Christian SanzMendoza en foco

¿Para qué sirven los preventores de Mendoza?

Por Christian Sanz, director de Mendoza Today.

Están ahí, se los ve por doquier. Pero su mera presencia es la nada misma. Porque Mendoza es un quilombo infernal y nada hacen para que ello no sea así.

Refiere esta nota al cuerpo de preventores, formados y contratados para imponer el orden en cuestiones de menor cuantía. Tales como autos mal estacionados, infracciones ciudadanas, control del espacio público y cuestiones similares.

Pero no lo hacen, ni por asomo. La prueba está a la vista: vehículos en doble y triple fila en toda la capital mendocina, otros tantos estacionados sobre la vereda —en algunos casos ocupando también la calle—, robos permanentes —principalmente de celulares—, ausencia de respeto al semáforo y las señales de tránsito. Etc. Mil etcéteras.

Uno lo vive a diario y lo percibe con sus propios ojos. Y se lo dice a los preventores. Y estos no dicen nada, porque nada tienen para decir.

Quien escribe estas líneas ya ha escrito varias notas al respecto, incluso “arrobando” al intendente capitalino, Ulpiano Suarez. Pero nada de nada. Mutis por el foro.

Entonces, ¿para qué sirven los preventores? ¿Por qué no eliminar tal figura y utilizar ese dinero en otras urgencias más acuciantes?

Nada cambiará finalmente, porque las puertas de los colegios seguirán regalando la postal de dobles y triples filas. Y los autos seguirán estacionados en las veredas. Y el quilombo seguirá como ahora, donde nadie respeta nada, pero tampoco nadie le dice a nadie que debe hacerlo.

Uno sabe que la idea es bien disruptiva, pero es preciso que alguien tire la primera piedra, para que comience el pertinente debate, de una vez y por todas.

Con un detalle no menor: los ciudadanos mendocinos pagan los salarios de esos preventores que no previenen nada. Con sus impuestos. Ergo, hay potestad para alzar la voz y plantear lo que hay que plantear.

Queda exteriorizada la discusión… se escuchan aportes. Continuará.

Doble fila típica en Mendoza. Calle Mitre y Rivadavia.

Artículos Relacionados

Volver al botón superior