Christian Sanz

✌️ La gran duda: ¿Cuál es el futuro del peronismo en Mendoza?

Las elecciones en Mendoza dejaron varios interrogantes acerca del futuro político de las principales fuerzas. En realidad, no tanto.

Porque Cambia Mendoza dio el batacazo y puede hacer lo que se le cante a futuro. Sin confiarse demasiado.

La incertidumbre afecta más que nada al peronismo local, que quedó duramente golpeado ante los números esquivos del domingo,

La gran pregunta surge casi natural: ¿Cómo hará para revertir tal desgracia? Mejor dicho: ¿Tiene chances de hacerlo? Es el debate que viene en el inescrutable seno del PJ local.

Serán extensas jornadas de debate, donde aparecerán los cuestionamientos de siempre. ¿Hay que despegarse del kirchnerismo? ¿Será hora de volver a las bases del peronismo tradicional? ¿Regresarán los “azules” o los “naranjas”, o ambos?

Habrá voces encontradas allí. Porque los que hoy manejan los hilos del PJ en la provincia tienen visiones opuestas al respecto.

Por un lado, Carlos Germán Ciurca, histórico del peronismo tradicional, quien jamás se sintió cómodo con el avance implacable del camporismo.

Por el otro, Anabel Fernández Sagasti, siempre cercana al kirchnerismo y, particularmente, a Cristina.

No obstante, quienes la conocen aseguran que es una dirigente pragmática, que hará lo que sea necesario para “salvar” al PJ mendocino. “Es inteligente, laboriosa y muy dialoguista”, supo describirla un exgobernador peronista ante la consulta de este cronista en 2014.

Un dato no menor: Sagasti y Ciurca ostentan una sólida relación, que no carece de buen diálogo y consulta recíproca y permanente. Ello juega a favor de la reconstrucción del PJ local.

Ciertamente, debe aclararse que no son los únicos que deciden los destinos de aquel movimiento, hay otros referentes de peso como Emir Félix, Martín Aveiro, Lucas Ilardo, los hermanos Bermejo, y otros.

Pero también es cierto que hoy la nave la comandan los ya mencionados, Sagasti y Ciurca. La primera lo hace abiertamente; el segundo, en las sombras.

Ergo, la hora de ruta que ambos logren trazar a futuro no tendrá grandes obstáculos por parte de los referentes referidos.

Conclusión: el peronismo, que regaló no pocos gobernadores a la provincia, siempre tiene chances de volver al poder.

Será complejo y trabajoso, pero no imposible. Habrá que recorrer un camino cargado de piedras enormes y maleza ad hoc. Pero, a la larga, todo se puede.

Quien ostente alguna duda, solo debe recordar lo que dijo alguna vez Albert Einstein: “Los que dicen que algo es imposible no deberían molestar a los que lo están haciendo”.

Fernández Sagasti y otro senador, los únicos dos que lograron renovar sus bancas en la Cámara alta

Artículos Relacionados