Christian SanzMendoza en foco

Por qué el periodismo independiente es más necesario que nunca en Mendoza

Acerca de Diario Mendoza Today, o el desafío de informar sin segundas intenciones.

Los medios de Mendoza no hablan de Mendoza. Uno se ha cansado de repetirlo, pero es así. Y es curioso, porque el mendocino quiere saber qué ocurre en la provincia, no en Buenos Aires u otras partes del país. Salvo que lo que ocurra allí tenga alguna gravitación acá. Y ello, hay que decirlo, ocurre bastante poco.

Ni hablar de las noticias internacionales, que solo importan cuando son conmocionantes y/o ostentan algún tipo de relevancia a nivel local.

Entonces, la pregunta del millón: ¿Por qué, salvo honrosas excepciones, los medios mendocinos casi no hablan de Mendoza?

Ni hablar acerca de las grandes investigaciones, los escándalos y los hechos de corrupción que ocurren en la provincia y que nadie se atreve a mencionar, siquiera por asomo.

Es como si los medios mendocinos, sobre todo los más grandes, se hubieran olvidado de cómo era hacer periodismo. Y es algo bien sencillo: es contar lo que ocurre, sobre todo cuando involucra la cosa pública.

Y es el arte de contarlo sin importar cuán escandaloso sea, y más allá de quién o quiénes aparezcan implicados. Tolerando las usuales presiones del poder de turno.

Pero ello no ocurre en Mendoza, como si en la provincia no existieran escándalos ni hechos de corrupción. Y los hay, ciertamente.

Entonces ocurre algo insólito: cuando los medios de Buenos Aires hablan de Mendoza la mencionan como una provincia que es ejemplo de honestidad y republicanismo. Están seguros de que nada malo ocurre acá, pero se equivocan. El hecho de que nada trascienda no es sinónimo de que no haya corrupción.

Con esa máxima a cuestas, decidimos fundar este diario, Mendoza Today. Con varios objetivos, pero uno en particular: informar. Contar todo, aguantando las presiones del poder. No importa a quién perjudique la información publicada.

Eso sí, cuidándonos de que todo esté debidamente chequeado y comprobado, para no afectar el honor de las personas señaladas.

A su vez, nos propusimos que nuestro diario fuera bien mendocino. Porque estamos en Mendoza básicamente. Entonces, las notas principales, las que aparecen al tope de nuestra home, siempre tendrán un anclaje local. Salvo que suceda algo conmocionante que obligue a escapar de esa lógica.

No significa que no informemos sobre todo lo demás: hay secciones para todos los gustos: “Nacionales”, “Internacionales”, “Deportes”, “Economía”, “Chimentos”, “Tecnología”, “Insólitas”. Y mucho más. No falta ni sobra nada de nada.

Es un diario hecho y derecho, en el mejor sentido de la palabra. Que escapa a la lógica de la extorsión que los medios suelen obrar en Mendoza, siempre a cambio de pauta oficial.

Nuestra función solo es contar lo que pasa, como dicen todos los manuales de periodismo. Sin callar nada de nada. Ni siquiera cuando ello pueda involucrar a algún anunciante.

Porque somos periodistas, no empresarios, y sabemos que la labor de la prensa es fundamental a la hora de entender lo que pasa y, en muchos casos, cambiar la realidad.

Así de simple, así de claro. Porque, como dijo alguna vez Bill Kovach, editor de New York Times, “el periodismo es la primera versión de la historia”.

Artículos Relacionados