Christian SanzMendoza en foco

Un exfuncionario de Lobos y una contadora condenada: laderos de Marcelino que no resisten el archivo

“Estamos convencidos de que el camino para salir de las cíclicas y cada vez más profundas crisis, se debe dar sobre la base de debates serios y fundados, acciones transparentes y coherentes con lo que se piensa y dice, y de predicar con el ejemplo en todo momento. En definitiva, defender y consolidar los auténticos principios de la democracia republicana”.

La frase, elocuente como pocas, la pronunció Marcelino Iglesias a principios de marzo pasado, al abrir las sesiones ordinarias en lo que ha sido su sexto año al frente de la comuna de Guaymallén.

¿Quién no podría estar más de acuerdo? ¿No es noble la idea de avanzar en favor del republicanismo?

Lo curioso es que sea Marcelino el que refiera tal situación. El mismo que aparece relacionado al testaferro de Evo Morales en Guaymallén, Florentino Daniel Paco, a través de la constructora Idandi, que consigue millonarios contratos a pesar de manejarse fuera de las normas. Como se publicó en exclusiva en Diario Mendoza Today, ocurre desde hace una década, lo cual involucra a sus antecesores. Pero el actual intendente mantiene el curro.

Y también sostiene a un funcionario que trabajó en el cuestionado gobierno de Luis Lobos: Mario López, quien se desempeña hoy en la Secretaría de Hacienda, a cargo de la Tesorería General de Guaymallén, como puede verse en la página oficial de aquel Departamento.

Lo mismo ocurre con Irma Bruno, a cargo de la Contaduría General de aquel municipio. Es la misma mujer que fue “condenada” por el Tribunal de Cuentas de la provincia por deshacerse deliberadamente de documentación que era necesaria para respaldar el pago de contratos de transporte y maquinarias.

Por el caso, fueron implicados, además de la mujer, otros funcionarios de primera plana del municipio durante la gestión kirchnerista que se extendió entre 2008 y 2015. Uno de ellos fue el propio Luis Lobos.

Todos apelaron en la Justicia, pero sufrieron un duro revés, que les endilgó la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, tal cual reveló este medio.

Por eso, es curioso cuando Marcelino habla sobre transparencia. Porque sostiene a funcionarios que, no solo están cuestionados, sino que estos encima se desempeñan en cargos de alta relevancia en el manejo de fondos públicos.

Sin mencionar lo ocurrido con Martín Casas y Fabián Forquera, cuyas balas siguen picando cerca del intendente guaymallino.

Ciertamente, la transparencia no es un concepto difícil de aplicar: solo basta algo de voluntad política. Nada más.

Artículos Relacionados

Volver al botón superior