Christian SanzMendoza en foco

Elecciones en Mendoza: candidatos desconectados de la realidad y ciudadanos hartos

Este sábado hay veda electoral, con lo bueno y lo malo que ello implica. Por un lado, descansaremos de los insoportables spots de campaña, que siempre son invasivos y molestos.

Por el otro, deberemos tolerar las notas que suelen despuntar en los medios ante cada comicio contando lo que hacen los candidatos cuando no pueden hacer campaña.

Unos se sacarán fotos haciendo asados; otros se mostrarán en la montaña acampando en familia; otros se mostrarán en el shopping con sus familias, y así sucesivamente. Infumable.

El periodismo siempre se encuentra perdido en estas fechas, porque no sabe qué decir o qué hacer, por temor a violar la veda electoral. Entonces publican notas aburridas.

A algunos medios eso no les importa y terminan haciendo análisis que benefician a algún sector en particular. Usualmente al oficialismo de turno. Sobre todo en Mendoza.

En ese contexto, aparece el ciudadano de a pie, que no le importa, ni lo que cuentan los periodistas sobre las elecciones, ni lo que hacen los candidatos. Ni antes, ni durante, ni después de la campaña.

Es una suerte de divorcio entre la clase política y la sociedad que cada vez se denota más marcado, y que lleva a entender por que cada vez menos personas van a votar. O por qué votan lo que votan.

¿Quién podía imaginar acaso hace unos años que un tipo como Javier Milei ostentara las preferencias que muestra en estas horas? ¿O la izquierda, que aparece como la tercera fuerza en todo el país?

Ciertamente no se trata del mérito de los mencionados, sino más bien del demérito de los políticos de siempre.

Con una mano en el corazón, ¿quién aportó alguna idea de cómo salir del atolladero actual que vive Mendoza, en particular, y la Argentina en general? No solo frases de ocasión, sino planes concretos que permitan salir de la pobreza y la indigencia, o bajar la inflación, o reducir la inseguridad. 

Solo hubo chicanas y ataques, de un lado y del otro. Ante una sociedad que se desespera por la falta de trabajo, o la suba de precios, o la ausencia de seguridad. ¿Quién le habla a esa gente, si es que alguien le habla?

Mañana se vota en Mendoza y otras provincias, y será una buena chance de reclamar en las urnas esa carencia de propuestas.

No es poco.

Artículos Relacionados

Volver al botón superior