colegas como¬†H√©ctor Gambini, Daniel Santoro y Nicol√°s Wi√Īazki¬†‚ÄĒa quien aprecio en lo personal‚ÄĒ sostienen afirmaciones que son exactamente contrarias a lo que ha descubierto la Justicia.

Lo mismo ocurre con colegas de diario¬†La Naci√≥n, P√°gina/12¬†y dem√°s medios de comunicaci√≥n.¬†A lo largo de los a√Īos se han dicho una serie de barbaridades que ser√≠a preferible olvidar que recordar. Todas ellas con la idea de abonar la idea de que¬†Nisman fue asesinado, lo cual es un dogma de fe. Al menos, hasta ahora.

En estas líneas, con la autoridad que me confiere haber escrito uno de los mejores libros sobre la muerte del fiscal especial del caso AMIA, a lo que se suma haber escrito una obra de investigación sobre el atentado a la mutual judía, voy a repasar 12 de los mitos que se sostuvieron en este tiempo:

1-Nisman no tenía pólvora en sus manos: ello es falso, ya que a fojas 2446 aparece un documento que demuestra lo contrario. Está firmado por el perito José Manzano y fue hecho con uno de los aparatos más sofisticados para detectar residuos de disparo. En una mano se encontraron 69 partículas consistentes y en la otra 19. Dicho sea de paso, este solo punto debería terminar de definir la discusión.

2-El disparo fue en la nuca: falso también. Las fotos que están en el expediente, y que fueron publicadas por revista Noticias, demuestran que fue sobre la oreja.

3-Ninguna de las c√°maras del complejo Le Parc funcionaban:¬†falso. De las m√°s de 100 c√°maras que hab√≠a, se demostr√≥ que unas 80 a√ļn funcionaban.

4-Los asesinos accedieron por una puerta que estaba abierta: falso. El departamento estaba cerrado por dentro, incluso con un pasador que es imposible de abrir desde afuera. A su vez, la puerta de servicio tenía dos cerraduras, una de ellas también con pasador. La otra tenía una llave puesta desde adentro, por eso la madre de Nisman debió llamar a un cerrajero.

5-A Nisman lo drogaron con ketamina: falso. Ni siquiera el juez Julián Ercolini se animó a sostener esa hipótesis. Aparece en el peritaje de Gendarmería, que no supo explicar cómo se la suministraron. Se suministra con jeringa pero Nisman no tenía pinchazo alguno.

6-Lo mataron sicarios dentro del ba√Īo:¬†falso. El estudio de las manchas hem√°ticas es concluyente en ese sentido. No solo no hay huellas de pisadas de nadie, sino que adem√°s hab√≠a sangre alrededor de Nisman, lo cual indica que esta cay√≥ hacia todos lados sin dejar ning√ļn ‚Äúmarco‚ÄĚ o ‚Äúsilueta‚ÄĚ. Por otro lado, la puerta del ba√Īo estaba cerrada y trabada por el propio fiscal.

7-El teléfono celular de Nisman fue infectado por un virus para espiarlo: falso. Se demostró que se trataba de un troyano que abrió el propio fiscal y que solo servía en computadoras.

8-La computadora de Nisman estaba llena de virus: falso. En su PC no había un solo elemento de ese tenor, a pesar de lo que se cansaron de publicar medios como diario Clarín.

9-La escena del crimen fue alterada y descuidada: falso. Hasta el perito de Sandra Arroyo Salgado, Daniel Salcedo, desmintió esa posibilidad.

10-El trabajo de Nisman en la causa AMIA fue revelador:¬†mil veces falso. En los 10 a√Īos que fue fiscal especial de esa causa, el expediente no avanz√≥ un √°pice. “Nisman no realiz√≥ ning√ļn trabajo, no hizo nada en la causa. En sus manos, la causa en diez a√Īos no avanz√≥ nada. Hizo un mont√≥n de negocios personales, pase√≥ por el mundo con el dinero que ten√≠a para investigar la causa AMIA, porque no se tom√≥ ni un s√≥lo d√≠a de vacaciones pero la mitad del tiempo se la pas√≥ en Canc√ļn con sus amigas‚ÄĚ, dijo oportunamente¬†Diana Wasser, de la agrupaci√≥n de familiares de v√≠ctimas del atentado.

