PortadaSociedad
Tendencias

Este término mendocino fue elegido como “palabra extraña del año”

Si bien nuestro vocabulario se vio impregnado durante los últimos años por todo lo que tenía que ver con la pandemia, finalmente surgió un respiro.

Y es que el vocablo “topar“, muy usado en nuestra provincia, aparece como palabra del año por una prestigiosa publicación de la Unión Europea. ¿A qué se debe?

Según explica la BBC, el 2022 estuvo marcado por la crisis energética, y así se reflejó en el modo de hablar de muchos europeos hispanohablantes.

Topar” y su antónimo “destopar” fueron elegidos como “palabros” del año por la revista puntoycoma.
Una especie de boletín de los traductores españoles de las instituciones de la Unión Europea que todos los años celebra desde 2012 el concurso “El palabro del año”, cuyos requisitos es que sea una palabra mal dicha o estrambótica y que, a la vez, tenga un uso reiterativo en los medios de comunicación, la política o la administración.

Si bien “topar” está en el diccionario, el significado que adquirió este año tiene que ver con el de “poner y quitar topes” al precio del gas o del petróleo, al consumo energético o a la factura de la electricidad.

Por ser “un palabro de innegable actualidad política y social debido a los eternos debates acerca de los precios de la energía y a la consecuente presencia de estos asuntos en los medios”, la Redacción de la revista la escogió.

 

Donde topa

La Fundéu (Fundación del Español Urgente) lanzó en octubre una recomendación diciendo que los verbos topar/destopar, así como el sustantivo destope “son válidos en el ámbito económico para referirse respectivamente a la acción de poner un tope y a la acción y el efecto de quitar el límite o techo que se venía aplicando”.

Dice la Fundación que la voz destopar puede explicarse como una creación a partir de destope, que derivaría a su vez de tope (empleado en expresiones como tope salarial o tope presupuestario) o también es posible que se haya formado partiendo de topar.

En la revista puntoycoma destacan que el sustantivo “tope” es un posible calco semántico del inglés “cap” y que ha sido propuesto por numerosos lectores.