Insólitas

Quejas en los Juegos Olímpicos por estatua de luchador de sumo que asusta a los caballos

Una estatua a escala real de un luchador de sumo que decora el Parque Ecuestre de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 está causando problemas.

Y es que ya varios jinetes se quejaron de que la estatua del luchador de sumo asusta a los caballos.

Los reclamos surgieron después de que varios de los caballos en la pista de salto hicieran un giro brusco antes de entrar en el décimo obstáculo y no llegaran a saltar.

Lo primero que ven el jinete y el caballo al pasar por la barrera son los cuartos traseros de un luchador de sumo en posición de ataque: dos nalgas de considerable tamaño que han sido descritas como “muy realistas”.

“Cuando te acercas, ves el trasero de un tipo grande”, dijo el jinete británico Harry Charles. “Hay mucho que ver”, agregó el irlandés Cian O’Connor. “Es muy realista”, se hizo eco Teddy Vlock, de Israel.

“Parece una persona, y eso es un poco espeluznante. Ya sabes, los caballos no quieren ver a un tipo como con aspecto intenso al lado de un salto, luciendo como si estuviera listo para pelear contigo”.

“Tratamos de relajar a nuestros caballos en el giro, y tal vez se sorprendan al ver una vertical tan cerca”, dijo a Associated Press la francesa Penelope Leprevost, atribuyendo el problema a que el salto estuviera demasiado cerca de la curva.

Artículos Relacionados