11-La denuncia de Nisman contra Cristina es s√≥lida:¬†falso. Apenas hecha la presentaci√≥n por parte del fiscal, en enero de 2015,¬†diario La Naci√≥n consult√≥ a los principales juristas del pa√≠s¬†‚ÄĒalgunos anti kirchneristas, incluso‚ÄĒ y todos coincidieron en que carec√≠a de elementos probatorios.

12-Todos los peritajes demuestran que a Nisman lo mataron:¬†falso. Hay media docena de estudios en el expediente judicial. Solo uno de ellos dice que al fiscal lo asesinaron, el de Gendarmer√≠a. El Cuerpo M√©dico Forense sostiene lo contrario. Con una importante salvedad: este √ļltimo organismo hace unos 3 mil peritajes al a√Īo; en cambio, Gendarmer√≠a no hace uno solo. A lo antedicho hay que agregar el estudio de las manchas de sangre, lo realizado por Polic√≠a Federal y m√°s.¬†No hay manera de sostener el presunto asesinato.

Por otro lado, hay un dato curioso, que fue desnudado oportunamente por este cronista: diario Clar√≠n anticip√≥ que el peritaje de Gendarmer√≠a dir√≠a que a Nisman lo mataron‚Ķ meses antes de que se realizara. ¬ŅC√≥mo es posible algo semejante a menos que ya se hubiera determinado que ten√≠a que llegarse a esa conclusi√≥n? La siguiente tapa no deja mentir.

Como se dijo, hay un¬†dogma de fe¬†que lleva a pensar que Nisman fue ultimado por sicarios. Es la ‚Äúnoticia deseada‚ÄĚ por muchos, en su deseo de canalizar su odio hacia el kirchnerismo. Pero no hay que dejarse llevar por las pasiones, porque los deseos muchas veces nada tienen que ver con la evidencia cient√≠fica.

Quienes me conocen, saben que soy antikirchenrista furioso. He denunciado el robo de los K, no solo a nivel periodístico, sino también a nivel judicial. He sido asimismo perseguido y amenazado por estos. Pero ello no me evita decir las cosas como son.

Culmino citando al estimado colega¬†Gerardo Young, uno de los pocos que ley√≥ el expediente de marras y hasta escribi√≥ un libro sobre este hecho, quien dijo en su momento: “Yo quiero vivir en un pa√≠s en donde se pueda decir las cosas sin miedo; el resultado de la investigaci√≥n apunta a que lo m√°s probable es¬†que se haya suicidado‚ÄĚ.

Y a√Īadi√≥: “Lo se√Īal√≥ la autopsia que se hizo horas despu√©s dio como resultado que hab√≠a sido un suicidio. Fue una autopsia realizada por el jefe de la morgue que depende de la Corte Suprema y fue monitoreada por el titular del M√°ximo Tribunal,¬†Ricardo Lorenzetti“.

Para que no queden dudas, Young record√≥ que los peritajes oficiales ‚Äúfueron terminantes al decir que nadie hab√≠a entrado al ba√Īo de la torre Le Parc salvo Alberto Nisman. No hab√≠a ning√ļn rastro de otra persona”.

Finalmente, dej√≥ una frase inquietante, que hoy cobra particular relevancia: “La fiscal Fein tuvo miedo de cerrar el caso como suicidio. Al igual que la jueza Palmaghini, que en cuanto pudo se sac√≥ el caso de encima y¬†Jaime Stiuso¬†pas√≥ a manejar la investigaci√≥n en la Justicia Federal”.

Artículos Relacionados